Aragón
Suscríbete

coronavirus

Mayores en los pueblos: doblemente atendidos por la 'red social' de los vecinos

Las localidades pequeñas hacen valer estos días el factor de la cercanía entre sus habitantes. A la par, se refuerzan los servicios de asistencia social y proliferan las iniciativas particulares.

Este problema afecta a millón y medio de personas.
La personas mayores deben extremar .
Pixabay

Comarcas y ayuntamientos aragoneses están haciendo estos días un esfuerzo añadido para atender a las personas mayores durante la pandemia de coronavirus. En las tres provincias aragonesas, además, están surgiendo incontables iniciativas vecinales para tratar de organizarse y salir al paso de nuevas necesidades o de apoyar a las instituciones si fuera el caso. La mayoría de los consistorios han puesto en marcha teléfonos específicos y servicios, por ejemplo, de reparto a domicilio

En este caso, además, eso de "conocerse todos", tan consustancial los pueblos medianos y pequeños, es una herramienta extra. Así lo expresan en el Ayuntamiento de la localidad zaragozana de Quinto: "En un pueblo como el nuestro, donde las redes sociales (las físicas, no las cibernéticas) son tan fuertes, es más complicado que en grandes ciudades que haya personas que queden completamente aisladas o solas", escriben en Facebook. Aún así, aprovechan para habilitar un número por si alguien sabe de personas que necesitan ayuda.

José Manuel Bielsa es el presidente de la comarca del Sobrarbe, una de las que tiene menor densidad poblacional del país. Cuenta que los servicios sociales están centralizados y divididos a su vez en cuatro valles, con sus correspondientes delegados. Estos días hacen valer toda la información con la que ya cuentan habitualmente, pero "hemos llamado ayuntamiento por ayuntamiento por si hay alguien no controlado, porque es en cada pueblo donde tienen la mejor información".

Así que en realidad, lo que se hace es mantener toda la infraestructura que hasta un día antes de la cuarentena ya funcionaba con éxito, pero con pequeños cambios, que no siempre, por cierto, son para ampliar: "Hay gente a la que se le ayuda complementariamente, pero a otros, por contra, se les han retirado ciertos servicios, ya que en lugar de aportar, puede ser peligroso. Bielsa habla de mayores no dependientes a los que se les limpiaba la casa y se les hacía la comida y para los que ahora la presencia en sus domicilios de esa ayuda externa puede ser un foco de contagio. De lo que se trata es de establecer una ayuda "lo más individualizada posible".

En Teruel, desde la Diputación Provincial cuentan cómo "se han doblado las llamadas de control" y se ofrecen diversas tareas, como hacer la compra a los que lo necesiten. En el caso de esta provincia, es la Cruz Roja quien tiene en concesión de estos servicios. Como en las otras dos provincias, también hay mucha gente que se anima a ponerse al servicio de los mayores. Un ejemplo es Utrillas, donde la "juventud voluntaria" se ofrece a hacer la compra "siguiendo los criterios que las autoridades sanitarias indican".

En la provincia de Zaragoza, más de lo mismo. Hay servicio extra de reparto de la compra, por ejemplo, en Ibdes. En Ateca, la tienda La Huertica se ofrece a lo mismo. En la Comarca de las Cinco Villas atienden a lo material, pero también a lo emocional con un servicio de "contención y apoyo emocional (apoyo y seguimiento psicosocial)". En La Muela, la Asociación Aragonesa de Robótica y Programación Educativa ha instalado Skype en la residencia de personas mayores para que puedan hablar y ver a sus familias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión