Despliega el menú
Huesca

Montanuy, la DGA y Aramón seguirán adelante con la ampliación de Cerler

?Las tres partes mantuvieron ayer la primera reunión después de que el Supremo confirmara la anulación del plan urbanístico ligado al proyecto de la nieve.

No tiran la toalla. El Ayuntamiento de Montanuy, el Gobierno de Aragón y Aramón seguirán adelante con sus planes para la ampliación de la estación de esquí de Cerler por el valle de Castanesa, perteneciente a ese municipio. Representantes de las tres partes se reunieron ayer en Huesca. Era su primer encuentro después de que el Tribunal Supremo, hace justo hoy un mes, confirmara la anulación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Montanuy, que recalificó 50 hectáreas de terrenos para financiar la extensión de las pistas hacia la parte más oriental de la Ribagorza, colindante con Cataluña.

Todos coincidieron en que sigue siendo un proyecto "de interés", no solo para la comarca, también para Aragón. Por otra parte, valoraron que la sentencia echa para atrás el PGOU por errores en un procedimiento administrativo (no se hizo el estudio de impacto ambiental) y no por una cuestión de fondo. Según acordaron, los técnicos de las dos administraciones y del holding de la nieve deberán estudiar las distintas alternativas y establecer un calendario de trabajo.

La reunión tuvo lugar a primera hora tarde en el Parque Tecnológico Walqa. En la misma participaron la consejera de Economía y presidenta de Aramón, Marta Gastón; la alcaldesa de Montanuy, Esther Cereza; y el director general del grupo de la nieve, Antonio Gericó, junto con diversos técnicos. También asistió el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia.Primeros pasos

"Vamos a seguir intentándolo porque es un proyecto de interés general. No solo beneficia a Montanuy, también a la comarca y a Aragón. El hecho de celebrar esta reunión es ya un gesto", declaró la alcaldesa, aunque reconoció que esta segunda oportunidad está todavía en "una fase embrionaria". "Trabajaremos cada uno en lo que nos toca. Y si ahora se va a hacer el estudio de impacto ambiental, tenemos que ver por dónde empezar", añadió.

Para Montanuy, un municipio de apenas 200 vecinos repartidos en 17 núcleos, la única solución a la sangría de población (ha perdido un 30% de habitantes en 10 años) es el negocio del esquí, copiando el modelo de los vecinos valles de Benasque, Arán y Boí. Y esto pasa por ampliar las cercanas pistas de Cerler.

El Ayuntamiento, sin embargo, ha reiterado en varias ocasiones que solo está dispuesto a tramitar de nuevo el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), incluyendo esta vez el estudio de impacto ambiental que no hizo en 2008, si el Gobierno de Aragón le garantiza la inversión en la nieve, ya que los suelos se recalificaron para que las plusvalías permitieran financiar el proyecto. Solo con esta finalidad se entendía un PGOU con hasta 2.545 viviendas en un pueblo tan pequeño.

También Aramón está interesado en seguir adelante pensando en los 20,5 millones de euros invertidos en los suelos. Además, abrir Cerler hacia esa zona puede atraer más visitantes.

Por su parte, el Gobierno de Aragón renovó la declaración de Proyecto de Interés General de Aragón (PIGA) de la ampliación de Cerler por el valle de Castanesa, un trámite que estará vigente hasta 2020, lo que permite acometer la inversión sin tener que repetir la evaluación ambiental.

No obstante, todos los implicados son conscientes de que en estos tiempos habrá que redimensionar el plan, olvidándose del macroproyecto diseñado hace 10 años para convertir Cerler en uno de los mayores dominios esquiables de Europa. En su lugar, en la anterior legislatura se barajó un proyecto más modesto consistente en adecuar una pista forestal de 8 kilómetros para comunicar Fonchanina, el último pueblo del valle, con las bordas de Castanesa y aquí construir un nuevo remonte que conecte con la última pilona del dominio esquiable, en el collado de Basibé.

Etiquetas
Comentarios