Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

sanidad

Así es Manuel Valiente, firme esperanza para la investigación contra el cáncer

A sus 39 años, es mucho más que una promesa científica y dedica su vida a la investigación contra esta enfermedad a través de un laboratorio creado para él.

Manuel Valiente, en el CNIO
Manuel Valiente, en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas
Lorenzo Chárlez

Cuando Manuel Valiente (Zaragoza, 1980) fue reconocido en 2015 como hijo predilecto por su ciudad natal por los logros que ha conseguido en la investigación del cáncer, dedicó el galardón a diversos "valientes". "Sobre todo, a los que cogen las maletas, abandonan su país y se marchan fuera a probar si la cosa funciona en un campo tan competitivo como la investigación", dijo. 

Este zaragozano, que ha recibido dos millones de euros de financiación del Consolidator Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés) para combatir la metástasis cerebral, jugó así con su apellido para acordarse de otros científicos que, como él, suelen trabajar en silencio hasta que algún hallazgo trascendental o una ayuda económica de calado salta a los medios de comunicación y les da cierta visibilidad.

Está a punto de cumplir los 40 años y una buena parte de ellos los ha vivido en la capital aragonesa, donde inició su formación. Es licenciado en Medicina Veterinaria (2003, Universidad de Zaragoza). Su interés en el sistema nervioso central lo llevó a obtener un doctorado en Neurociencias (Instituto de Neurociencia, Alicante, 2009) trabajando en el laboratorio de Oscar Marín. Durante su Doctorado desarrolló varios proyectos de investigación estudiando la migración de precursores neuronales durante el desarrollo de la corteza cerebral. 

Para ampliar sus conocimientos científicos en el área del sistema nervioso central, se incorporó al laboratorio de Joan Massagué (Memorial Sloan Kettering Cancer Center, Nueva York, 2010), donde comenzó su investigación en la biología de la metástasis cerebral. Sus descubrimientos generaron importantes publicaciones científicas, patentes y sentaron la base para un ensayo clínico.

Valiente estableció el Grupo de Metástasis Cerebrales en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) en 2015. Sus objetivos incluyen la identificación de nuevos mediadores, ya sea en las mismas células tumorales o en el microambiente que la rodea, el desarrollo de mejores modelos para su estudio y mejoras en tratamientos ya existentes u otros totalmente nuevos. Su equipo es pionero en estudiar la relación entre la metástasis y su microambiente con el objetivo de encontrar nuevas estrategias terapéuticas.

Su caso es casi una excepción en España, tan tocada por los recortes económicos y en la que la fuga de talento está a la orden del día. Su regreso a España en 2015 tras pasar cinco años en el prestigioso equipo de Massagué en Nueva Yor supuso el retorno de un número uno. "Era una oportunidad y la mejor oferta que tuve sobre la mesa, aunque también pesó el hecho de estar cerca de mi familia", explicó entonces en una entrevista concedida a HERALDO. 

Por sus contribuciones, Valiente ha recibido importantes reconocimientos, como el nombramiento en 2019 como EMBO Young Investigator (EMBO YIP). Entró así a formar parte de una exclusiva red que reúne a los más brillantes jóvenes investigadores europeos y fue elegido entre 200 candidatos. Es miembro de los Comités Científicos de la Asociación Europea de Neurooncología (EANO) y de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer (AACR) y evaluador de agencias de investigación nacionales e internacionales.

Etiquetas
Comentarios