Viajes
Suscríbete

rutas por aragón

Tierga, un pinar mágico con hadas, duendes, mariposas y pintura que recubre la Torre Eiffel, entre otras sorpresas

Más de 800 figuras, y réplicas de edificios emblemáticos e históricos, protagonizan este peculiar espacio ubicado en la Cara Oculta del Moncayo.

Rincones del Pinar Encantado de Tierga
Rincones del Pinar Encantado de Tierga
H. A.

Aunque acaba de cumplir dos años de vida, todavía muchos no conocen este lugar tan especial ubicado a tan solo 80 kilómetros de Zaragoza, en el corazón de la comarca del Aranda, en la denominada Cara Oculta del Moncayo. Se trata del Pinar Mágico de Tierga, un proyecto cultural que comenzó a fraguarse en julio de 2021, como alternativa de ocio al aire libre para toda la familia en tiempos de pandemia.

"Empezamos a trabajar en ello en 2019, y ya en 2021 comenzamos con las primeras construcciones y figuras", rememora Ana Silvia Sisamón, secretaria de la Asociación de Mujeres Santa Rosa de Lima de Tierga, una de sus propulsoras. Dos años de aquel sueño que surgió en un pueblo de apenas 180 habitantes, y en cuyo poblado en miniatura residen más de 800 diminutos habitantes, entre los que surgen hadas, duendes, mariposas y flores; elementos decorativos como fuentes, pasarelas y plazas; o edificios tanto emblemáticos como históricos que se encuentran en el pueblo zaragozano.

"Todos ellos hechos a mano", reivindica Sisamón, quien reconoce que, precisamente por esto, el Pinar Encantado "está más vivo que nunca". "Vamos retirando piezas, mejorando y reparando otras, nunca es igual que en la anterior visita", reivindica.

De hecho, todas estas figuras se fabrican de manera voluntaria en los distintos talleres de manualidades a cargo de otra vecina, Eva Barcelona que organiza la asociación a lo largo del año. "En 2021 comenzamos a recoger los primeros materiales de la naturaleza, y empezamos con las primeras pruebas", relata. De hecho, como explica Sisamón, en un principio no tenían muy claro "si resistirían". Afortunadamente sí, lo hicieron.

Uno de las sorpresas que ofrece el Pinar Encantado de Tierga
Uno de las sorpresas que ofrece el Pinar Encantado de Tierga
H. A.

Así, el pinar ubicado en una de las laderas de la montaña sobre la que se emplaza el pueblo, comenzaron a llenarse de puertas y ventanas, casitas y figuras sacadas de un cuento infantil de ensueño. Ofrece un recorrido de poco más de media hora que se puede realizar a modo de juego siguiendo una serie de pistas. "El objetivo principal es traer gente a Tierga y que, de paso, se quedara", reconoce.

Los talleres han sido dirigidos por Eva Barcelona, que es la propietaria de la única tienda de alimentación y artesanía de Tierga, entre estos árboles hay réplicas de negocios reales de Tierga: como la panadería de Javi, la fonda de Ester, la tienda de Eva o el bar de Sebi. "También reclamos turísticos como nuestra iglesia o la ermita, la plaza de toros, las minas de Tierga o las piscinas municipales", asevera.

De Tierga, a la torre Eiffel

De hecho, Ana asegura que Tierga es un lugar por descubrir, en el que también se puede disfrutar de su chopera al lado del río, numerosos caminos senderistas, rutas BTT, y un sinfín de actividades al aire libre; también en el Pinar Mágico. "A lo largo del año organizamos talleres, cuentacuentos, juegos interactivos y visitas guiadas", añade. Además, en los últimos meses colocaron además seis códigos QR con información adicional sobre la comarca del Aranda y buena parte de la historia de la zona.

"Contamos curiosidades, como que muchos de los pigmentos que salen de nuestras minas se utilizan en la pintura que recubre la torre Eiffel, los caminos del palacio de Buckingham, las latas de Coca-Cola o los cascos de los barcos", advierte la vecina.

Además, en octubre de 2022 decidieron vestir a una de sus hadas, la Viajera, de baturra; y enviarla a la Ofrenda de Flores del Pilar. "La idea era que regresara a Tierga y contara al resto su experiencia", admite. Una experiencia que pasó a formar parte de la colección de relatos que comparten en su página de Facebook. Una de sus últimas creaciones fue la de Severino, un duende ubicado en el mirador del Moncayo que vigila la zona. "Es un homenaje a la figura de un sociólogo y periodista que nació aquí en 1870 y que llevó nuestro nombre por el mundo", concluye. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión