Aragón

gobierno de aragón

La DGA recauda un 4% más este año sin subir impuestos por el repunte económico

Aragón ingresa hasta mayo 1.445 millones, 58 más que en 2018. Sucesiones cae un 5,7% como consecuencia de la rebaja fiscal.

Ingresos no financieros del Gobierno autonómico.
Ingresos no financieros del Gobierno autonómico.
HA.

El crecimiento económico ha permitido al Gobierno de Aragón recaudar 1.445 millones de euros hasta el mes de mayo, un 4% más que en el mismo periodo del año pasado, sin necesidad de aplicar nuevas subidas fiscales. Esto garantiza a la Administración autonómica disponer solo por este concepto de 58 millones adicionales y absorber sin problemas los primeros efectos de la rebaja del impuesto de Sucesiones aprobada a finales del año pasado.

Los datos oficiales de la Intervención General evidencian la positiva evolución de los ingresos no financieros en los primeros cinco meses del año, que duplica la lograda solo con los impuestos y tasas. De este modo, los derechos reconocidos alcanzan los 1.831 millones, 136 más que el año pasado.

La bonanza explica el crecimiento de los tributos directamente ligados a la actividad económica, como son el IRPF, el IVA, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. De hecho, suman el grueso de los ingresos extra con los que cuenta ahora Aragón.

La recaudación de los dos primeros depende del Estado y las autonomías participan de los ingresos en la parte que les corresponde. De enero a mayo, los derechos reconocidos por el IRPF pasaron de 507,5 a 533,3 millones, mientras los de IVA se elevaron de 452 a 478,4.

El consejero de Hacienda en funciones, Fernando Gimeno, destacó que el repunte ha traído consigo la firma de un mayor número de operaciones de compraventa de viviendas. Las de segunda mano repercuten en los ingresos del impuesto de Transmisiones, que crecen de 51 a 54 millones, un 6%, mientras la obra nueva lo hace sobre Actos Jurídicos, aunque su impacto ha sido más moderado: de 23,7 a 24,6 millones, un 3,6%.

Otro de los tributos que sigue creciendo es el que ya deben pagar todos los aragoneses, el que grava la contaminación de las aguas. Y no solo por el hecho de que la exención se acabara en la pasada legislatura para los zaragozanos, sino porque hay un mayor número de contribuyentes que están al día con las arcas públicas. Este es al menos el argumento que esgrime Fernando Gimeno para explicar que se haya pasado 23,2 a 23,7 millones, un 2,16%. "Es la evolución natural del resto de tributos, en los que se llega a superar el 90% de cobro de los recibos con la implantación paulatina de las domiciliaciones", añadió.

El único impuesto que pincha es el de Sucesiones y Donaciones, tal y como vaticinó el propio Gobierno tras pactar con PP, PAR y Ciudadanos elevar el mínimo exento de 150.000 a 500.000 euros. Esta medida libra a los padres, hijos y cónyuges beneficiarios de pagar a las arcas autonómicas una media de entre 2.610 y 82.656 euros, según los cálculos de Recaudación.

Esta rebaja fiscal entró en vigor en noviembre, pero los efectos no se empezaron a notar sobre las arcas públicas hasta el pasado mayo, dado que los herederos tienen seis meses para presentar la autoliquidación del impuesto y suelen apurar el plazo.

Si hasta ahora se venía ingresando más por este impuesto, ahora ha empezado a invertirse la tendencia. De hecho, los derechos reconocidos acumulados en los primeros cinco meses ya se han reducido un 5,7%, cayendo de 56,3 a 53,1 millones.

Con los datos de mayo en la mano, Gimeno consideró que se cumplirán las estimaciones del Gobierno y se finalizará el ejercicio con cerca de 20 millones. "En 2020, cuando los efectos se noten sobre todo el año se llegará a los 40 millones que dijimos, aunque como siempre depende del volumen de las herencias", asegura.

Etiquetas
Comentarios