Huesca

estación de esquí

La ampliación de Cerler costará 40 millones y se conectará a Castanesa con cuatro remontes

Pasará de 77 kilómetros de pistas a 105 o 110 en cuatro años. Aramón dice que es un proyecto "sostenible" que cuenta con el consenso del territorio. 

La estación de Cerler pasará de 77 kilómetros a 105 o 110.
La estación de Cerler pasará de 77 kilómetros a 105 o 110.
Aramón

La ampliación de la estación de Cerler (Benasque) hacia el valle de Castanesa costará unos 40 millones de euros y contempla la construcción de cuatro remontes, una carretera de 7 kilómetros hasta el frente de nieve y un aparcamiento, como infraestructuras principales, según el estudio técnico preparado por el grupo Aramón (participado al 50% por el Gobierno de Aragón e Ibercaja). Sus responsables se reunieron el pasado viernes con la junta de propietarios del monte de Castanesa (municipio de Montanuy), por donde se extenderán las pistas, a los que avanzaron el calendario de obras: comenzarán el próximo verano y la primera fase se estrenará en la temporada 2020/2021.

La estación de esquí se ampliará de los 77 kilómetros actuales a 105 o 110. El primer remonte que se pondrá en marcha arrancará desde el collado de Basibé, a 2.380 metros de altitud, donde está la última pilona de Cerler. Otros tres telesillas permitirán llegar hasta el frente de nieve del valle de Castanesa, a 1.700 metros, donde habrá un aparcamiento. Los esquiadores llegarán hasta aquí mediante una carretera de 7 kilómetros desde el pueblo de Fonchanina.

Estas infraestructuras están amparadas por la declaración de impacto ambiental del gran proyecto de ampliación concebido hace una década y que se han redimensionado a la baja. Entonces se diseñó un telecabina desde Cerler a Fonchanina y la que era una vía de escape se reconvierte en la carretera de acceso, sin aumentar la anchura de 6 metros.

El director general de Aramón, Antonio Gericó, ha explicado a este periódico que una vez aprobado el proyecto por el consejo de administración, se mantuvo la reunión con los propietarios del monte de Castanesa para comunicarles que en unos meses se empezarán a realizar trabajos previos de acondicionamiento de caminos e infraestructuras para poder construir el primer telesilla. La previsión es que este remonte esté operativo en dos temporadas para tenerlo todo conectado "en un periodo de cuatro o cinco años".

Como operador de esquí, ha añadido Gericó, Aramón intenta rentabilizar la ampliación cuanto antes, lo que explica el inicio de los trabajos por Cerler para que los esquiadores puedan disfrutar de nuevas pistas ya a finales de 2020. No obstante, ha aclarado, se trabajará al mismo tiempo en el acceso desde abajo, desde Castanesa.

"Al final tendremos una estación grande, con dos sectores, el de Cerler y el de Castanesa, que se complementan muy bien y que tienen mucho sentido desde el punto de vista de explotación de un centro de esquí, de lo que ofrecemos al esquiador", ha comentado para señalar que ahora los aficionados buscan estaciones con un dominio de más de 100 kilómetros y en diferentes valles. Y además, ha destacado, "no deja de ser una nueva entrada a un dominio esquiable desde Cataluña". Cerca pasa la N-230 que va de Lérida al valle de Arán.

La declaración de impacto ambiental de la ampliación de Cerler data del 2010. La crisis económica provocó sucesivas prórrogas hasta que se le concedió un último plazo que obliga a iniciar los trabajos del denominado ‘Dominio Castanesa’ antes del 11 de diciembre del 2020.

Según Antonio Gericó, el proyecto es más "sostenible" desde el punto de vista ambiental y financiero, y cuenta con "el consenso del territorio". "Da beneficios tanto al valle de Benasque, con la ampliación, como al de Castanesa, que socialmente lo necesita", ha declarado, en alusión al grave problema de despoblación de Montanuy, con 200 vecinos repartidos en 17 núcleos.

La alcaldesa, Esther Cereza, coincide en que el territorio ha acogido con satisfacción el anuncio de las obras, que se abordarán paralelamente desde uno y otro lado. "La gente pensaba que nunca lo podría ver y eso que siempre ha apoyado el proyecto y seguirá haciéndolo". La montaña de Castanesa es privada, con parcelas de particulares y otras de una comunidad de propietarios con muchos socios.

Un revulsivo para la zona

"Cerler jugará en otra liga con un dominio de más de 100 kilómetros", ha comentado Cereza, al tiempo que será un revulsivo para sacar a Montanuy y esta parte de la Ribagorza de una situación crítica. "El Gobierno de Aragón se ha dado cuenta del problema que tiene aquí. Todo el mundo es consciente de que en los valles donde hay esquí, hay vida. Donde no hay esquí, no se mantiene la vida todo el año. De la ganadería solo no se puede vivir".

Para ella, ambas actividades son compatibles. "La montaña de Castanesa tendrá mejores infraestructuras: un acceso asfaltado, cobertura de móvil... Por Cerler se puede subir hasta donde están las vacas en coche. Nosotros llevamos la sal con helicóptero", ha manifestado la alcaldesa.

Respecto a un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, la responsable municipal ha dicho que «cuando sea necesario, porque haya más desarrollo, se hará». El Ayuntamiento aprobó un PGOU en 2008 que fue anulado por el Supremo al no contar con estudio de impacto ambiental. Recalificaba 50 hectáreas compradas por Aramón para financiar con las plusvalías la ampliación de Cerler.

Etiquetas
Comentarios