Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

El aragonés Manuel Valiente, entre los jóvenes investigadores más brillantes de Europa

El científico, jefe del Grupo de Metástasis Cerebral del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, ha sido elegido entre 200 candidatos para formar parte de la prestigiosa red de EMBO.

Manuel Valiente, en Zaragoza, donde recibió el premio de investigación de la Academia de Ciencias.
Manuel Valiente, en Zaragoza, donde recibió el premio de investigación de la Academia de Ciencias.
Toni Galán

La Organización Europea de Biología Molecular (EMBO, por sus siglas en inglés) ha elegido a Manuel Valiente (Zaragoza, 1980), jefe del Grupo de Metástasis Cerebral del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), como uno de sus jóvenes investigadores. Valiente entra así a formar parte de una exclusiva red que reúne a los más brillantes jóvenes investigadores europeos del área de las ciencias de la vida, y recibirá el apoyo de EMBO durante los próximos cuatro años para dar continuidad a las investigaciones de su laboratorio en el área de la metástasis cerebral.

“Entrar en el programa es un reconocimiento muy importante, tanto a nivel personal como de equipo, porque además del prestigio internacional del que goza, EMBO es una red que ofrece grandes apoyos y contactos con otros investigadores europeos muy prometedores en muchos otros campos”, afirma Valiente.

Y el acceso no es fácil, porque el requisito principal, aparte de no superar la edad de 40 años, es llevar no más de cuatro dirigiendo un primer grupo de investigación, con las dificultades que conlleva poner en marcha un proyecto que se demuestre competitivo y digno de ser avalado. En 2018 se han presentado casi 200 candidaturas, de las cuales solo 26, procedentes de 11 países diferentes (incluyendo a la India y Singapur como miembros asociados de la Conferencia Europea de Biología Molecular), pasaron a formar parte de la red. Una vez seleccionada la candidatura, el programa EMBO Young Investigators ofrece durante otros cuatro años acceso a beneficios como financiación, facilidades para usar los recursos del Laboratorio Europeo de Biología Molecular o la oportunidad de ser supervisado por un investigador senior de la red de miembros de EMBO para que el joven científico pueda desarrollar todo su potencial.

Premio al trabajo intenso y al compromiso del Grupo de Metástasis Cerebral

Desde Zaragoza, donde Valiente ha recibido este miércoles el Premio de Investigación de la Real Academia de Ciencias 2018 en su sección de Naturales, el investigador asegura que el reconocimiento “es un premio al trabajo intenso y al compromiso de todo el Grupo de Metástasis Cerebral para seguir profundizando en un proceso fascinante, así como desconocido, que genera unas complicaciones muy graves en los pacientes con cáncer que lo sufren”. En este sentido, el investigador zaragozano asegura que su trabajo “representa un ejemplo más de que la investigación básica puede traducirse en nuevas posibilidades terapéuticas para problemas que afectan a la salud”. Y el decidido apoyo de CNIO contribuirá, a su juicio, a “consolidar” su línea de investigación para que puedan continuar con ella en el propio centro de investigaciones oncológicas.

Además, Manuel Valiente es el único español seleccionado por el programa que está desarrollando su carrera científica en España. Y eso, en tiempos de fuga de cerebros y recortes presupuestarios, es un dato a tener en cuenta. En este sentido, el investigador asegura que apostar por el país “es una satisfacción”. “En una carrera científica es bueno salir fuera para aprender otros estilos, otras maneras de trabajar”, afirma. Pero después, cuando ya se han formado, es necesario atraer a esos científicos, brillantes y preparados, para que desarrollen sus trabajos en España, pero no a cualquier precio, sino ofreciéndole un nivel de ciencia acorde a sus capacidades. “Un científico muy bueno, que se haya formado en el extranjero y quiera regresar, lo hará siempre y cuando pueda seguir produciendo ciencia a un nivel muy alto. Si no es así, si no tiene apoyos, no volverá. Por ello es necesario una mayor concienciación de los políticos sobre la ciencia, porque si el potencial investigador que tiene España se desarrollara a un nivel alto, estaríamos a la cabeza de Europa”, afirma, tajante. “Pero si seguimos como hasta ahora, seguiremos perdiendo. Si no hacemos investigación, compraremos las soluciones que generan otros países, y eso nos hará pobres en muchos aspectos”, concluye.

Valiente, veterinario de formación, hizo su tesis doctoral en el Instituto de Neurociencias de Alicante junto a Óscar Marín, especializándose en el establecimiento temprano de circuitos neuronales durante el desarrollo. En 2009 empezó a trabajar con el investigador Joan Massagué en Nueva York para estudiar las metástasis en el cerebro, conectando así sus dos intereses, cerebro y metástasis.

En 2015 se incorporó al CNIO para poner en marcha el primer laboratorio en España dedicado exclusivamente a esta línea de investigación. El Grupo de Metástasis Cerebral estudia la última fase del proceso metastásico del cáncer, la colonización, estudiando la biología que hace posible que células tumorales generadas en el pulmón, la mama o la piel sean capaces de entrar y crecer en el cerebro durante este proceso. Para entender esta invasión, el grupo utiliza modelos experimentales y muestras de pacientes. Concretamente, sus esfuerzos se orientan a diseccionar cómo las células se adaptan al cerebro para poder crecer en él, cuestionar por qué muchos de los tratamientos anti cáncer no funcionan de la misma manera en este órgano, y analizar cómo generar nuevas estrategias de terapia que refuercen las características antitumorales del propio cerebro.

Etiquetas
Comentarios