Despliega el menú
Aragón

Endesa elude detallar nuevas medidas para compensar el cierre de la térmica de Andorra

La DGA acelerará la planta de Samca, pero tampoco anuncia novedades

Montaner, ayer en la comisión de estudio de las Cortes
Endesa elude detallar nuevas medidas para compensar el cierre de la térmica de Andorra
Oliver Duch

El director general de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner, eludió ayer detallar nuevas medidas para compensar el cierre de la central térmica de Andorra en junio de 2020. Aunque Gobierno de Aragón, alcaldes y sindicatos insisten en que el plan presentado ante el Ministerio para la Transición Ecológica es "insuficiente", la eléctrica no anunciará más iniciativas hasta que el Gobierno central se pronuncie formalmente acerca de la solicitud oficial de cierre y diga qué aspectos del plan hay que mejorar.

Montaner recalcó en la comisión de estudio de las Cortes que "han sido las circunstancias regulatorias, medioambientales y de mercado las que han obligado a Endesa a solicitar el cierre de la planta". "No se vislumbraba que las centrales de carbón nacional pudieran recuperar las inversiones necesarias para adecuar sus instalaciones a los nuevos límites medioambientales", incidió.

También aseguró que la empresa ha demostrado su compromiso con Aragón presentando un plan "concreto, real y expresamente abierto a nuevas iniciativas" que apuesta por el desarrollo de 1.000 nuevos megavatios (MW) de energía fotovoltaica.

La intención, según avanzó, es construir 200 MW al año. Esto hará, de acuerdo con las estimaciones de la compañía, que se creen 400 empleos por ejercicio durante los próximos cinco años. No obstante, una vez instalados los proyectos solo se mantendrán 60 empleos de manera estable.

Montaner subrayó que Endesa llevaba años avisando del cierre de la térmica y que, en cualquier caso, se respetará el empleo de los 153 trabajadores en plantilla y se dará prioridad a los trabajadores de las empresas auxiliares de cara a las tareas de desmantelamiento. En su opinión, el cierre es "consecuente" con el proceso de transición energética y la descarbonización a la que avanza Europa, de ahí que vea "imposible" alargar la vida de la central más allá de 2020.

La consejera de Economía, Marta Gastón, tampoco adelantó nuevos proyectos, aunque anunció que el Consejo de Gobierno declarará hoy de interés autonómico la planta de fertilizantes de Samca y un parque fotovoltaico de 41,8 megavatios en Muniesa.

Esto hará que los plazos se acorten a la mitad y que la planta pueda inaugurarse en febrero o marzo del próximo año. Gastón aseguró que la postura del Gobierno de Aragón es "optimista" de cara a la búsqueda de alternativas para Andorra y su comarca y pidió "confianza" a la población de las cuencas mineras.

También arremetió contra el PP. Aunque, según dijo, ahora toca "ser prácticos", aseguró que en 2015, el Gobierno de Mariano Rajoy "sí estaba a tiempo para actuar" y garantizar la continuidad de la térmica más allá de 2020. Como ejemplo puso a Alemania, que, tras solicitar en su día las ayudas correspondientes, acaba de anunciar que apostará por el carbón hasta 2038.

En relación al plan de Endesa, subrayó que las renovables "siempre han formado parte de la solución como alternativa, pero no como única alternativa". La consejera prometió "intensificar el trabajo" y recordó que mañana se celebrará una primera reunión de la plataforma de las regiones mineras afectadas por el fin del carbón. "Esperamos que se nos concrete cómo solicitar las ayudas europeas y qué proyectos son susceptibles de entrar en la convocatoria", expuso.

160 empleos en un año

Samca también formó parte de la última sesión de comparecencias de la comisión de las Cortes. Su director general, Rubén Orera, aseguró que su apuesta por el territorio se traducirá en la creación de alrededor de 160 nuevos puestos de trabajo en cuestión de un año. Orera reconoció que la decisión de Endesa les ha obligado a anticipar planes previstos a medio plazo, como el proyecto de fertilizantes o la reapertura de la fábrica de materiales cerámicos.

La planta de tratamiento de leonardita y lignito comenzará con seis empleos, aunque el proyecto generará 73 más "una vez que esté plenamente operativo". "También se construirá un centro de investigación en el que trabajarán ocho personas", recordó.

Por su parte, Manuel Saldaña, responsable del área de cerámica de arcilla de Samca, afirmó que la fábrica de materiales cerámicos, que reaprovechará las naves cerradas en Alcorisa, podría empezar sus pruebas "a partir de enero de 2020". En ella se invertirán unos 12 millones de euros.

También intervino en la comisión el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, que recalcó que la energía "no es la única solución" para las cuencas mineras, sino que hay otras como la bioeconomía que pueden representar "una opción de futuro". En su opinión, se necesita una I+D+i potente y asentada en el territorio.

Etiquetas
Comentarios