Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Gastronomía
Gastronomía

Gamberro lleva su atrevimiento al Tubo

El Tubo enriquece su oferta con una cocina atrevida que busca sorprender y que viene de la mano de los cocineros Franchesko Vera y María Flor García.

José Luis Solanilla. Zaragoza Actualizada 11/08/2016 a las 11:03
Josechu Corella, Franchesko Vera y María Flor García, en la puerta de Gamberro, en el Tubo.J. L. S.

Apenas 15 meses llevaba abierto el restaurante Gamberro en la avenida de Madrid, muy cerca de la Aljafería, cuando sus responsables, los jóvenes cocineros Franchesko Vera y María Flor García, han decidido dar un importante paso en este atrevido proyecto: cambiar de ubicación para trasladarse a la zona hostelera más emblemática de Zaragoza: el Tubo.

El pasado martes, día 10, Gamberro abró sus puertas en la calle del Blasón Aragonés, 6, en el mismo local en el que se encontraba hasta hace pocas fechas el restaurante Bal d’Onsera, del chef Josechu Corella, quien la pasada semana hizo acto de presencia durante la presentación del nuevo proyecto para dar ánimos y apoyar a los cocineros que cogen el testigo en el mismo espacio pero con una filosofía muy diferente.

En estos 15 meses, las propuestas culinarias de Gamberro han logrado encontrar su hueco en la amplia oferta gastronómica de la capital aragonesa. Ahora, con el cambio de ubicación, Franchesko y Flor buscan que sus clientes ganen en comodidad y en accesibilidad, pues la filosofía profesional se mantendrá intacta. Seguirá habiendo dos menús degustación, uno con ocho pases (40 euros) y otro con 12 platos, por el que el cliente paga 60 euros. En ambos casos, las bebidas no están incluidas. Ahora, la oferta de vinos está en torno a unas 50 marcas, e irá aumentando paulatinamente, incorporando referencias que combinen con los platos que salen de la cocina y que, a la vez, sean originales para destacar de otros locales. Para ello cuentan con el sabio asesoramiento del sumiller Manu Jiménez, de Bodegas Carlos Valero, subcampeón de España de la especialidad.

Una de las características básicas de la oferta de Gamberro es que el comensal no sabe lo que va tomar de antemano. Los platos van llegando de la cocina sin aviso previo, solo condicionados por algún tipo de alergia o sensibilidad a alimentos. El cliente se tiene que dejar llevar sin prejuicios previos, aunque eso puede tener el peligro de que alguno de los platos no sean de su agrado. "Quien venga se la tendrá que jugar, queremos que el público venga a vivir una experiencia, con la mente en blanco, dejando atrás sus problemas, deseando disfrutar de una narración en la que convivirán picos de intensidades de sabores, aromas y texturas, pequeñas locuras elaboradas con el mejor producto", apuntó Franchesko Vera.

El comienzo de esta experiencia tendrá lugar en el espacio donde hay habilitada una pequeña barra, a la entrada, donde se servirá un aperitivo de pie. El resto de pases se servirán en el restaurante, que tiene una capacidad de unas 30 plazas y que está atendido por la maître Paricia Lopes y ha sido decorado por el grafitero Álvaro Mood. Este artista también se ha hecho cargo de la decoración de los paneles del exterior del local. Franchesko Vera dijo que no contempla utilizar la parte de la barra como zona de tapeo, como sí hacía en su última etapa Bal d’Onsera.

Una apuesta valiente
Precisamente, el chef de este último, Josechu Corella, que llegó a ostentar una estrella Michelin durante varios años en ese mismo espacio, destacó la "apuesta valiente" de Gamberro en una ciudad difícil para los experimentos en hostelería, en la que solemos fijarnos en los aspectos negativos de los nuevos proyectos más que en sus virtudes. "En Zaragoza, y más en una zona donde está el meollo, como el Tubo, te la juegas, pero está claro que hay que introducir cambios y mejoras en la oferta a base de empujones, de locuras", comentó Corella, quien añadió: "Aunque la cocina de Gamberro no es mi estilo, es una cocina que merece su oportunidad porque es diferente, a mí no me gustan las imitaciones".

En principio, se podrá entrar sin reservar, aunque en el futuro se funcionará con reserva previa para poder comer en Gamberro.

Ir al suplemento de gastronomía







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual