Despliega el menú
Aragón

aragón

Aragón duplica las ayudas por la borrasca Gloria y el granizo pero aún no se pueden cobrar

El Consejo de Gobierno ha autorizado este lunes el gasto de 20 millones en créditos blandos para los agricultores pero sin fecha de convocatoria.

Olivos tronchados por la nieve en una finca de Valderrobres
Olivos tronchados por la nieve en una finca de Valderrobres
Antonio García/Bykofoto

El Consejo de Gobierno de la DGA ha aprobado este lunes dos líneas de ayudas de 10 millones de euros en créditos blandos para hacer frente a los daños de la reciente borrasca Gloria en Teruel y por la granizada del mes de agosto en la comarca de Calatayud, pero que aún no están activados porque todavía se están recibiendo informes de daños.

Así lo ha reconocido la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en el que se ha autorizado la tramitación del gasto plurianual para la convocatoria de subvenciones por valor de 20 millones de euros.

Una cuantía que es el doble de lo anunciado inicialmente pero que, según la consejera "se gastará en función de las necesidades".

Pérez no ha sabido concretar, no obstante, cuando estará publicada la orden, ya que los municipios afectados por la borrasca todavía están detectando daños una vez retirada la nieve, pero ha asegurado que quiere que sea "cuanto antes".

Estas ayudas serán compatibles, dentro de los límites legales, con las convocatorias que se formulen en el ámbito de la Administración General del Estado.

Del 18 al 22 de enero de 2020, la borrasca Gloria provocó importantes daños como consecuencia de las extraordinarias nevadas y tormentas de gran intensidad en las provincias de Teruel y Zaragoza.

El cultivo más afectado ha sido el olivo y los daños en explotaciones agrícolas y ganaderas se centran fundamentalmente en las infraestructuras, alrededor de unas cuarenta según los actuales cálculos.

Por su parte, la Comarca Comunidad de Calatayud sufrió importantes daños agrícolas ocasionados por el granizo a finales de agosto de 2019, que afectaron a los productores de fruta dulce.

Inclemencias a las que se suman las heladas que sufrieron en la primavera del año pasado y que se están produciendo a lo largo de las últimas campañas.

Razones por las que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente considera necesario en ambos casos establecer medidas que contribuyan a paliar a corto y medio plazo los problemas de liquidez de las explotaciones agrarias y que les permitan acceder en condiciones preferentes a determinados préstamos, con los que obtener la liquidez necesaria para hacer frente a esta caída inesperada de la rentabilidad de sus explotaciones.

La actuación de los equipos de emergencia en la última borrasca ha servido asimismo para constatar la necesidad de elaborar una nueva Ley de Protección Civil y Atención a las Emergencias para lo que el Consejo de Gobierno de este lunes ha recibido la orden para iniciar el procedimiento.

El objetivo, como ha explicado la consejera, es aglutinar en una única norma las prestaciones en situación de emergencias y dotar de mayor versatilidad a todos los medios técnicos y humanos

Para ello, el Gobierno de Aragón va a abrir un proceso de participación con el fin de que la norma salga adelante con el mayor consenso posible y "en el menor tiempo posible".

La actual ley de Protección Civil y Atención de Emergencias de Aragón, que regula la organización de la protección civil ante situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad colectiva y la gestión y atención de emergencias individuales, lleva vigente desde 2002, por lo que el Gobierno de Aragón considera que debe adaptarse a nuevas realidades.

Entre otros motivos porque normativamente, a nivel estatal, la de 1985 ya ha sido sustituida por un texto más reciente con una nueva visión que otorga un especial énfasis al ámbito preventivo, y convierte a la prevención en uno de los fines y objetivos prioritarios de la protección civil.

Por otro lado, porque el cambio climático asociado a fenómenos meteorológicos adversos, más frecuentes en los últimos años, obliga también a modificar la operativa de las intervenciones durante las emergencias.

Etiquetas
Comentarios