Despliega el menú
Teruel

patrimonio

Una carrasca monumental de Monroyo con mil años de vida sucumbe a Gloria

El excepcional ejemplar media 18 metros de altura con un perímetro de tronco de cinco metros.

La carrasca de mil años arrasada por el temporal de nieve.
La carrasca de mil años del Mas de la Serra de la Cogulla, arrasada por el temporal de nieve.
Victor Serrat

Entre las secuelas del paso de la borrasca Gloria por Aragón, destaca la destrucción de una encina monumental del Mas de la Serra de la Cogulla de Monroyo que, tras mil años de existencia, sucumbió bajo el peso de la nevada, que superó el metro de espesor y que desgajó el singular árbol hasta arruinarlo por completo. 

La carrasca, de cinco metros de perímetro en el pie, con 18 metros de altura y 23 de diámetro de copa, era un ejemplar único en el municipio y uno de los más destacados de su especie en la comarca del Matarraña. La institución comarcal lo señalizó y colocó un panel explicativo para informar sobre este soberbio árbol.

La propietaria, María José Gil, reconoce que, cuando el martes pasado -una semana después de la nevada- al llegar por primera vez a la masía tras el temporal se encontró la carrasca por el suelo, se le "saltaban las lágrimas". Añade que este árbol era el elemento más destacado de toda la finca y su seña de identidad. 

La masía, dedicada a la actividad turística, estaba vacía cuando cayó la nevada de Gloria y los propietarios solo pudieron llegar hasta la finca para inspeccionarla siete días después y gracias a un todo terreno. Entonces se tropezaron con la desagradable sorpresa de que su principal patrimonio natural había desaparecido. María José Gil explicó que el peso de la nieve empezó a abrir una grieta en la madera y por un efecto "dominó" el árbol terminó completamente desgajado. 

La propietaria explica que el excepcional crecimiento de la encina podría responder a la existencia de una fuente a sus pies. Según un análisis del ejemplar realizado por agentes forestales, su antigüedad oscila entre 800 y 1.000 años, una dilatada existencia a la que el paso de Gloria ha puesto fin.

Etiquetas
Comentarios