Aragón

conclusiones

El deporte pide aumentar las ayudas y la difusión de sus valores

Demandan apoyo a las prácticas minoritarias y que se apueste firmemente por la montaña

Canfranero
Los 23 aragoneses del suplemento 'Marca Aragón', a su llegada a Canfranc
Guillermo Mestre

En el terreno deportivo quizá Aragón no viva la mejor de sus épocas, destacan los consultados, pero hay una cuestión previa. En lo individual, subrayan, se ha ganado mucho en los últimos años (lo dice Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, que es mediofondista aficionado y ‘runner’; y Cecilia Buil, capaz de sostener el peso de su cuerpo de un solo dedo cuando escala). «Hemos llegado al consenso social de que el deporte es muy necesario en nuestras vidas. Rindes más, se trabaja mejor y se gasta menos en sanidad y medicamentos. Pero también hay que tener en cuenta que hasta hace 100 años casi todo el mundo hacía ya deporte... en su trabajo. Nos hemos vuelto sedentarios y el ser humano necesita moverse». Hay que seguir, pues, fomentando el deporte en la sociedad, sobre todo en edad escolar porque, coinciden, aporta enormes valores educativos. Pero el consenso se rompe a la hora de hablar del deporte profesional. Y es que en ese terreno las diferencias son notables. El fútbol es el rey, el omnipresente en los medios de comunicación. Lapetra cree que el hecho de que mueva mucho dinero no debe impedir que reciba ayudas públicas. «Es bueno que las siga recibiendo –subraya–, pero también hay que tener muy claro que el dinero público ha de tener cierto retorno. El Zaragoza necesita ayuda pública porque la situación del club así lo reclama, pero no se nos da dinero para hacer con él lo que queramos. Entiendo que la gente tenga cierto recelo, pero todos sabemos que un club de fútbol es uno de los grandes activos para crear imagen de marca de una ciudad».

Cecilia Buil cree también que «las instituciones aragoneses deberían apoyar más los deportes, especialmente los menos comerciales. Se busca una repercusión directa y se olvida todo lo demás. Las instituciones tienen un problema a la hora de fomentar y priorizar». ¿Un ejemplo? La montaña. «Estamos en la vanguardia del alpinismo mundial y lo lógico sería fomentar los deportes relacionados con la montaña. Tendría que ser una prioridad política, pero no lo es. Y no lo digo por mi caso personal. Al otro lado de la frontera, en Francia, los escolares están obligados a conocer todos los deportes de montaña y los miércoles tienen clase de esquí. No se puede pretender que los que vivimos en la montaña lo hagamos solo del turismo, hay que apostar también por el deporte».

En lo que sí coinciden es en el problema de falta de valoración. «Los mayores ‘palos’ que hemos recibido en los últimos cinco años han sido internos –subraya Lapetra–. Es más fácil vender al Real Zaragoza fuera de Aragón». «Mis patrocinadores son extranjeros y, a la hora de dar clases o conferencias, me llaman más de fuera de Aragón que de dentro», concluye Buil.

Etiquetas
Comentarios