Despliega el menú
Huesca

EL SECTOR DE LA NIEVE

La DGA reactiva la ampliación de Cerler por Castanesa para que no caduquen los permisos

La declaración de Proyecto de Interés General de Aragón (PIGA) tiene vigencia hasta el 2020

El proyecto contempla la ampliación de Cerler
El proyecto contempla la ampliación de Cerler
Aramón

El Gobierno de Aragón no se ha olvidado del proyecto para ampliar la estación de esquí de Cerler por el valle de Castanesa, en el municipio de Montanuy. Eso es al menos lo que ha afirmado este lunes la consejera de Economía y presidenta del grupo Aramón, quien ha dicho que se encuentra ya en fase de estudio técnico. Marta Gastón se ha referido a este asunto en un desayuno-coloquio organizado en Huesca por la Asociación de Mujeres Empresarias de la Provincia de Huesca y la Cámara de Comercio.

Al hablar del futuro del sector de la nieve en Aragón, la consejera ha asegurado que la unión de estaciones (Astún, Formigal y Candanchú) "será una realidad", contando con el acuerdo del territorio y con criterios de sostenibilidad, pero que de manera más inmediata se llevará a cabo la ampliación de Cerler. Sin embargo, no pudo precisar un calendario de ejecución.

Durante los últimos cuatro años, el ambicioso plan para llevar las pistas a Montanuy ha estado ‘hibernando’, pero ha sido necesario reactivarlo en el final de la legislatura para evitar la caducidad de los permisos ambientales. La extensión de Cerler hacia el valle de Castanesa cuenta con el aval de estar considerado un Proyecto de Interés General de Aragón (PIGA) y ya tiene la declaración de impacto ambiental favorable. Esta se renovó una vez en el 2016, y solo estará en vigor hasta el 2020. Si antes no se inician las obras, decae y habría que empezar de cero.

El macroproyecto de 300 millones de euros de los años de bonanza, ligado a un plan urbanístico de recalificación de 50 hectáreas propiedad de Aramón con el que financiar la ampliación, se topó con la crisis y con los tribunales, ya que el Supremo anuló el PGOU de Montanuy, un municipio de apenas 200 habitantes donde se preveía construir 2.500 viviendas.

Fue el anterior presidente de Aramón, Roberto Bermúdez de Castro, quien en una comparecencia en las Cortes hace justamente cinco años planteó abaratar la ampliación de Cerler con una actuación que entonces se valoró entre 8 y 10 millones. Consistía en adecuar una pista forestal de 8 km para comunicar Fonchanina, el último pueblo del valle, con unas bordas en Castanesa y aquí hacer un remonte para conectar con la última pilona de Cerler, en el collado de Basibé.

De esta forma, se dotaría de otra entrada a la estación, evitando congestiones de tráfico, y el municipio de Montanuy podría atraer a los esquiadores, a los que ahora solo ve pasar camino del valle de Arán, contribuyendo al desarrollo de una de las zonas más deprimidas de Aragón.

"Tener el aval del PIGA significa que si mañana piden una licencia urbanística al Ayuntamiento para poner un telesilla lo pueden hacer. Pero deben empezar las obras antes del 2020 para que el proyecto no se muera", ha declarado. Según la alcaldesa, antes de Navidad ya se estaba trabajando en los estudios técnicos para ver cómo se realizaba la conexión. Ha hecho hincapié en que el proyecto no beneficia solo a Montanuy sino a toda la Ribagorza.

El estudio técnico se tratará en una reunión de Aramón el miércoles. La consejera de Economía también ha mencionado los buenos resultados del sector de la nieve, logrando que 2018 fuera el primer año que Aramón cerró sus cuentas en positivo, además de desbloquear los conflictos judicializados con Astún y el Ayuntamiento de Benasque.

Etiquetas
Comentarios