Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Del ultrafondo al frontón en Herrera de los Navarros

La localidad zaragozana tiene un grupo de aficionados a las largas distancias por montaña, equipo de fútbol con fidelísima masa social, ciclistas y andarines

El deporte rural pierde muchas veces el apellido para convertirse simplemente en deporte. Lo del adjetivo es mera localización, pero sacado de contexto puede parecer una categorización injusta. En algunos sitios, además, hay tanta cantidad y calidad, que cualquier acotación marginal es un error.

Héctor Gil trabaja en el agro, es padre de familia, vive en Herrera de los Navarros, su pueblo, y corre que se las pela por esos montes de Dios. De Dios y de su terruño, porque entrenar subiendo a buen paso hasta el Santuario de Nuestra Señora de Herrera curte a cualquiera. Héctor pertenece a la Asociación Deportiva La Hilada, uno de los colectivo punteros de esta localidad de casi 500 habitantes. "Hay otra en Herrera, El Ros, que lleva el equipo de fútbol. Un equipazo, por cierto, al que está asociado casi todo el mundo aquí. También contamos con una peña ciclista, Correcaminos, que sale todos los fines de semana y se marca nuevos retos constantemente, y un grupo senderista, El Garrote y El Huevo Frito; ya me han dicho -ríe- que si me olvido de ellos se van a enfadar".

En La Hilada se practican muchos deportes, pero hay uno -y una actividad concreta- que copa los esfuerzos e inquietudes de sus miembros. "Nos centramos sobre todo en el Desafío Herrerino, una prueba que se puede hacer corriendo o andando. Aunque la actividad habitual se reparte en muchas cosas, el Desafío está presente todo el año".

Esta prueba es el segundo fin de semana de mayo; se ha suspendido en 2020 y 2021 por las restricciones impuestas a las grades concentraciones de gente tras la pandemia, y sus incondicionales ya cuentan los días para la cita de 2022, que confían organizar sin problemas. Ahí se vuelca todo el mundo en marcar recorridos, inscripciones, logística en la salida, avituallamientos y asistencia el día de la prueba.

Falta y pasa

Mientras se acerca el Desafío con mayúsculas, el frontón es el ulterior furor herrerino. "Desde que el Ayuntamiento lo reformó y lo dejó nuevo, se juega a diario; estamos esperando la pista de pádel, hay muchas ganas de eso", explica Héctor, que admira mientras habla la fuerza y precisión en los golpes de su amigo Javi Crespo; el veterano está haciendo sudar ola camiseta a compañeros de partido bastante más bisoños en el frontón.

Héctor también le pegó al fútbol, y quiere recalcar la relevancia de este deporte en Herrera. El equipo local milita en el Grupo 3 de la Regional Preferente, y tras cinco jornadas disputadas suma una victoria, dos empates y dos derrotas. Este fin de semana toca visita al Cella turolense. "Ya lo dijisteis hace bien poco en Heraldo, aquí se vive muchísimo este deporte. Cada quince días, el campo del pueblo se llena; yo soy socio, como toda mi familia, y allá vamos en masa a animar. El equipo está en Regional Preferente, en el Grupo 3, y recibe apoyo de pueblos cercanos, hay una afición muy fuerte; jugué muchos años, pero ya me hice viejo para seguir, había que dejar sitio a la gente más joven. En su día el equipo se formaba únicamente con jugadores de Herrera, y alguno hubo que llegó a Tercera con el Épila o el Cariñena, entre otros. Jesús Calvete, que es de nuestra peña y ronda los 40 años ahora, llegó a jugar en el Casetas cuando estuvo en Segunda B; eso es todo un logro".

Organización por semanas

En Herrera también se cultiva la afición a hacer deporte en el ámbito escolar. No es solamente en la parcela habitual de educación física, hay más. "Aquí se hacen semanas temáticas con los deportes; la del tenis, la del frontón, la de baloncesto, la de fútbol… con la semana de patinaje, por ejemplo, nos movemos todos los padres; vamos al pabellón con un especialista del pueblo que se llama José Félix, y enseña a los pequeños, también nos sumamos muchos padres. Al final, sumarte a la actividad de los chavales ayuda a que te pongas en forma y conozcas mejor una nueva especialidad".

Héctor no se olvida del mejor lugar de entrenamiento con el que cuentan todos los deportistas locales en el municipio. Una pista: es cuesta arriba. "Bueno, está la subida al Santuario, que se hace en bici, corriendo, andando... lo que haga falta. No es muy exigente, son seis kilómetros de subida progresiva y arriba tienes el premio de las vistas, que por muchas veces que hayas disfrutado de ellas, nunca te cansas. Se ve toda la sierra, un montón de pueblos… es una maravilla".

Con Villar de los Navarros, el pueblo vecino, hay un pique deportivo anual desde 2002, en las 24 Horas de Fútbol Sala que se celebran en Herrera a finales de julio. «Pero todo sano, ¿eh? Lo de la batalla es del siglo XIX -ríe- y en los partidos lo pasamos muy bien». Eso sí, mejor ganar al vecino que aguantar un año de cachondeo. En el terreno de juego no hay amigos.

"El secreto? Entrenar mucho, ser disciplinado y tener cabeza"

Héctor está integrado en el grupo de corredores de montaña, una veintena de esforzados. "Preparamos salidas, cada cual según sus posibilidades. Hace poco estuvimos en la Ultra Trail Guara Somontano de la zona de Alquézar, que está muy bien; fuimos cinco de aquí, tres con la ultra de 108 y dos la de 14. El compañero José Luño y yo fuimos juntos toda la carrera, la acabamos en 16 horas e hicimos podio en veteranos, además de entrar entre los 10 primeros en absoluto, así que tenemos un buen recuerdo de la prueba. Acabaron 154 atletas la carrera larga".

"Lo mejor -prosigue Héctor- es que después de los veteranos viene talento joven con ganas y mucho talento, como María Crespo y otros, que si quieren pueden hacer grandes resultados, aunque lo importante es hacer deporte, disfrutar y realizar una actividad sana que tiene un impacto positivo en nuestro entorno".

Además, se siguen machacando nuestras pistas en el monte, pisarlas es un modo de mantenerlas. "En cuanto a la afición al Trail en Aragón, está claro que ha llegado para quedarse. Tenemos a un campeonísimo como Luis Alberto Hernando, tres veces ganador del campeonato del mundo, y muchos grandes especialistas que destacan en competiciones nacionales e internacionales. El secreto de las carreras de ultrafondo es entrenar mucho, meterte kilometradas, ser disciplinado, controlar bien tu alimentación y tener cabeza, aprender a pensar con claridad para tomar las mejores decisiones durante la carrera; hay que tener frialdad a la hora de decidir cuándo y cómo acelerar, reservar las fuerzas cuando llegan los momentos de crisis… todo eso. Hay que conocerse y saber hasta dónde puedes dar".

El gran día

El Desafío Herrerino no entra en la categoría de ultrafondo, pero se trata de un reto de considerables dimensiones. Se han disputado cinco ediciones hasta el momento, y las distancias habituales van desde los 27 kilómetros de la prueba larga a los 15 de la mediana y 8 en la corta; además, se organiza una andada de 14 kilómetros por los alrededores.

El cuidado en los detalles pone la diferencia con respecto a otras pruebas; más allá de los obsequios de productos comarcales, la prueba se rodea de actividades de fomento deportivo y de amor a la naturaleza para toda la familia, y no falta la comida popular a la conclusión de la jornada para que todos los jabatos y jabatas que hayan participado.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es Extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión