Branded
Suscríbete por 1€
agenda 2030

De propósito a realidad: cómo conseguir el empoderamiento femenino gracias a los ODS

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5 promulgado por la ONU está orientado a lograr la igualdad de género y conseguir empoderar a todas las mujeres y las niñas del planeta. Aunque, para alcanzarlo, todavía quedan barreras.

La igualdad de géneros es fundamental para el desarrollo sostenible.
La igualdad de géneros es fundamental para el desarrollo sostenible.
Unsplash

Hacer de la igualdad una realidad y no un propósito. Eso es lo que persigue el número cinco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible redactados por la Organización de las Naciones Unidas y cuyo horizonte de consecución es el año 2030. A pesar de los pasos que se han dado en este sentido, la pandemia ha supuesto un retroceso en algunos de los logros alcanzados.

El Pacto Mundial de la ONU en España explica la importancia de este objetivo: "La igualdad entre géneros no es solo un derecho fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo próspero y equitativo, además es indispensable para el desarrollo sostenible de la sociedad". "Sin embargo –apuntan–, a pesar de los avances en las últimas décadas, las mujeres y niñas de todo el mundo siguen sin experimentar una igualdad de derechos real".

Entre los progresos que sí que se han conseguido en los últimos lustros sobresalen el de aumentar el porcentaje de niñas escolarizadas, reducir el de aquellas a las que se obliga a contraer matrimonio de forma precoz y el de incrementar el número de cargos políticos, institucionales y empresariales ocupados por mujeres.

A pesar de los logros, actualmente, en el mundo, todavía persisten muchas realidades que perpetúan las múltiples brechas de género: las leyes y las normas sociales discriminatorias continúan siendo generalizadas, las mujeres continúan estando infrarrepresentadas a todos los niveles de liderazgo político, y una de cada cinco mujeres y niñas de entre 15 y 49 años afirma haber sufrido violencia sexual o física a manos de una pareja en los doce meses anteriores.

Desafíos

En cuanto a las metas concretas que promueve este objetivo se encuentran poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo; eliminar la violencia en los ámbitos público y privado, incluida la trata y la explotación sexual; erradicar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina; y reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados.

Además, este objetivo también persigue asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo en la vida política, económica y pública; afianzar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos; emprender reformas que otorguen a las mujeres igualdad de derechos a los recursos económicos, así como acceso a la propiedad y al control de la tierra y otros tipos de bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales. Por otro lado, promueve la mejora del uso de la tecnología instrumental –en particular la tecnología de la información y las comunicaciones– para fomentar el empoderamiento de las mujeres: y aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas a todos los niveles.

La igualdad en España

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) relacionados con el Objetivo 5 –lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas–, en España, todavía el 5,7% de las mayores de 16 años ha sufrido violencia psicológica emocional a manos de su pareja en los últimos 12 meses y hasta el 7,1% de las mujeres han sido víctimas de violencia de control en ese periodo.

A nivel institucional, el 44% de los de escaños del Congreso están ocupados por mujeres, y, en el caso del Senado, el 39,42%. En cuanto a las consejerías en los gobiernos autonómicos, ellas representan el 46,19%, y, a nivel nacional, las mujeres ostentan el 21,71% de las alcaldías y el 40,82% de las concejalías en los gobiernos locales. Mientras, a escala empresarial, ellas ocupan solo el 34,97% de los puestos directivos.

Aunque en todos los casos las estadísticas y las series históricas muestran una clara línea ascendente, todavía quedan muchos pasos por dar en el camino hacia la igualdad de sexos a nivel nacional.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas