Despliega el menú
Aragón

política, las negociaciones en aragón

Lambán negocia con Escartín y Soro una mayoría de izquierdas para la Mesa de las Cortes

El líder socialista mantiene sendas reuniones para avanzar también en su investidura con el apoyo del bloque progresista.

Reunión de Javier Lambán y Nacho Escartín
Reunión de Javier Lambán y Nacho Escartín
José Miguel Marco

El presidente aragonés en funciones, Javier Lambán, quiere asegurar una mayoría de izquierdas en el órgano de gobierno de las Cortes de Aragón, la Mesa, para lo que pretende garantizar los votos de los 33 diputados que suman PSOE, Podemos, CHA e IU en el pleno de constitución del próximo jueves. Esta opción le permitiría lograr tres de los cinco puestos –la presidencia, una vicepresidencia y una secretaría­– y los 31 parlamentarios del PP, Ciudadanos y Vox solo tendrían opción de decidir dos cargos, sin poder controlar esta pieza básica para el ordenamiento de los plenos y la tramitación de las iniciativas. Y todo apunta a que los tres representantes del PAR podrían votar en blanco como hace cuatro años.

El líder socialista dio este lunes otro paso en sendas reuniones con Podemos y Chunta. Con el secretario general de la formación morada en Aragón, Nacho Escartín, y su portavoz parlamentaria, Maru Díaz, se juntó en la sede del PSOE, a la que también asistió su portavoz, Javier Sada. Se alargó en torno a una hora y los de la formación morada no mostraron especial interés por ocupar un puesto en la Mesa.

La opción que parece tener más papeletas pasa por que el PSOE se quede con la presidencia y ceda una vicepresidencia o una secretaría de las Cortes a Podemos. La idea sería hacer un primer gesto para facilitar la investidura de Lambán, ya sea en la primera votación con los votos en bloque de la izquierda y de sus socios de coalición del PAR, que le garantizaría la mayoría absoluta, o en una segunda por mayoría simple. En este caso, los cinco parlamentarios de Podemos, sumados a los 24 del PSOE y a los 3 del PAR, le darían la mayoría simple.

Voluntad de mayoría progresista

Fuentes de la formación morada se limitaron a señalar que "todo está abierto" y que en el nuevo encuentro mantenido hablaron también de "medidas programáticas", sin alcanzar un acuerdo, para la investidura y la gobernabilidad de Aragón. Lo que sí dejaron claro es la "voluntad" de que la Mesa de las Cortes tenga una mayoría de izquierdas. Aunque no concretaron fecha para una nueva reunión, sí quedaron en llamarse para cerrar el asunto.

La ejecutiva regional de Podemos –el denominado Consejo Ciudadano– se reunirá este martes para "analizar la situación" y podría despejarse el acuerdo para la Mesa de las Cortes. En todo caso, aún queda por concretar la posición de cara a una investidura, ya que una decisión sobre la política de pactos debe someterse a la asamblea del partido.

Lambán también mantuvo un encuentro en su despacho con el presidente de CHA y consejero de Vertebración en funciones, José Luis Soro, con el que analizó el escenario político y abordó igualmente la constitución de la Mesa de las Cortes. En el encuentro, que se alargó una hora, el líder nacionalista reiteró su interés por avanzar en un acuerdo programático de gobierno, pero insistió en que mientras no se descarte "de forma definitiva" la presencia de Ciudadanos en el futuro Gobierno difícilmente se podrá avanzar. La dirección de CHA analizó ayer por la tarde la situación.

Ni los nacionalistas ni los aragonesistas tienen aspiraciones de formar parte de la Mesa de las Cortes, conscientes de que con tres parlamentarios no van a estar en este órgano. De hecho, el presidente del PAR, Arturo Aliaga, aseguró ayer que entendía su posición y no iba a pedir "cosas raras" a Lambán, con lo que, aseguró, no ha llegado a tratar esta cuestión.

Eso sí, Aliaga dejó muy claro que "lógicamente" antes de cerrarse el acuerdo para la Mesa de las Cortes "alguien" les tendrá que llamar. En este sentido, indicó que cuando conozca la situación podrá tomar una decisión al respecto.

Tampoco se sabe qué hará la derecha. Al PP le correspondería una vicepresidencia y una secretaría, pero podría ceder uno de los puestos a sus socios de Ciudadanos, a los que el líder popular, Luis María Beamonte, volvió a hacer nuevos guiños públicos.

Y lo que no avanza es la posibilidad de un encuentro entre los socialistas y la formación naranja para explorar, al menos, su posible suma a un "gobierno moderado y transversal". Fuentes socialistas indicaron que Cs ha dado ya varios portazos a la negociación "y pone como condición que el PAR no esté en ese gobierno", algo irrenunciable para Javier Lambán. Los aragonesistas sí quieren que Ciudadanos forme parte de la coalición, dado que evitaría depender de la izquierda al sumar mayoría absoluta.

Etiquetas
Comentarios