Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Vive un amor de leyenda en las Bodas de Isabel de Teruel

Del 14 al 17 de febrero, la ciudad vuelve al siglo XIII para recrear la trágica historia de los enamorados Isabel de Segura y Diego de Marcilla. Una celebración durante la que más de 17.000 personas se visten con ropajes medievales para sumergirse de lleno en la fiesta.

Danzas medievales en las calles de Teruel durante la celebración de las Bodas de Isabel.
Danzas medievales en las calles de Teruel durante la celebración de las Bodas de Isabel.
Antonio García

La ciudad de Teruel ha comenzado a ser testigo, todavía discreto, de la recreación de la historia de los amantes Isabel de Segura y Diego Marcilla, porque los 150 actores que revivirán esta famosa leyenda realizan sus últimos ensayos, ya en la calle, en vísperas de que arranque la celebración de las Bodas de Isabel, el próximo 14 de febrero. Hasta el domingo 17 se sucederán unos 80 actos previstos en la programación de unos festejos que hacen que Teruel triplique su población.

La fiesta arranca el jueves 14 con dos representaciones que han triunfado también entre en el público: el recibimiento de Jaime I por el concejo municipal en la plaza de la Catedral (21.15), de donde sale la Procesión de las Mujeres de las Ánimas (22.00).

Pero los momentos que concitan mayores masas de espectadores son los que corresponden a la representación de la historia de los amantes, que comienza el viernes con una de los dos protagonistas: Isabel de Segura en sus esponsales con Pedro de Azagra al creer muerto a su amado Diego (12.15, plaza de la Catedral), seguidos del pregón a cargo del grupo Lurte. El sábado se produce la llegada de Diego y el drama al descubrir a Isabel ya casada (19.45, plaza del Torico). El momento en que ambos se encuentran, cuando ya su amor es imposible, y el caballero muere, tras pedir un beso a su amada que ella le niega, son dos de los instantes más intensos y concurridos de la fiesta. Una emoción que se revivirá el domingo con la muerte de Isabel y el beso de los dos enamorados, ya en la otra vida, ante los millares de espectadores de la plaza de la Catedral, a los que luego se invita también a besarse en honor a los amantes en un acto multitudinario en la plaza del Seminario.

Durante los cuatro días de la fiesta se desarrollarán exhibiciones y talleres (horneros, cerveceros, iluminadores, telares...). El sábado tendrá lugar el gran Torneo del Rey (17.00, plaza de Toros), otro de los puntos favoritos del público, que también disfrutará de las escenas jocosas de Las damas del Bearn, las monjas de Sijena o el conciliábulo medieval, en el que al obispo de La Seo de de Urgell se ve sometido a un extravagante debate teológico sobre comida. "La historia de Diego e Isabel es muy trágica, pero estas escenas buscan llevar el humor y la complicidad al público", dice Raquel Esteban, directora de la Fundación Las Bodas de Isabel.

La ciudad entera es protagonista durante estas fiestas, declaradas de Interés Turístico Nacional, ya que son muchos los turolenses que se visten con la indumentaria medieval propia del siglo XIII, para integrarse en la decoración del casco histórico que sirve de extraordinario escenario al aire libre.

Visita experiencial

Esos días, quien se acerque  a la ciudad del Turia podrá sentirse inmerso en ese mundo de leyenda y vivirlo en primera persona: "Basta con hacerse una capa con medio redondel de una manta para disfrazarse y meterse dentro de la recreación", dice Esteban.

Así lo hacen ya muchos visitantes, que se atavían con ropajes de época para disfrutar de esta fiesta. "Unas 17.000 personas, tanto de Teruel como de fuera, se visten con indumentaria medieval para participar en los festejos", dice Esteban. Entre ellos, ejercen un papel principal los 150 grupos de turolenses, representando antiguos oficios, familias u órdenes religiosas. Durante los días de Las Bodas, estos 5.000 figurantes ‘viven’ en jaimas en plena calle, desde donde realizan distintas animaciones e improvisan escenas espontáneas por las calles.

A ellos se unirán unos 400 recreacionistas llegados de toda Europa y parte de Europa, en los dos campamentos que se instalarán en la que es "la primera cita nacional del año de las fiestas históricas", dice Raquel Esteban.

Pantallas, pictogramas y otras medidas para unas fiestas accesibles

Cuatro pantallas gigantes instaladas por el Ayuntamiento en la fachada de la Biblioteca Pública y en la plaza de San Juan servirán para facilitar la accesibilidad a todos los públicos, que podrán seguir en directo a través de ellas las distintas escenas y actividades que se estén desarrollando en ese momento. Este dispositivo, que facilitará a los visitantes seguir los festejos cuando no puedan acceder a lo aforos por la afluencia de público, hará más accesible también la fiesta para las personas con problemas de movilidad. Igualmente pensando en el colectivo de la discapacidad "la historia de los amantes se explicará a través de pictogramas para que pueda ser seguida por personas con problemas cognitivos", afirma Raquel Esteban, directora de la Fundación Las Bodas de Isabel, quien añade que "también habrá espacios acotados para personas con discapacidad en los lugares de las representaciones; se ha trabajado en eliminar las barreras arquitectónicas, por ejemplo en el mercado medieval, que este años contará con 270 puestos; y habrá baños adaptados en los espacios festivos".

Toda la programación puede consultarse aquí.

Etiquetas
Comentarios