Despliega el menú
Aragón

Alfredo Pérez Rubalcaba

Labordeta y Publio Cordón, dos nombres propios que unen a Aragón con Rubalcaba

El fallecido exsecretario general del PSOE fue amigo del político aragonés y se involucró en la búsqueda del empresario asesinado por los GRAPO.

Iglesias, Rubalcaba y Elboj, ayer en Huesca.
Iglesias, Rubalcaba y Elboj, en una imagen de archivo en Huesca.
ÁLVARO CALVO

Al entrar en la relación entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Aragón, dos nombres indiscutibles vienen a la cabeza. 

Por un lado el del político aragonés José Antonio Labordeta, de quien el exsecretario del PSOE, fallecido este viernes, siempre se consideró amigo. Aunque le hubiera gustado serlo más todavía, según aseguraba siempre que tenía la ocasión o participaba en algún acto homenaje a la figura del político aragonés. 

De hecho, Rubalcaba participó como coautor en el libro 'Amigo Labordeta', junto a otras 90 firmas que conocieron de cerca al exparlamentario aragonés. 

"Me hubiera gustado conocer a Labordeta más a fondo y ser todavía más amigo suyo", dijo entonces el exvicepresidente del Gobierno. En otra ocasión, contó una anécdota que vivió con él en el Congreso: "Una vez le canté a voz en grito y me hubiera gustado hacer un dúo con él, pero no se dejaba, tenía una extraña timidez. Lo que más me molesta es que ahora sí podría ser amigo suyo, porque no hay nadie que hable más que un ex", declaró. 

El otro gran nombre que une al recientemente fallecido exdirigente socialista con la historia de Aragón es el de Publio Cordón. El que fuera Ministro del Interior se involucró de pleno en la búsqueda del cuerpo del empresario aragonés que fue secuestrado por la banda terrorista GRAPO en 1995. El ministro comentó durante aquella época que hablaba a menudo con la viuda de Publio Cordón y siempre insistía en mantener la esperanza.

Como relevantísima figura en la persecución de los crímenes de ETA y en el proceso hacia la disolución de la banda terrorista, Rubalcaba también se comprometió con la investigación para resolver el asesinato del político del PP Manuel Giménez Abad, ocurrido en 2001 en Zaragoza. 

Por otro lado, mientras aspiraba a la presidencia del Gobierno como líder del PSOE durante la campaña electoral de 2011, el entonces candidato del PSOE pasó por Zaragoza para apostar por convertir la ciudad en "el nudo logístico más importante del sur de Europa", para lo que consideraba relevante el desarrollo de la Travesía Central, aunque sin enfrentarla al del Corredor Mediterráneo, un proyecto que consideraba prioritario. 

Previamente, en su época como ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba visitó Aragón en múltiples ocasiones y recalcó siempre la importancia de impulsar las infraestructuras que sirviesen para dar cohesión al territorio, como la autovía A-68 y culpó a Francia de bloquear la reapertura de la línea férrea del Canfranc.

Etiquetas
Comentarios