Aragón

aragón

Aragón vuelve a quedarse tres meses sin tren con Valencia para "hacer apaños" en la línea

Renfe pone desde hoy y hasta el 4 de octubre un servicio alternativo por carretera para viajeros, pero más lento que el ferrocarril y más caro que el autobús regular.

Viajeros en la estación ferroviaria de la capital turolense esperaban ayer para subir al tren con destino a Valencia.
Viajeros en la estación ferroviaria de la capital turolense esperaban ayer para subir al tren con destino a Valencia.
María Ángeles Moreno

La Comunidad aragonesa pierde desde hoy y hasta el próximo 4 de octubre la conexión ferroviaria directa con Valencia debido al corte de la vía que ha establecido el ADIF para poder ejecutar obras de mejora en la decrépita línea Zaragoza-Teruel-Valencia. De estas tres capitales, la más perjudicada es Teruel, que se queda durante tres meses sin la única línea de tren que posee, si bien las tres ciudades quedan incomunicadas entre sí por ferrocarril.

Desde esta misma mañana, los viajeros de la línea Zaragoza-Teruel-Valencia hacen el recorrido en autobuses que Renfe ha puesto a disposición de los usuarios en las mismas estaciones de tren o en paradas establecidas en los pueblos o en las carreteras de acceso a estos y con horarios de salida y llegada a su destino similares a los del ferrocarril.

No obstante, en algunos casos, este servicio alternativo por carretera es más lento que el del tren debido a que los autobuses tienen que desviarse hasta las estaciones ferroviarias para recoger a los viajeros. Mientras el primer tren de la mañana entre Teruel y la estación zaragozana de Delicias tarda dos horas y 35 minutos  (de 6.25 a las 9.00), al autobús de Renfe le va a costar 40 minutos más efectuar el mismo recorrido. El último tren del día entre las dos capitales aragonesas emplea dos horas y 23 minutos (18.45 a 21.08) frente a las prácticamente tres horas que tardará el autobús (18.47 a 21.45).

Además, los pasajeros con origen o destino a los municipios más pequeños, tendrán que hacer trasbordos de un bus a otro para completar el recorrido. Por ejemplo, los vecinos de Villarreal de Huerva, Villadoz, Badules, Villahermosa y Ferreruela serán recogidos en un microbús que los llevará hasta Calamocha, donde enlazarán con un autobús.

Sin rebaja en el billete

Desde la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel critican que, pese a las molestias que van a sufrir los viajeros, el precio del billete del autobús costará lo mismo que el del tren, 15,35 euros para ir de Teruel a Zaragoza y 13,80 de Teruel a Valencia. Añaden que la oferta de Renfe no será "para nada competitiva" con la de los autobuses de línea regular, con un trayecto de dos horas de Teruel a Zaragoza al precio de 11.33 euros.

La asociación en favor del tren está en desacuerdo con el corte de la vía durante tanto tiempo pues, a su juicio, las obras podrían haberse hecho "en periodos más cortos, como se hace en otros lugares, afectando menos a los viajeros y a los trenes de mercancías", dijo ayer un portavoz. Las mismas fuentes denunciaron que en los últimos años han sido frecuentes las interrupciones del tráfico ferroviario durante el verano, lo que resta usuarios al tren. En 2007, la vía entre Teruel y Zaragoza se cortó también de julio a octubre; en 2015 fue una semana en agosto y en 2016 se cortó tres veces en el plazo de 4 meses.

La plataforma lamenta que las actuaciones programadas por el ADIF no servirán para dotar a la línea de doble vía electrificada de altas prestaciones para viajeros y mercancías. Entre otras obras, se va a renovar la infraestructura para eliminar limitaciones de velocidad de hasta 30 kilómetros por hora que existen en algunos puntos, se inicia la construcción de apartaderos para trenes de 750 metros de longitud y se construye un nuevo paso inferior en la Cuesta de los Gitanos. "Son solo apaños", denuncia la organización a favor del tren.

Etiquetas
Comentarios