Despliega el menú
Aragón

patrimonio

Belchite recrea cómo era su plaza antes de 1937

La asociación cultural El Allondero presentará el próximo día 7 una recreación virtual de la plaza antes de ser objeto de las bombas y la destrucción. Durante dos años han reunido dibujos, testimonios y fotos antiguas para comprobar, entre otras cosas, que en el centro de la plaza había una de las fuentes originales de Averly.

Han sido dos años de intenso trabajo recogiendo testimonios, escudriñando fotos antiguas, visitando los archivos provinciales… El objetivo era saber qué aspecto tendría la llamada plaza nueva del pueblo viejo de Belchite, que muchos vecinos solo la ven y la imaginan entre ruinas y destrucción. Una recreación virtual de cómo era antes de los bombardeos es el fruto de todo este esfuerzo de investigación y podrá verse del 7 al 15 de diciembre en una exposición que se celebrará en la sala Belia de Belchite.

“Llevamos mucho tiempo trabajando con archivos, fotografías y sobre todo con los vecinos de Belchite para acercarnos al pasado más reciente de nuestra antigua localidad”, explica Sara Alfaro, de la asociación cultural El Allondero, que es la que se ha embarcado en este minucioso proyecto. 

Según las recreaciones, la plaza tenía una fuente de Averly en el centro y ahí estaban también el Ayuntamiento, el Banco Zaragozano, el Café Imperial y la llamada casa de la Domi. Los vecinos recuerdan que el pueblo “tenía mucha vida y era muy bonito”, pues abundaban las casas palaciegas, los aleros artesonados y las galerías de arcos. "La casa de la Domi correspondía a una de las empresarias más populares del pueblo: ella se dedicaba a los tejidos y su marido tenía una almazara de aceite. Gracias a la aportación de su nieta hemos podido recrear cómo era el tipo de vivienda", explican desde El Allondero. 

“Nos centramos en la plaza porque era el principal foco social de la localidad. Tenemos interés en recuperar el patrimonio arqueológico y arquitectónico, pero también el social, esto es, saber cómo era la vida cotidiana y qué comercios había antes de la guerra”, comenta Alfaro. Durante mucho tiempo han trabajado con mapas, pero ahora también han tenido la oportunidad de modelar en 3D cómo era la plaza original y han echado mano de nuevas tecnologías para "renderizar" imágenes y exhibir un "modelado exhaustivo" en una recreación fidedigna.

Buena parte de la documentación consultada procede de unos cuadernos de dibujos hechos entre 1939 y 1941. Según explica Alfaro, la familia de Roque Andrada, jefe del campo de penados nacional tras la guerra, donó a la Universidad cuatro libretas con más de 200 dibujos (unos 70 de Belchite) llamados ‘Apuntes de Aragón’. Los hizo el preso republicano Josep Rocarol i Faura, un pintor hiperrealista, que recrea en sus obras detalles del pueblo viejo que no se veían bien en las fotografías conservadas. Aquellos cuadernos se han aprovechado para ver cómo eran los edificios principales, pero también algunos otros elementos costumbristas como la decoración o los muebles que asomaban por algunas ventanas.

“Los dibujos formaron parte de una reciente exposición en el Paraninfo y son el as de guía de una recreación en la que han colaborado numerorísimos vecinos y expertos", explican. Es preciso citar a los comisarios de aquella muestra, los especialistas académicos, Elisa Sánchez (profesora de Antropología Social) y Alberto Castán (profesor de Historia del Arte), así como a Jesús Baquero, belchitano que publicó hace unas décadas un ‘Inventario del patrimonio arquitectónico del pueblo viejo de Belchite: características y valoración del mismo’, editado por la Institución Fernando el Católico.

La muestra solo permanecerá expuesta dos semanas y el próximo 7 de diciembre es el día clave porque tendrá lugar una mesa redonda y la presentación de todo el proyecto. Según las responsables de la asociación “es una emocional y evocadora mirada al pasado de Belchite, hecha con todo el cariño y el de tantísimas personas que con su colaboración la han hecho posible”.

Etiquetas
Comentarios