Despliega el menú
Aragón

terrorismo

Varios testigos reconocen a Mikel Carrera como el etarra que mató a Manuel Giménez Abad

La Policía Nacional mostró imágenes antiguas y actuales de varios terroristas y cuatro ciudadanos de Zaragoza lo han identificado.  Las diligencias se han enviado a la Audiencia Nacional.

El exjefe del aparato militar de ETA Mikel Karikoitz Carrera Sarobe.
El exjefe del aparato militar de ETA Mikel Karikoitz Carrera Sarobe, en un juicio por el atentado de Burgos en 2015.
EFE

Cuando van a cumplirse 18 años del atentado contra Manuel Giménez Abad, el presidente del PP en Aragón asesinado por ETA el 6 de mayo de 2001 en Zaragoza, el etarra Mikel Carrera Sarobe puede ser procesado por la Audiencia Nacional para ser juzgado en un caso que todavía la justicia no ha resuelto.

Varios testigos del asesinato, que se cometió en la calle de las Cortes de Aragón número 10, lo han reconocido en las fotografías que les mostraron recientemente en la sede de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza, en el paseo de María Agustín, según confirmaron ayer fuentes de investigación a HERALDO.

Efectivos de la Brigada de Información de la Comisaría General de la Policía Nacional y de Zaragoza se pusieron en contacto el mes pasado con varios testigos para enseñarles un grupo de fotografías de terroristas de ETA, con las fisonomías que tenían en el año 2001, con el pelo más largo, y la que pueden llevar en la actualidad, que suelen estar rapados. Las imágenes han podido aportarse ahora gracias a la colaboración de la Policía francesa.

En concreto, fueron citados varios de los ciudadanos que transitaban a las 16.00 de aquella tarde por la calle de las Cortes de Aragón y al menos "cuatro de ellos lo reconocieron", confirmaron fuentes policiales a este periódico. Esta diligencia que se practicó en Zaragoza ya ha sido comunicada al magistrado Santiago Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional. Fuentes jurídicas señalaron que la consecuencia puede ser el auto de procesamiento.

Citados por separado

"Nos citaron por separado y a mí me tocó el pasado 6 de marzo por la mañana en la sede de la Jefatura de Policía. Nos enseñaron fotografías de varios etarras y con distintas fisonomías. Algunas eran antiguas, en las que llevaban más pelo, y otras más actuales", confirmó uno de los testigos del atentado a este periódico. "Las fotografías me las mostraron en un ordenador y, al terminar, me dijeron que podrían llamarnos al juzgado más adelante".

La descripción del terrorista que cometió el asesinato, según los testigos, es la de un varón de una altura de 1.75 a 1.80 metros. Llevaba ropa deportiva, así como una peluca y una gorra de béisbol para evitar que lo reconocieran. Dos semanas después del atentado, el juez instructor Guillermo Ruiz Polanco se desplazó a la capital aragonesa para tomar declaración a nueve testigos para poder precisar los detalles sobre la identidad de los dos etarras: un hombre y una mujer. Coincidieron en que el autor de los dos disparos mortales era un joven con ropa deportiva.

Alguno de los testigos que prestaron declaración hace años en el juzgado recordaron que en el momento del atentado estaban en sus viviendas y solo vieron cómo se escaparon por la calle Princesa, pero cuando bajaron para auxiliar a Manuel Giménez ya no pudieron identificarles. "Por eso no me han llamado, al leer lo que declaré entonces", explicó otro testigo que prestó declaración. Los terroristas se fugaron corriendo por la calle de Princesa y la calle de Cánovas. Aprovecharon el domingo, cuando se celebraba el partido de fútbol Real Zaragoza-Numancia, al que se dirigían Manuel y su hijo Borja, que entonces tenía 16 años, para cometer el asesinato. Escaparon hasta esconderse mezclándose entre los forofos del equipo soriano cuando pasaron por la avenida de Goya. Los aficionados del Numancia habían subido en grupo por el paseo de Teruel y se cruzaron con los etarras.

Identificación del hijo

El reconocimiento de Mikel Carrera Sarobe por varios testigos de Zaragoza supone la continuación de la identificación que hizo Borja Giménez, el hijo del político aragonés, el pasado 4 de octubre en el Tribunal de Instancia de París. Lo habían citado en medio de una comisión rogatoria del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional para tomar declaración al etarra, que está cumpliendo cadena perpetua por el asesinato del policía francés Jean-Serge Nerín en 2010. El etarra no quiso prestar declaración ante el magistrado, pero negó ser el autor del asesinato.

El hijo del político aragonés reconoció "la mirada y la mandíbula" del etarra. Estos detalles han sido señalados también por los testigos de Zaragoza que han identificado a Mikel Carrera Sarobe, alias ‘Ata’, según confirmaron fuentes de investigación. Un juez francés dirigió la comisión rogatoria y situó al terrorista entre un grupo de ocho personas de similares características durante una rueda de reconocimiento que se celebró en la capital francesa.

Las diligencias realizadas en Zaragoza ya están en la Audiencia Nacional y podrían provocar que el juez Santiago Pedraz declarara el auto de procesamiento. Fuentes policiales señalaron que ahora va a abrirse una puerta para esclarecer todo el entramado y llegar a todos los componentes del comando, entre los etarras liberados y legales, que cometieron el atentado.  

Etiquetas
Comentarios