Despliega el menú
Aragón

elecciones 26-m

Sánchez promete incluir el envejecimiento y la dispersión en la financiación autonómica

El líder del PSOE insta a Aragón a aprovechar la oportunidad de crear empleo en la economía verde.

El líder socialista aseguró en Zaragoza que los españoles “se lo dirán dos veces” a PP, Ciudadanos y Vox

El presidente en funciones del Gobierno central, Pedro Sánchez, se comprometió este lunes a tener "muy en cuenta" criterios como el envejecimiento y la dispersión de la población en la financiación autonómica. Asumió, con ello, la principal reivindicación que desde hace años formula el Gobierno de Aragón, en unión con la castigada España interior. El líder socialista aseguró que la Comunidad tiene una "enorme oportunidad" para crear empleo "en la economía verde" y anunció su intención de renovar el pacto de Toledo para garantizar un sistema público de pensiones, sostenible financieramente y unas jubilaciones dignas en las que los mayores no pierdan poder adquisitivo. En su primer mitin tras la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, Sánchez recordó al líder socialista por su compromiso con las libertades y la justicia social, y por su "amor inquebrantable" a la patria.

Más de 1.700 personas recibieron con aplausos y blandiendo banderas del PSOE a Pedro Sánchez, que se desplazó a la capital aragonesa para pedir que se mantenga la "ola de progreso y de futuro" que ha de llevar a Javier Lambán y a Pilar Alegría a dirigir la DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza. Había mucho que celebrar en el Palacio de Congresos de la Expo: el PSOE se llevó la victoria en las generales, tras once años de infructuosos intentos. Pero también de añoranzas y emotivos recuerdos; como el que también brindó Lambán a su "compañero y amigo" fallecido. "Ser socialista es llevar la Constitución en el corazón, defender la unidad de España; ser patriótico es defender la igualdad de oportunidades entre los hombres y mujeres de todos los territorios de España. Así era Rubalcaba", rememoró.

Y de ese patriotismo, seña de identidad socialista, quiso revestir Lambán a su líder nacional: "Si Sánchez fue capaz de demostrar su patriotismo con 84 diputados, qué no será capaz con 123, situado en la centralidad de la política española".

Desde la centralidad en la que le instaló el barón socialista y como buen conocedor de la importancia que la "crisis catalana" tiene en Aragón, Sánchez dijo que sigue apostando por solventarla con "diálogo y Constitución".

Sánchez y Lambán se esforzaron por exhibir su actual buena sintonía para avanzar las políticas sociales conjuntas que pretender llevar a cabo si los socialistas lideran todos los gobiernos. La educación gratuita de 0 a 3 años, un aumento de las becas, el fin de los copagos farmacéuticos, los dentistas gratis para personas con pocos ingresos se integran en el elenco de propuestas sociales que querrían impulsar.

La coordinación de sus discursos fue casi plena. Lambán pedía el voto para impedir que las derechas "conviertan las instituciones en arietes contra el Gobierno de Sánchez". Insistía, además, en vincular su victoria a una educación, una sanidad y unos servicios sociales "de calidad" y en resaltar su defensa de la autonomía para que Aragón sea "el pueblo más próspero y libre de la tierra".

Sánchez asumía firmes compromisos. A la reforma de la financiación autonómica sumó su intención de combatir la despoblación, como hizo con la estrategia contra el reto demográfico. "Aragón tendrá en Madrid un gobierno empático y comprometido contra la despoblación", resaltó.

También cargó contra la derecha, que sigue empeñada en "sumar para echar al PSOE" y en hacer un "cordón sanitario". "No han entendido nada. Los españoles quieren mirar al futuro. Os propongo que se lo digamos dos veces, el 28-A y el 26-M", clamó, y censuró que sigan enzarzados en decidir quién lidera la oposición.

Los socialistas fían su futuro a movilizar el próximo 26 de mayo a su electorado. "No podemos quedarnos en casa", insistió Sánchez, y unió su discurso al de Pilar Alegría que, con una americana rojo socialista, reclamó que se llenen las urnas con votos de "puños y rosas" y que los aragoneses salgan a la calle para aprovechar "la ola de ilusión del 28 de abril".

La candidata al Ayuntamiento quiere ser la "primera alcaldesa socialista de Zaragoza" para recuperar "un gobierno serio" y que la casa consistorial de la plaza del Pilar sea "la puerta a la que acuden los ciudadanos". Su objetivo es iniciar el tercer proceso de transformación de ciudad: "Quiero una Zaragoza que crea en su futuro, lejos de los nubarrones de las derecha".

Sánchez no dejó escapar la oportunidad de capitalizar la lucha del PSOE contra la corrupción, la misma que le aupó a la Moncloa hace once meses al prosperar una moción de censura contra el popular Mariano Rajoy. Así se lo prometió a una vecina de Vallecas que este lunes mismo le pidió que "no nos roben".

Durante 45 minutos un PSOE renacido pidió la confianza de los aragoneses para ganar el 26-M y festejar una nueva victoria. Tan memorable fue la tarde que muchos de los convencidos se llevaron a casa hasta productos de mercadotecnia. Pero las urnas están vacías y los electores tienen la última palabra.

Etiquetas
Comentarios