Despliega el menú
Teruel

Representantes de la sociedad turolense eligen la cerveza Ambar de las Bodas de Isabel

Todas las cervezas propuestas corresponden a las que ofrecían los monasterios y abadías medievales a sus peregrinos.

Imagen de archivo de una celebración de las Bodas de Isabel.
Imagen de archivo de una celebración de las Bodas de Isabel.
Antonio García/Bykofoto

Representantes de la sociedad turolense han catado las tres propuestas elaboradas por el maestro cervecero de Cervezas Ambar, Antonio Fumanal, para decidir cuál será la cerveza de las Bodas de Isabel de Segura de este año. En esta actividad, que se desarrolla por octavo año consecutivo, la elegida ha sido una propuesta cien por cien malta, que ha obtenido la mayoría absoluta.

En esta ocasión, la disputa ha sido entre la ganadora, una cerveza cien por cien malta con un ligero tostado, de gran versatilidad y presencia en boca; una que exploraba la vía más aromática, con fuertes matices cítricos que transporta a la ruta de la seda (que ha obtenido 15 puntos); y una cerveza negra, de estilo típico de Centroeuropa, la primera en disputarse para las Bodas de Isabel (puntuada en la cata con 5 puntos).

Todas ellas han sido elaboradas de manera tradicional y se sirven frescas, sin pasteurizar y sin filtrar, en vaso de loza, directamente desde el barril y a temperatura ambiente. Tal y como se consumía antaño, ha señalado Ambar en una nota de prensa.

De hecho, siguiendo la tradición cervecera del medievo, todas las cervezas propuestas corresponden a las que ofrecían los monasterios y abadías medievales a sus peregrinos. Una tradición con la que, un año más, se defiende a la cerveza como mucho más de un alimento líquido, "capaz de elevar el alma".

Los actores encargados de dar vida a Isabel de Segura y Diego de Marcilla este año, María Asensio y José Miguel Talavera, han sido los encargados de abrir el primer barril. El segundo ha sido abierto por la directora general de Turismo del Gobierno de Aragón, Marisa Romero, y la gerente de la Fundación de las Bodas de Isabel, Raquel Esteban; mientras que el tercer barril ha sido abierto por el escritor Javier Sierra, hijo predilecto de Teruel, dando inicio a la ya tradicional cata colectiva.

La cerveza de las Bodas será bendecida por el obispo, para garantizar su pureza, y ofrecida durante los esponsales a los novios. Se podrá degustar en la propia Abadía de San Arnoldo de Ambar, ubicada en la plaza del Ayuntamiento que servirá también como punto de encuentro institucional de la Fundación y en las posadas, tabernas y bares de Teruel, así como en las jaimas de los distintos grupos.

UN NOVICIADO CON FINES BENÉFICO

Este año, además de la presencia de la tradicional Abadía de San Arnoldo de Ambar, estará presente con un noviciado en la zona de la Plaza Goya en colaboración con la escuela de hostelería de Teruel y Cáritas, donde se podrán degustar algunas de las Ambiciosas de Ambar. Los beneficios de su venta serán destinados a la formación de personas en riesgo de exclusión en la Escuela de Hostelería de Teruel.

Un año más, la orden de la Abadía benedictina de San Arnoldo de Ambar recorrerá la ciudad durante las Bodas para impartir indulgencias cerveceras a visitantes y vecinos, siempre acompañado por los monjes y por los equinos portadores de barriles de la Cerveza conmemorativa. La darán a probar a quienes se arrepientan y ayudará a sanar el cuerpo y alma de los que la beban.

Bajo el lema 'Ora, Ambar et Labora', esta orden se constituye en homenaje al santo patrón de los cerveceros, cuyo proceder en favor del dorado líquido allá por el año 1087 salvó de la muerte a innumerables ciudadanos.

El agua en la época era transmisora de enfermedades y la cerveza, que en su elaboración hervía agua y por tanto eliminaba muchas bacterias y gérmenes, se convirtió en un remedio higiénico para prevenir enfermedades. Quienes vivían alrededor de un monasterio o abadía cervecera se salvaban.

Etiquetas
Comentarios