Despliega el menú
Aragón

FIMA

Cada semana un agricultor fallece por el vuelco de un tractor... y podría evitarse

Fundación Mapfre presenta en el marco de FIMA un estudio elaborado por las universidades de Navarra y de Zaragoza que evidencia que el 59% de los siniestros mortales en el campo se producen con maquinaria.

Fundación MAFRE ha hecho, este miércoles, una demostración en FIMA del peligro del vuelco de un tractor. Un accidente que causa 60 muertes al año en España.

Tractores sin protección antivuelco, con más de 20 años de antigüedad, manejados por agricultores que sobrepasan los 60 años, que realizan trabajos, generalmente en solitario, en parcelas alejadas de la atención sanitaria. Es la combinación más mortal en el campo, donde en la última década han perdido la vida 1.172 personas -117 en el último año-, de las que 1.004 han fallecido mientras manejaban maquinaria agrícola, de la que 880 eran tractores y de estos 595 accidentes se han producido por el vuelco del vehículo, provocando la muerte a 571 personas.

En Aragón se han producido en la última década 74 fallecidos con maquinaria, de los 59 iban al volante de un tractor, y de ellos 43 perdieron la vida al volcar su vehículo. Las cifra sitúan a la Comunidad en una posición media en el conjunto de España, aunque los expertos aseguran que no se puede elaboran un ránking porque el número de fallecidos depende de muchos factores y no significa que allí donde hay más muertos es una región más peligrosa.

Son las dramáticas cifras que recoge un informe elaborado por las universidades de Zaragoza y de Navarra y presentado este miércoles por la Fundación Mapfre, que ha elegido como escenario del acto la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA) que se celebra en la capital aragonesa y en la que se muestran las máquinas más tecnológicas, más innovadoras pero también las más ergonómicas y seguras.

“En España cada semana muere un agricultor por el vuelco de su tractor”, ha señalado Jesús Monclús experto en Prevención de Accidentes y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre. Monclús ha detallado que si el tractor es la herramienta más mortal en el campo, lo es más cuando su vuelco se produce mientras se trabaja en una parcela (49% de los siniestros), aunque también es significativo cuando se reduce cuando se circula por carretera y caminos (42%). El transporte con remolque es la tarea que acumula mayor número de vuelcos (36%), pero preocupa también el número de accidentes que se producen mientras se está realizando la labranza (28%). Además, uno de cada cinco vuelcos se produce ‘in itinere’, es decir cuando el agricultor va de camino a la explotación o vuelve de ella a casa.

En un sector tan envejecido como el primario se explica que, como destaca el estudio, los fallecidos en accidente laboral en el campo tiene una edad media de 59,4 años. Y aún más, el 23% de los fallecidos supera los 75 años. Además la masculinización de la actividad también se refleja en las mortalidad. De hecho la mayoría de los afectados por estos siniestros son hombres, y de ellos el 43% superaba los 65 años.

Hay otros factores característicos del sector que también contribuyen a incremenar los riesgos. En la agricultura, ha detallado Monclús, se realizan una gran variedad de tareas que obligan al uso de distintos tipos de maquinaria. “Hay que sembrar cuando hay que sembrar y cosechar en un determinado tiempo”, ha indicado el experto para describir la “urgencia” con la que deben realizarse determinadas labores. Es habitual asimismo que los trabajos se hagan en solitario y en parcelas que no están precisamente cerca de los centros en los que se presta la atención sanitaria. Y no hay que olvidar, ha matizado Monclús, los riesgos que añade la temporalidad propia del sector “con mano de obra contratada en los momentos de máxima carga de trabajo”.

Para realizar este estudio se han utilizado informaciones recogidas en los medios de comunicación entre 2010 y 2019. Y la primera y sorprendente conclusión es que los accidentes mortales en el campo son mucho más numerosos que los que recogen las estadísticas actuales. “Actualmente solo el 40% de todos los fallecimientos se consideran siniestros laborales”, ha explicado Monclús. Y sucede así, ha detallado, porque en las cifras oficiales no se computan a los familiares que ayudan puntualmente en las tareas agrícolas ni forman parte de las estadísticas los jubilados fallecidos.

“Estas muertes se podrían evitar”, ha advertido el experto de Mapfre, que ha lamentado que no hay suficiente concienciación. “Hablamos de una siniestralidad que, en su mayoría, ni siquiera forma parte de las estadísticas oficiales”, ha insistido al tiempo que ha lamentado que se trata de una siniestralidad “muda”, que hasta la fecha no ha merecido planes o estrategias integrales. “En apenas un goteo semanal de trágicas noticias”, ha criticado.

Existen, sin embargo, medidas que podría contribuir incluso a terminar con las muertes que se producen por vuelco. Entre ellas, Monclús ha urgido a elaborar una estrategia que para empezar mejore el modo de contabilizar los datos de este tipo de siniestros. Pero además ha calificado de necesario e imprescindible la renovación del parque de vehículos, bien por maquinaria nueva y totalmente preparada o bien para adaptar la ya existente con sistemas de seguridad. Incluso ha defendido la necesidad de que el Gobierno ponga en marcha un plan renove con ayudas para conseguir rejuvenecer la edad (y la tecnología de seguridad) de esta maquinaria. Las cifras también lo demandan. En España, funcionan 974.000 tractores, de los que 400.000 no disponen de protección para vuelcos. Además, cerca del 60% llevan en circulación entre 18 y 20 años, el doble de la media europea. 

Etiquetas
Comentarios