Despliega el menú
Aragón

La ampliación de la estación de esquí

Podemos y CHA minimizan ahora las obras de Cerler para salvar la división en la DGA

Tras pedir su paralización, sostienen que los trabajos se reducen a abrir dos pistas de acceso. Los socios del cuatripartito niegan una crisis y acuerdan pactar cualquier nueva actuación.

Una vecina de Montanuy indica la zona de ampliación de la estación de Cerler por Castanesa.
Una vecina de Montanuy indica la zona de ampliación de la estación de Cerler por Castanesa.
Javier Blasco

Los socios del cuatripartito de la DGA niegan que su división por la ampliación de la estación de Cerler se pueda calificar de «crisis» y optan por cerrar filas. Solo tres días después de que Podemos y CHA salieran públicamente a exigir la paralización de las obras, los dos partidos han minimizado este lunes los trabajos iniciados en Castanesa con el fin de salvar las tensiones internas y ganar tiempo, conscientes de que las divergencias sobre el proyecto que respaldan PSOE y PAR se mantienen por el momento.

Tanto la directora general de Cambio Climático, Marta de Santos (Podemos), como el número dos de Vertebración del Territorio, Juan Martín (CHA), han rebajado el tono al término de la reunión de urgencia convocada al mediodía en el Pignatelli, en la que han recibido explicaciones del jefe de gabinete del presidente, Chema Giral (PSOE), y de la directora general de Turismo, Elena Allué (PAR). Es más, han dado marcha atrás en el discurso de sus partidos, hasta el punto de sostener que no tenía sentido seguir reclamando la paralización cautelar cuando los trabajos se «limitan» a la apertura de dos pistas de acceso que cuenta con la preceptiva autorización del Inaga. Y aunque sea para ampliar la estación de esquí que, primero CHA y luego Podemos, siempre han cuestionado.

En la hora y media que se ha alargado la reunión, Giral y Allué han incidido en que la ampliación en curso nada tiene que ver con la proyectada en 2010, ligada a una macrooperación urbanística en Montanuy paralizada en los tribunales, puesto que solo se plantea desarrollar uno de los cuatro sectores de expansión de la estación. Además, han insistido en que el futuro dominio esquiable de Castanesa cuenta con una declaración ambiental positiva.

Como han destacado desde las filas socialistas, los socios han acordado que cualquier nueva actuación sea «previamente acordada» antes de trasladársela a Aramón, la sociedad participada por la DGA e Ibercaja que impulsó las obras el pasado abril. «En la reunión se ha explicado a los socios que no conocían el proyecto los detalles y que la intervención se ha redimensionado respecto a la de 2010», han añadido.

La representante de Podemos ha reconocido que desconocía el replanteamiento de la ampliación de Cerler, ampliamente debatida en la última década en el ámbito político y social, y que lo iba a trasladar al partido para fijar una posición definitiva al respecto. «Hemos pedido información, nos han detallado que las obras se limitan a abrir dos pistas de acceso y nos ha aclarado perfectamente que no es el megaproyecto de 2010 asociado al ‘boom’ urbanístico. Al no ser el megaproyecto inicial, pues cambia mucho la situación, aunque la decisión dependerá del partido», ha señalado tras destacar el «buen clima» de la negociación.

Por su parte, el secretario general técnico de Vertebración ha destacado el compromiso de la coalición de tomar futuras «decisiones con conocimiento e información previa». Eso sí, Martín ha dejado bien claro que la posición de CHA sobre Castanesa no ha variado, sin querer pronunciar las palabras oposición o rechazo, aunque se ha limitado a aseverar que «solo aprobarán las actuaciones que conozcan previamente».

Versión única

Las consejeras de Presidencia, Mayte Pérez (PSOE), y de Ciencia y Universidad, Maru Díaz (Podemos), también se han posicionado públicamente para negar que se pueda hablar de una crisis de gobierno y mostraron la voluntad de todos de superar las divergencias. A la misma hora que se producía la reunión, y ante las críticas del PP a las divisiones internas en las Cortes, Pérez ha subrayado que por mucho que buscaran «contradicciones» en el cuatripartito para romperlo no lo iban a conseguir. «Les aseguro que todas serán salvadas por el interés general», ha dicho antes de reconocer que los inicios de una coalición «nunca son fáciles», poniendo de ejemplo las dimisiones de altos cargos del PP y Cs en Andalucía y Castilla y León.

En la misma línea se ha pronunciado Maru Díaz en la apertura del curso académico de la Universidad, cuando aún no se había celebrado el encuentro de los socios. «Es normal que en un Gobierno a cuatro haya discrepancias y eso hay que empezar a asumirlo y habrá cuestiones en las que no se esté de acuerdo, pero se han generado los mecanismos para poder discutirlo», señaló.

La dirigente podemista se mostró convencida de que una vez se engrase el mecanismo de coordinación del Ejecutivo las divergencias serán «una oportunidad para pensar nuevos proyectos». Pese a todo, Díaz se reafirmó en la tesis de su partido de que «como mínimo» se deben revisar los informes medioambientales y pensar en proyectos sostenibles.

Pacto de gobierno

La directora general de Turismo, la aragonesista Elena Allué, ha remarcado que el pacto de gobierno firmado por los líderes del PSOE, Podemos, CHA y PAR recoge expresamente en uno de sus puntos la «mejora estratégica» de las estaciones de esquí y ha defendido que la ampliación de Cerler solo busca este fin para poder lidiar en el «competitivo mercado de la nieve».

Allué ha planteado que la extensión de pistas por Castanesa «nada tiene que ver con ningún desarrollo urbanístico». «El megaproyecto de Foster, con cuatro dominios esquiables, se descartó en 2010 y no hay ladrillo de por medio. En Podemos lo han entendido», ha insistido.

La directora general de Turismo ha  manifestado que la inversión necesaria, 40 millones, correrá a cargo de la sociedad Aramón y no de los presupuestos autonómicos y ha garantizado que no se hará nada que pueda incumplir la normativa ambiental.

La dirigente aragonesista ha remarcado que el único objetivo es tener un «potente» dominio esquiable en Cerler para reforzar la estación como referencia en el sector. «Se trata de una pequeña inversión para posicionar mejor el complejo en el mercado basada en un proyecto que no solo es sostenible desde el punto de vista ambiental, sino social», dijo, antes de recalcar que el sector de la nieve es clave para fijar población en el territorio y conseguir la creación de empleo.

Etiquetas
Comentarios