Despliega el menú
Aragón

sindicatos agrarios

Asaja urge ayuda para el sector de la fruta de hueso y la ganadería en el valle del Ebro

Los sindicatos agrarios han alertado sobre la situación de "fragilidad y riesgo" en la que se encuentra el medio rural y reclaman "medidas concretas" a la administración, también a la europea.

Ángel Gay pastorea el rebaño de 750 ovejas que tiene junto al Ebro en la zona de Movera.
En una imagen de archivo, Ángel Gay pastorea el rebaño de 750 ovejas que tiene junto al Ebro en la zona de Movera.
JOSé MIGUEL MARCO

Representantes de Asaja en el valle del Ebro han pedido este jueves ayuda a las administraciones para el sector de la fruta de hueso, cuya situación de "caída libre" pone en peligro más de 70.000 puestos de trabajo directos en la zona, así como para la ganadería extensiva, que ha visto descender en los últimos años tanto el número de explotaciones como de cabezas de ganado.

Así lo han denunciado este jueves en rueda de prensa en Zaragoza los secretarios generales de Asaja Aragón, Ángel Samper; La Rioja; Igor Fonseca; de Navarra, Iñaki Mendiero, y el presidente de Asaja Lérida, Pere Roque, donde han alertado sobre la situación de "fragilidad y riesgo" en la que se encuentra el medio rural, mientras los políticos usan "mucha palabrería" para hablar de despoblamiento pero no hacen nada para evitarlo.

Desde Asaja han señalado que España es el primer productor de fruta de hueso de Europa y el valle del Ebro uno de los territorios más importantes en el país en esta producción que se mantiene en caída "constante" desde que se estableció el veto ruso a los productos perecederos procedentes de la Unión Europea, con precios "muy bajos y no competitivos" y descenso de producciones y mano de obra, ha relatado Mendiero.

Este cierre a los productos europeos mantiene "en juego" más de 70.000 puestos de trabajo directos en el valle del Ebro, según Roque, quien ha apuntado que los agricultores "cobran en céntimos lo que pagan en euros", dado que reciben 18 o 20 céntimos por cada kilo de fruta cuando cuesta casi el doble producirla y tienen que poner "dinero encima de la mesa" y 21 subsectores viven de un kilo de fruta.

Ha exigido por ello al presidente del Gobierno en funciones y al ministro de Agricultura, Pedro Sánchez, y Luis Planas, respectivamente, que se pongan a trabajar "ya" porque "mañana es tarde" y el sector de la fruta de hueso está "en situación límite" cuando el veto ruso, que ha provocado la pérdida del 10% de los empleos relacionados con la fruta de hueso en el valle del Ebro, unos 7.000, fue además resultado de una decisión "política" y no de mercado.

"Una campaña de fruta de hueso supone 250-270 millones de euros en las arcas del Estado", ha agregado, toda vez que ha urgido medidas contra la despoblación y "un plan Marshall" para la agricultura de España.

En La Rioja, según Fonseca, se ha perdido desde 1995 el 70 % de la superficie de fruta de hueso y un 40 % desde 2005 debido a ese problema "político" del que el "paganini" ha sido el sector agrario que nada tuvo que ver en la decisión de la invasión de Crimea y que se ve replicado hoy, en sectores como el vino, el aceite o el queso, por el conflicto comercial entre Airbus y Boeing.

Por ello reclaman "medidas concretas" a la administración, también a la europea, porque están cansados de asistir a reuniones y que no se adopten, piden un plan de reconversión de la fruta de hueso y abandono para el titular que tenga más de 62 años, a lo que no han respondido ni desde el Gobierno ni desde las Comunidades autónomas, pero también el cumplimiento de la ley de mejora de la cadena alimentaria.

Además, han recordado a los consumidores que las importaciones de terceros países favorecen la despoblación y dañan el medio ambiente.

Con respecto a la ganadería extensiva, todos ellos han resaltado la disminución del número de explotaciones y cabezas de ovino que, en el caso de Aragón, ha pasado de 2,5 millones de cabezas y más de 7.000 explotaciones en 2001 a menos de un millón de ovejas y de 3.000 explotaciones en la actualidad, mientras que la vaca nodriza "aguanta el tipo en censo y número de explotaciones", con alrededor de 47.000 animales, pero con una rentabilidad "muy mala" que apunta hacia la tendencia del ovino, según Samper.

En La Rioja la situación es similar, con una pérdida del 50% de las explotaciones y cabezas de ovino en los últimos años y el mantenimiento del vacuno porque requiere "menos mano de obra y atención".

En Navarra entre 2000 y 2018 se han reducido un 45% las explotaciones de bovino y cerca del 25% en ovino, por lo que Mendiero ha urgido "un cambio de paradigma" y ha resaltado que la ganadería extensiva genera el 4 % del CO2 pero tiene capacidad de mitigar este efecto con el pastoreo, que también contribuye a la defensa natural contra los incendios.

Desde Asaja han denunciado que a estos problemas de la ganadería se suman los que provoca el oso y el lobo con plantes de reintroducción que se han hecho "de espaldas" al ganadero y han exigido un plan integral de ganadería extensiva para no terminar con un patrimonio inmaterial que, al igual que el de la fruta de hueso, tiene un valor social porque muchos trabajadores son personas que vienen de otros países.

Asaja decidirá hasta febrero las actuaciones a poner en marcha si no se da respuesta a sus reivindicaciones, aunque no tienen todavía un calendario decidido ya que esperan contar también con el apoyo y acuerdo de otras organizaciones agrarias.

Etiquetas
Comentarios