Despliega el menú
Aragón

aragón

La Delegación ha notificado ya 7.000 de las más de 31.500 sanciones del confinamiento

120 personas han pagado para reducir al 50% la multa y otras tantas han recurrido.

La Policía Local patrulla por el Parque Labordeta de Zaragoza este domingo a media mañana.
La Policía Local patrulla por el Parque Labordeta de Zaragoza este domingo a media mañana.
Guillermo Mestre

Al menos 194 personas han sido detenidas en Aragón por incumplir el decreto del estado de alarma, que hoy cumple tres meses de su entrada en vigor. Prácticamente el 90% de los arrestos se han producido en la provincia de Zaragoza, mientras que en la de Huesca han sido 17 (8,7%) y en la de Teruel, apenas tres (1,5%). Mucho más numerosas han sido las propuestas de sanción. Según datos de la Delegación del Gobierno en Aragón, que recogen las actuaciones de la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías locales de la Comunidad, el total asciende ya a 31.516, repartidas entre las 22.674 de Zaragoza, las 6.238 de Huesca y las 2.604 de Teruel.

La mayoría se produjeron en las primeras semanas del estado de alarma, coincidiendo con las fases más duras del confinamiento. No obstante, solo en las dos últimas, y a pesar de las relajaciones de la desescalada, se han contabilizado 1.300 nuevas propuestas de sanción –la mayoría, nuevamente, en la provincia de Zaragoza–, y cuatro detenciones: tres en Zaragoza y una en Huesca. A la hora de abrir los expedientes, explicaron fuentes de la Delegación, se están priorizando aquellas sanciones pertenecientes a personas reincidentes y por causas mayores. «Se realiza un perfil de cada sanción para estudiar cada caso», dijeron.

Por el momento se han notificado alrededor de siete mil multas. El grueso, no obstante, todavía tiene que entrar al registro de Delegación desde los de la Guardia Civil, la Policía Nacional y las respectivas policías locales. Ha de tenerse en cuenta que se trata de un número «importante» de sanciones, y que en el mes de marzo, al restringirse la actividad a los trabajadores esenciales, apenas había funcionarios trabajando, circunstancia que explica el retraso acumulado a la hora de notificarlas.

Al menos 120 personas, según datos de la Delegación del Gobierno, han presentado recurso, y otras tantas han pagado de manera voluntaria antes de iniciar la tramitación, decisión que les ha permitido beneficiarse de la rebaja por pronto pago y abonar solo la mitad.

Bares, terrazas y tiendas

Los hosteleros de la Comunidad han detectado comportamientos incívicos «desde el primer día de la fase 1», momento en que pudieron reabrir sus terrazas. Los propios empresarios advierten de bares «llenos» en horas punta y clientes que se ‘olvidan’ de llevar mascarilla y guardar la distancia social. «Es evidente que se han constatado varios supuestos de incumplimiento de las normas. No obstante, se trata de casos aislados, puesto que en términos generales, tanto los hosteleros como los clientes están cumpliendo», destacó el presidente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia, José María Marteles.

Hay que entender, añadió, que los hábitos y formas de relacionarse de la gente se han visto alterados «totalmente», «y todo cambio conlleva un proceso de adaptación progresiva». «Se están llevando a cabo importantes esfuerzos para adaptar los establecimientos a la nueva realidad social y por garantizar no solo la seguridad y salubridad de los locales, sino un entorno de confianza para los consumidores», aseveró. En el pequeño comercio, en cambio, se asegura que existe un «muy alto grado de cumplimiento de la normativa». «Ropa y calzado se están vendiendo extremando la seguridad, y los expendedores de alimentación cumplen escrupulosamente con el uso de mascarillas, guantes y geles», apuntó José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios del Comercio y Servicios de Zaragoza (Ecos).

Tanto el Gobierno de Aragón como las autoridades sanitarias han insistido en las últimas semanas en redoblar esfuerzos para evitar «sorpresas desagradables» fruto de la temeridad y la imprudencia. La previsión es que tanto el volumen de detenciones como el de propuestas de sanción caigan con el salto a la nueva normalidad. No obstante, las fuerzas del orden seguirán vigilando de cerca el uso obligatorio de mascarilla y el respeto a los 1,5 metros de distancia.

Etiquetas
Comentarios