Branded
Suscríbete

en colaboración con turismo de aragón 

Las dos caras del Moncayo: un recorrido de norte a sur por el techo zaragozano

La comarca de Tarazona y el Moncayo y la del Aranda se extienden por las faldas del macizo zaragozano, que con sus 2.314 metros de altitud representa el punto más alto de la provincia. Tanto su fachada más conocida como la que algunos han apodado como ‘cara oculta’ son lugar de merecida visita.

El macizo del Moncayo es uno de los espacios naturales más importantes de Zaragoza.
El macizo del Moncayo es uno de los espacios naturales más importantes de Zaragoza.
N.T.

Hay quien se refiere a él como el techo de Zaragoza. Con más de 2.300 metros de altitud, el Moncayo representa uno de los espacios naturales más importantes de Aragón y lugar de visita frecuente de los vecinos de la provincia zaragozana, pues se encuentra a tan solo una hora en coche de la capital.

El Parque Natural del Moncayo, espacio protegido desde el año 1978, comprende unas 11.000 hectáreas de extensión, la mayoría en su vertiente norte, y abarca los términos municipales de Añón, Calcena, Litago, Lituénigo, Purujosa, San Martín de la Virgen del Moncayo, Talamantes, Tarazona y Trasmoz.

Acercarse hasta este paraje natural permite disfrutar de rutas y paseos por un entorno único, que combina zonas más secas con bosques y hayedos en las cotas más altas, además de una extraordinaria riqueza micológica. De gran interés resulta, por ejemplo, el GR-90, que se bifurca en dos vertientes para recorrer todo el parque, desde los municipios de Talamantes y Lituénigo en el norte hasta los de Calcena y Purujosa en el sur. El GR 260, por su parte, ofrece una vuelta completa al macizo del Moncayo y, aunque no se adentra en el Parque Natural, ofrece una excelente visión de toda la sierra.

De menor recorrido, destacan los senderos por el hayedo de Peña Roya, el barranco de Purujosa, los barrancos de Talamantes, la subida a la ermita de San Cristóbal, el itinerario botánico de Agramonte a la Fuente de la Teja o el itinerario a los restos del reino glaciar por la Cumbre del Moncayo.

En la cara norte

En la comarca de Tarazona y el Moncayo, en la cara norte del macizo montañoso, existen varias leyendas vinculadas al origen de la montaña y a quienes la habitan, algunas de ellas relatadas por Gustavo Adolfo Bécquer, quien residió en el Monasterio de Veruela allá por el siglo XIX. Esta construcción cisterciense es uno de los principales puntos de acceso al parque natural, junto a Tarazona, cabecera de comarca, y el municipio de San Martín de la Virgen del Moncayo.

El pozo de Los Aines, en Grisel, el castillo de Trasmoz, los centros de interpretación de Añón de Moncayo y Agramonte son otros de los puntos de interés si se visita la zona, si bien el resto de pueblos del entorno guardan también su particular encanto.

En la cara sur

Aunque solo los municipios de Calcena y Purujosa forman parte del Parque Natural, la comarca del Aranda también ofrece planes muy interesantes en la zona del sur del Moncayo. El castillo del Papa Luna, en Illueca, el de Mesones de Isuela o los restos del castillo de Jarque, el centro de interpretación de Calcena y su colegiata, el cerro de San Cristóbal, el yacimiento arqueológico de Aranda de Moncayo, el entorno del río Isuela o el monasterio cisterciense femenino de Trasobares son interesantes visitas con el macizo moncaíno de fondo.

Paraje natural

Si uno decide visitar el entorno del Moncayo, es imprescindible perderse por sus senderos y caminos, recorrer los hayedos y disfrutar de este paraje natural único en la provincia de Zaragoza. Pero no solo los amantes de la montaña pueden disfrutar de esta zona, pues los alrededores del parque natural y los municipios que forman parte de este espacio protegido guardan un interesante patrimonio que merece la pena visitar, así como rincones singulares para disfrutar de una escapada rural.

El hayedo de Peña Roya, la joya de la Corona del Moncayo
El hayedo de Peña Roya, la joya de la Corona del Moncayo
Oliver Duch

Así, Tarazona se sitúa como uno de los destinos más indispensables en este viaje: la catedral de Santa María de la Huerta, en la que conviven el arte mudéjar y el renacentista; el barrio de la judería, con sus casas colgadas y calles estrechas; el palacio episcopal o la antigua plaza de toros, rehabilitada y llena de viviendas, son algunos de los lugares más interesantes que visitar en esta ciudad monumental.

Sin salir de esta comarca, la de Tarazona y el Moncayo, se puede disfrutar también del Monasterio de Veruela, una de las construcciones cistercienses mejor conservadas de Aragón; del maldito y excomulgado pueblo de Trasmoz; de la cueva de Caco, en Los Fayos, gigante mitológico derrotado por Hércules y de cuya sepultura, según cuenta la leyenda, surgió la montaña moncaína.

Muy cerca, en la localidad de Grisel, el pozo de los Aines constituye uno de los parajes naturales más singulares de la zona y de todo Aragón: se trata de una dolina, un hundimiento de tierra lleno de vegetación que bien merece una fotografía. El mismo municipio cuenta con un castillo, reformado hoy como hotel rural.

Catedral de Tarazona
Catedral de Tarazona
Laura Uranga

La cara oculta

La comarca de Tarazona y el Moncayo es el principal punto de acceso al Parque Natural, pero no el único lugar desde el que disfrutar de este entorno. En la vertiente sur del macizo montañoso se extiende la comarca del Aranda, cuyos municipios pueden presumir también del Moncayo como monumental fondo en las estampas y fotografías de la zona.

En Illueca, cabecera de esta comarca, el visitante puede disfrutar del castillo palacio del Papa Luna, único papa aragonés de la historia. La localidad de Mesones de Isuela presume también de su castillo, joya del gótico aragonés que atesora una cúpula de madera en la capilla de la Virgen de los Ángeles.

Los restos de la fortificación de Jarque de Moncayo, la colegiata de Nuestra Señora de los Reyes, en Calcena, el convento de Trasobares o el de los Dominicos, en Gotor, completan la oferta patrimonial de esta zona, ofreciendo así otra interesante escapada en la provincia de Zaragoza. El museo del calzado, en Brea de Aragón, resulta de gran interés dada la importancia del sector en esta comarca.

Castillo de Jarque de Moncayo
Castillo de Jarque de Moncayo
Laura Uranga

Con el Moncayo de fondo, los ríos Aranda e Isuela son los verdaderos protagonistas de esta zona, y configuran paisajes en los que el agua está muy presente, ofreciendo senderos y paseos que contribuyen a la riqueza natural de este entorno. Las localidades de Calcena, Purujosa y Trasobares, las más próximas a la montaña, cuentan además con una interesante oferta para los amantes de la escalada y las vías ferratas.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión