Despliega el menú
Aragón

coronavirus

El gasto familiar en mascarillas: "Es un pago más, pero qué le vas a hacer"

La factura mensual de esta medida de protección se puede elevar por encima de los 100 euros, pero la mayoría lo asume como algo necesario e imprescindible. 

De izquierda a derecha, Ángel Caraguay, su nuera Patricia, su nieto Izan, su hijo César y su nieto Kevin.
De izquierda a derecha, Ángel Caraguay, su nuera Patricia, su nieto Izan, su hijo César y su nieto Kevin.
Vitrián

Las mascarillas ganan presencia en la vida de la gente. Su uso es obligatorio cada vez en más espacios públicos, por lo que se han convertido en un complemento más para la ciudadanía. Una novedad que, además, supone un gasto. Eso sí, la mayoría admite que es algo que hay que asumir porque es la salud lo que está en juego.

El precio varía notablemente en función del modelo elegido. Las de tela, muchas de ellas caseras y lavables, suponen un gasto casi cero, aunque su grado de protección también es el más bajo. El gobierno fijó un coste límite para las quirúrgicas de 0,96 céntimos. Son de un solo uso, y de hecho se recomienda no llevarlas más de cuatro horas. Si se llevan todos los días, para una familia de cuatro miembros el gasto en mascarillas se elevaría por encima de los 100 euros. No obstante, las grandes superficies están entrando en el mercado de este producto, con paquetes que oscilan entre los 0,60 y los 0,90 euros la unidad.

“Sí, es un gasto más, pero qué le vas a hacer; si es por salud...”, comentaba ayer Ángel Caraguay, que caminaba por Zaragoza con su hijo César, su nuera Patricia y sus nietos Kevin (10 años) e Izan (6). Todos ellos con mascarilla. “Es esencial usarla, habría que llevarla siempre porque es una protección para quien la lleva, pero también para el resto, porque no podemos saber si estamos infectados”, comentaba Ángel.

Fernando Calvo y su hijo José Antonio, de 9 años, jugaban a fútbol en la calle Moret. Pese al esfuerzo físico, ambos llevaban mascarilla. “Es un rollo, pero los días de viento prefiero llevarla siempre por precaución”, señalaba el padre. Su hijo apuntaba que al principio le costaba, pero que ahora ya está “acostumbrado”. Sobre el gasto que suponen, Fernando apuntaba que se asume “como asumimos otros gastos que son necesarios, como los libros o cualquier cosa imprescindible”.

Fernando Calvo y su hijo José Antonio, de 9 años.
Fernando Calvo y su hijo José Antonio, de 9 años.
Laura Uranga

“No es un gasto, es una inversión”, decía Juan Antonio Rubio, con su hija Sara (12 años). A juicio de este zaragozano, la obligatoriedad del uso de la mascarilla se tenía que haber impuesto “mucho antes”. “Los asiáticos han dado ejemplo de que sirve, de que es útil”, señalaba. A su juicio, su uso se ha generalizado “bastante” de dos semanas a esta parte, ya que al principio “era un cachondeo”. Eso sí, echaba en falta algo más de concienciación “por parte de los jóvenes”.

Juan Antonio Rubio, con su hija Sara, de 12 años.
Juan Antonio Rubio, con su hija Sara, de 12 años.
Laura Uranga

Jesús Alcaya, con sus hijos Mateo (9 años) y Nicolás (11), veía “bien” el hecho de que se amplíe el uso obligatorio. Él trabaja en un centro sanitario, por lo que lleva mascarilla durante toda su jornada laboral, y en la calle depende: “A veces la sacamos y al rato nos la quitamos si hay suficiente espacio”. En cuanto al gasto que supone, señalaba que es algo que “se asume con naturalidad”. “Si nos dijeran que teníamos que llevar la de mayor protección, que es la más cara, pues también la llevaríamos. Si es por salud, se asume cualquier gasto”, concluía.

Jesús Alcaya, con sus hijos Mateo (9 años) y Nicolás (11).
Jesús Alcaya, con sus hijos Mateo (9 años) y Nicolás (11).
Laura Uranga

En la cercana plaza de Los Sitios, Rocío Castilla jugaba con sus hijas Manuela (13 años) y Faustina (7). Consieraba "necesario" que se regulara la obligatoriedad del uso de mascarillas. Ella la lleva siempre, mientras que sus hijas lo hacen "de vez en cuando", porque "para hacer deporte es incómodo". Sobre el coste, que tienen, admitía que "será un gasto", pero añadía que "si es para su cuidado, no pasa nada". 

Rocío Castilla, con Manuela (13 años) y Faustina (7).
Rocío Castilla, con Manuela (13 años) y Faustina (7).
Laura Uranga
Etiquetas
Comentarios