Aragón

Política

Podemos cierra un preacuerdo con el PSOE para investir a Lambán y lanza la consulta a sus bases

La formación morada espera tener un resultado el lunes tras semanas de "intensas" negociaciones.

Corrales, De Santos, Arroyos, de Podemos, y Giral, Villagrasa y Guillén (PSOE).
Corrales, De Santos, Arroyos, de Podemos, y Giral, Villagrasa y Guillén (PSOE), en una imagen de archivo de las negociaciones de las ultimas semanas.
Oliver Duch

PSOE y Podemos alcanzaron ayer un preacuerdo para la investidura de Javier Lambán tras varias semanas de intensa negociación. El documento tendrá que ser ratificado por las bases de la formación morada en una consulta a través de internet que se lanzará hoy con vistas a tener un resultado definitivo "el lunes".

El ‘sí’ de los cinco diputados de Podemos garantizaría al presidente en funciones la mayoría absoluta que necesita para revalidar su cargo el próximo miércoles, día en que se producirá la primera votación. El PSOE sumaría un total de 36 apoyos, dos más de los 34 que marcan la mayoría absoluta.

PSOE y Podemos intensificaron ayer las negociaciones con reuniones tanto por la mañana como por la tarde. Lo ocurrido en las últimas horas parece evidenciar que la investidura fallida de Pedro Sánchez no ha afectado al diálogo en Aragón. No obstante, aún quedarían por perfilar varios puntos del acuerdo, por lo que ambos partidos continuarán trabajando en las próximas horas.

Falta por saber qué encaje tendrá Podemos en la estructura del Gobierno de Aragón y si entrará al Consejo de Gobierno o asumirá responsabilidades de segundo nivel. También qué papel jugará CHA, que ha garantizado su apoyo y definirá su rol tras la investidura. Los socialistas querían tener atado el apoyo de la formación morada antes del martes para evitar sorpresas. Sobre todo teniendo en cuenta que en Aragón, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, los plazos son más ajustados que en Madrid, por lo que una investidura fallida habría complicado la formación de Gobierno.

Podemos, explicaron fuentes de la negociación, habría exigido un gobierno basado "en la estabilidad y la seriedad" a fin de que el próximo Ejecutivo autonómico pueda centrarse "en mejorar la vida de quienes residen en Aragón".

"Confianza y respeto mutuo"

Los dos partidos destacaron ayer el "buen ambiente" de las reuniones, basadas "en la confianza y el respeto mutuo". También su complejidad por el encaje y las aspiraciones de los distintos partidos y por las negociaciones en Madrid. Las conversaciones han estado marcadas por la discreción. Ningún partido ha querido ha querido elevar la voz o dar excesivos detalles para evitar malentendidos.

La base del preacuerdo alcanzado ayer, como ya sucediera con CHA, habría sido el pacto firmado por Javier Lambán y Arturo Aliaga a mediados de junio. "Estamos trabajando intensamente para lograr la mayoría parlamentaria", destacó el secretario de Organización del PSOE, Darío Villagrasa. Adelantó, a este respecto, que las comisiones negociadoras seguirán reuniéndose "sin ningún género de dudas". "Lo haremos hasta el día de la investidura o hasta que se cierre un acuerdo definitivo", manifestó.

Podemos, por su parte, aseguró que, por ahora, las sensaciones son "buenas" y que si se parte "de la conversación y el buen talante", el futuro gobierno –esté integrado por dos, tres o cuatro partidos– "será más fácil". Recalcó, a este respecto, que el objetivo es "asegurar la estabilidad para los próximos cuatro años".

La consulta

La pregunta que lanzará Podemos en las próximas horas a través de su página web ha sido decidida por la dirección autonómica del partido y no por Madrid. Su enunciado se conocerá esta mañana, una vez realizadas todas las comprobaciones previas y aclarado cuál será el censo de votantes.

Será una consulta similar a la que en su día dio la secretaría general a Escartín o la que permitió la aprobación de los presupuestos autonómicos. La principal duda era si la formación morada podría cerrar antes un preacuerdo y adaptar la pregunta a las condiciones pactadas o tendría que optar por una más abierta y ambigua.

El partido ha insistido en repetidas ocasiones en que haría todo lo que estuviera en su mano para evitar la repetición de elecciones. El propio Escartín aseguró tras el ‘no’ a Sánchez que "la mayoría de la gente corriente quiere acuerdos y progreso, políticas que atajen desigualdades e injusticias".

Etiquetas
Comentarios