Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

El convento de Gotor y los castillos del Aranda, más vivos que nunca

Para dar a conocer sus principales enclaves, se ofrecen visitas teatralizadas al castillo de Jarque, Mesones e Illueca, además de al citado cenobio.

El castillo de Jarque de Moncayo fue rehabilitado entre 2017 y 2019.
El castillo de Jarque de Moncayo fue rehabilitado entre 2017 y 2019.
Ministerio de Cultura

El convento de Gotor, el castillo de Mesones de Isuela, el de Illueca y el de Jarque de Moncayo cobran vida para dar a conocer su historia a los visitantes. Desde mediados de agosto y hasta principios de septiembre, se ofrecen visitas teatralizadas en los principales enclaves arquitectónicos de la comarca del Aranda.

A la propuesta, que se desarrolla con gran éxito desde hace varios años, se ha sumado en esta ocasión el castillo de Jarque. La fortaleza fue reabierta al público en 2019, tras dos años de trabajos de rehabilitación en las almenas y la puerta de entrada. El conjunto fue construido a mediados del siglo XIV por Lope Fernández de Luna. Hasta el año 1382 perteneció a la familia de los Fernández de Luna y, más tarde, pasó a manos de los Urrea y de los condes de Aranda.

El monumento fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1949 y es una construcción única en España por su forma trapezoidal. Para conocerlo de cerca y desde un punto de vista diferente, el sábado 21 de agosto y el 4 de septiembre se organizan sendas visitas teatralizadas. Son a las 11.30 y, si solo se realiza una visita, el precio es de 5 euros. También se han sacado bonos de dos (8 euros), tres (12 euros) y cuatro accesos (15 euros), para hacer más económica la actividad.

En todas las citas, un actor interpreta una obra de teatro escrita en exclusiva para la ocasión y para el monumento en cuestión. La trama desarrollada está relacionada con la historia del municipio y, para algunas escenas, habrá acompañamiento musical con un instrumento antiguo. Mientras tanto, un guía especializado explica el contenido artístico de las distintas estancias y espacios.

Esta misma dinámica se seguirá tanto en el castillo de Jarque como en el vecino de Mesones de Isuela. También conocido como castillo de los Luna, es uno de los castillos-palacio de señorío más destacables de Aragón. La estructura actual data del siglo XIV, tras la reforma llevada a cabo por Lope Fernández de Luna, pero según los historiadores, su origen como fortificación es anterior, remontándose a tiempos de Ramiro I el Monje, en el siglo XII.

Castillo-Palacio del Papa Luna en Illueca
Castillo-Palacio del Papa Luna en Illueca
Heraldo.es

Las visitas teatralizadas previstas para este espacio son los días 21 y 28 de agosto y el 4 de septiembre, a las 18.00. Cuatro oportunidades para acercarse desde otro punto de vista a este complejo fortificado construido en piedra caliza y flanqueado por seis torres de planta circular.

El castillo-palacio de Illueca, más conocido como el del Papa Luna, es la tercera gran obra del siglo XIV en la comarca del Aranda. Su nombre se debe a que el conjunto fue lugar de residencia de la familia de los Lunas, y en él nació Benedicto XIII, más conocido como el Papa Luna. Tras varias fases de construcción desde el siglo XIV hasta el XVII, hoy se puede admirar un imponente conjunto, situado en lo alto de Illueca. En la fortaleza se pueden apreciar varios estilos arquitectónicos, entre ellos el mudéjar.

De su interior destacan la Sala Dorada, también conocida como el Salón del Protocolo, o la alcoba privada de Pedro Martínez de Luna (el nombre secular del Papa Luna). Estas y otras estancias se podrán conocer de cerca en las visitas teatralizadas nocturnas programadas para los viernes 20 y 27 de agosto, así como el 3 de septiembre, a las 23.00.

Convento dominico de la Consolación, en Gotor
Convento dominico de la Consolación, en Gotor
Ayto. Gotor

Aunque predominan los castillos, en el Aranda hay otros monumentos que también forman parte de su patrimonio. Es el caso del convento de Gotor, incluido también en este programa de visitas teatralizadas de verano. De la orden de los Dominicos, el cenobio se sitúa a las afueras de la localidad, en el solar que ocupaba un antiguo castillo medieval. Como el resto de grandes enclaves de la comarca, fue levantado en el siglo XVI, también bajo la orden de la familia Luna. En concreto, fue Miguel Martínez de Luna, conde de Gotor, quien mandó construirlo como panteón familiar.

Hasta el siglo XIX fue custodiado por la Orden de Santo Domingo y hoy en día ha trascendido como un conjunto conventual de grandes dimensiones. Está construido en piedra y es de planta rectangular, con una iglesia y un claustro. Como sucedía en algunas construcciones de este tipo en épocas más virulentas, todo el conjunto arquitectónico estuvo rodeado por una cerca con cierto carácter defensivo, que rodeaba todo el convento, incluyendo incluso un molino de aceite, que actualmente no se conserva.

Todos los rincones y las anécdotas menos conocidas sobre el Convento Dominico de la Consolación de Gotor se desvelarán los sábados 14 y 28 de agosto, a las 12.30, a través de dos visitas teatralizadas.

Especialmente en tiempos de pandemia, para acudir a cualquiera de estas citas es obligatorio realizar una reserva previa de plaza. De esta manera se asegura la disponibilidad, ya que en las circunstancias actuales los aforos son todavía reducidos. Para no quedarse sin hueco, hay que ponerse en contacto con las oficinas de turismo de Illueca y, una vez reservada la plaza, pasar a recoger las entradas al menos 15 minutos antes del comienzo de cada pase.

Independientemente de este programa especial de pases, todos estos puntos de interés turístico de la comarca del Aranda se pueden visitar durante todo el año con visitas guiadas. Toda la información, precios, horarios y fechas, se puede consultar en la web comarcal.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión