Despliega el menú
Aragón

"Pasé un mes en la uci del Hospital Militar sin enterarme de nada"

Carlos Pinardel (49 años) viajó a Ámsterdam en la Cincomarzada y volvió con el virus. Pasó 14 días en casa y seis semanas hospitalizado en cuidados intensivos. Su salida a la planta fue aplaudida.

Carlos Pinardel, de 49 años, ha superado la uci en el Hospital Militar y ha sido trasladado a la planta. Su salida fue aplaudida por el equipo médico y él dio un mensaje.
Carlos Pinardel, de 49 años, ha superado la uci en el Hospital Militar y ha sido trasladado a la planta. Su salida fue aplaudida por el equipo médico y él dio un mensaje.
Heraldo

Carlos Picardel, visitador médico del laboratorio farmacéutico Pierre Fabre, es un superviviente del coronavirus que vio muy cerca el otro lado porque pasó un mes en la uci del Hospital Militar sin enterarse de nada. Su salida a la tercera planta fue aplaudida por los trabajadores del centro hospitalario y él les agradeció cómo le salvaron la vida, cuando su familia no daba muchas posibilidades con la información de los médicos que recibieron en los primeros días.

El comercial del laboratorio farmacéutico explica por teléfono que fue con su mujer a un viaje a Amsterdam en el puente de la Cincomarzada, del 5 al 8 de marzo, y al volver cogió frío en el avión. "Tenía escalofríos al llegar a casa. Al día siguiente, empecé con más tos y frío. Llamé al 061 para ver si me hacían la prueba, pero me decían que no era de riesgo porque no volvía de China, de Italia, ni de Madrid. Como me subió la fiebre y fui al médico de cabecera, que me dio la baja el día 11 por sospechas de coronavirus", recuerda por teléfono desde el hospital.

Carlos Pinardel viajó a Ámsterdam en la Cincomarzada y volvió con el virus. Pasó 14 días en casa y seis semanas hospitalizado en cuidados intensimos. Su salida a planta fue aplaudida.

Al no ser una persona mayor, el riesgo era menor, pero cuando acudió al centro de salud Torre Ramona, el médico le dijo que era una gripe, pero con lo que había por medio, le dio la baja por coronavirus para quedarme en casa. "No sé si lo había cogido en el aeropuerto de Barcelona, en la visita anterior a Logroño... Me siguieron por teléfono y la fiebre subió de 38,5 a 39,3 varios días, a pesar de hacer lo que me recomendaba el médico de cabecera", detalla Picardel. Como no lo llevaban a un hospital y las temperaturas del termómetro hervían, llamó al médico privado del seguro y le recomendó Nolotil. "Al quinto día con esa fiebre les dije que no podía más porque en casa no hacía más que delirar", recordó su llamada al 061.

En esa situación de riesgo, el enfermo estaba en casa con su mujer, que hizo el viaje a Amsterdam y volvió ·sin olfato y gusto", y sus dos hijos, de 13 y 16 años, que esos días tosían también. "Pasé catorce días en casa, cinco de ellos con 39 grados, y volví a llamar al 061. Les dije que no podía aguantar y vino un médico entonces para examinarme. Me llevaron al hospital el sábado 21 de marzo", apunta.

Entró por sus propios medios y luego lo subieron en una camilla en el Hospital Militar. Esa parte de su vida ha quedado borrada hasta el 16 de abril, cuando empezó a despertarse y pensar que era todavía el mes de marzo. "Casi un mes, he estado sedado y entubado, sin enterarme de nada. A los diez días me entubaron con una traqueotomía. Estaba pegado a mil goteros y con máquinas, casi como un vegetal". señala.

En los primeros cinco días, su familia le ha contado después que pensaban que los iban a llamar para decirles que había muerto porque se encontraba en estado crítico. Sus antecedentes eran una crisis hipertensiva hace tres años, pero corregida y el médico privado lo visita todos los meses. "Ahora tengo siempre 12 y 8 de tensión. No padezco hipertensión ni colesterol, es decir, no sufría elementos de riesgo para que se disparara el coronavirus", constata el enfermo.

Cuando entró a la uci, le tumbaron boca abajo en la camilla, le pusieron la bata y le colocaron el oxígeno. "Me desperté muy confundido y cuando me levantaron aún estaba medio grogui y pensaba que era marzo", asume.

Después de pasar un mes en la uci lo trasladaron a la planta tercera, donde ya están los que no tienen coronavirus. Allí tendrá que permanecer otro mes para recuperarme. No puede sujetar el móvil y si se pone de pie, aún necesita ayuda, un mes y medio después de haber entrado. "Me recupero poco a poco, porque no puedo ni sentarme", indica.

En plena recuperación, quiere contar todo lo que pasó como un superviviente de una guerra, pero sin bombas y con virus invisibles. "Sí, estuve con un pie en el otro lado... Ahora voy muy poco a poco, de semana en semana. Aún tendré que pasar tiempo en el hospital para recuperarme. El médico me dice que aun estaré un mes", agrega.

Aplausos en la camilla 

Lleva dos meses tocado por el coronavirus (las dos primeras semanas en casa y el resto hospitalizado) y se toca la piel porque está vivo. Le han quitado la traqueotomía en el cuello y está en plena recuperación de fuerzas. Cuando lo sacaron de la uci, le aplaudieron los trabajadores del Hospital Militar y él contestó: "La calidad humana de la gente que trabaja en el Hospital Militar es maravillosa. Con los aplausos de las ocho de la tarde me quedo corto con Laura, Ana, María Carmen, Teresa o Inma, que me trataron con una gran entrega. Nunca había estado ingresado y me ayudaron en todo. Aún estaré un mes".

Etiquetas
Comentarios