Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Ecostean, parnaso aceitero del Somontano

Esta firma familiar asentada en Costean lleva algo más de dos décadas trabajando el virgen extra ecológico, y ha diversificado mucho su catálogo

Para llegar a Costean hay que marcarse una sucesión de quiebros y requiebros, con el premio al final; un pueblo entre barrancos, esculpido sobre roca, que brinda una serie de singularidades nutritivas para el cuerpo y el espíritu. Parte clave de esa oferta es, sin duda, Ecostean, lustroso empeño familiar de los hermanos Domínguez, que ha puesto al pueblo en un lugar preferencial dentro del mapa aceitero aragonés.

Carlos Juan Domínguez comparte con su hermano Luis el día a día de Ecostean. “Nosotros crecimos en Zaragoza, pero tenemos raíces aquí por la vía materna. En 1995, mi hermano empezó a atender olivos como hobby de fin de semana aquí, en tierras que había heredado mi madre. Poco a poco empezó con el aceite, simplemente con fines domésticos. Viendo que la agricultura ecológica era una posibilidad interesante, hablamos de empezar más en serio. Yo andaba de Erasmus en Inglaterra y vi que allá funcionaba bien el producto ecológico, era presente más que apuesta de futuro, y quisimos adelantarnos aquí. Nadie hacía aceite ecológico en aquél momento por esta zona; fuimos marcándonos retos, empezando por la certificación, claro. La primera campaña completa que hicimos fue la de 1999-2000”.

En el Somontano hay 19 variedades de aceituna, de las cuales Ecostean trabaja seis. “Normalmente empezamos muy pronto a recoger, y este año ha sido especialmente tempranero. Comenzamos el 10 de octubre y terminamos justo antes de Navidad. Se trata de una cosecha histórica en cantidad y calidad, en toda la zona ha ido de maravilla. El tiempo ha acompañado, la verdad, porque solo llovió un día desde que empezamos la recolección. Por otra parte, con los nuevos métodos, todo es más sencillo; los árboles sufren menos. Además, ha venido mucha más gente a trabajar que en otras campañas; veníamos necesitando nuevos olivicultores”.

Ecostean hace aceite de oliva virgen extra con el marchamo ecológico, es su enseña, pero la apuesta no se queda ahí. En el amplio espacio expositor y de tienda que tienen junto a la almazara no queda sino asombrarse con la variedad de la oferta “También trabajamos el oliva virgen extra normal convencional y aceites de más de 40 sabores, desde orégano a perejil, albahaca, ajo, ahumado, con tomate, una línea oriental… hemos trabajado estas variedades con cocineros de la zona, como Javi Matinero del restaurante Trasiego de Barbastro, Óscar Salazar de Bodegas Sommos, Jorge Zanuy de Brasa y Birra en Pozán de Vero... el de huevo frito que hemos hecho con los chicos del Callizo de Aínsa, que este año andan de celebración con su estrella Michelín... nosotros también celebramos mucho ese reconocimiento, sin duda lo merecen”.

En Ecostean hay otros productos la mar de curiosos, como té de oliva con menta (de un sabor increíble y propiedades muy beneficiosas para la saludo) o jabón para barbas Barbastrow, una apuesta que honra al propio Carlos Juan. “El aceite es una fuente de inspiración más allá de sus propiedades alimenticias. Nuestra idea –concluye Carlos Juan– es seguir trabajando productos nuevos, sin descuidar la línea más clásica. Y que os guste, claro”.

Vídeo de Costean en 'Aragón es extraordinario'

Un pueblo asentado sobre roca y perfilado entre dos barrancos

Está claro que una visita perfecta a Costean debe incluir una cata de aceites en Ecostean, pero el pueblo tiene más alicientes para la visita. Por ejemplo, la majestuosa iglesia de Santiago, asentada sobre roca en la parte baja, y restaurada recientemente. Tiene un entusiasta monaguillo de 92 años, Ramiro Olivera, que se casó con una señora de Costean; volvieron de Barcelona al jubilarse. Se celebra San Fabián en enero, y San Lorenzo es el patrón.

Mari Carmen Martínez, concejal del ayuntamiento de Hoz y Costean y trabajadora social radicada en Costean, detalla la fisonomía e idiosincrasia del pueblo. “Estamos entre dos barrancos, una disposición curiosa. Al que le gusta caminar e ir en bici tiene aquí un lugar espectacular, y además pasa por aquí la ruta jacobea del camino de Santiago pasa por la calle Mayor”.

El pueblo tiene el punto misterioso de los lugares bonitos y no demasiado populares. “Estamos muy cerca de Barbastro, pero somos bastante desconocidos, además, andamos medio escondidos, no estamos en las rutas turísticas habituales. Fuimos señorío de Villahermosa hasta la desamortización de Mendizábal; se conservan ciertos elementos de arquitectura tradicional, y estamos rodeados de olivares antiguos. La forja es otro fuerte de muchos edificios locales; también hay bodegas en los bajos de las casas, que queremos recuperar. Tenemos dos fuentes del XVIII rehabilitadas, la Botillera y la fuente de Arriba”, explica Mari Carmen. “Aquí viven pocas personas, pero hay llegado gente de mucho sitios: argentinos, escoceses, franceses, moldavos, catalanes, un par de madrileños, también unos cuantos zaragozanos en los últimos años... y no estamos inscritos en esos programas de repoblación, este fenómeno ha sido algo espontáneo”.

La bodega de Montesa con vino de ánfora y ginebra Cabecita Loca

José Pablo Ballabriga es el socio fundador de la bodega Montessa Vinos y Viñas, con 15 años de trayectoria en venta a granel. La bodega suministra al enólogo y artesano alimentario Víctor Clavería, que ha creado varias marcas; el vino Retorno ha tenido una muy buena aceptación, al igual que el Zinca D’Ánfora, el Zinca D’Odre o el Zinca Bin de Ric, variedades que llaman poderosamente la atención en mercados locales y nacionales. Con el amparo de la firma Binomio Vinos de Clavería, la última novedad ha sido la ginebra Cabecita Loca, de gama alta, que salió hace algo más de un año al mercado. “Víctor –explica José Pablo– también hace vermú y sangría con la misma marca, la movemos por toda España y también se exporta. La nuestra es zona de vinos, hay mucha competencia y somos pequeñitos, pero estos otros productos han encontrado su nicho en el sector”.

COSTEAN

Comarca. Somontano de Barbastro. Pertenece al municipio de Hoz y Costean, que también incluye Montesa y Salinas de Hoz

Cómo llegar. Desde de Huesca, su capital de provincia, hay 65 kilómetros por la A-22 y la N-123 desde Barbastro, con desvío a destino.

Yoga, Tai-Chi y relax. Carol y Manel fundaron Casa Marco hace 16 años en Costean. Además de ser alojamiento rural, es lugar de retiro y destino para clases de Chi-Kung y Tai–Chi, así como de otras disciplinas orientales.

Hostelería. El centro social y salón de actos del ayuntamiento funciona también como bar para los vecinos. Hay cafetería en el Molino Antiguo.

Fiestas. Las menores son el 20 de enero por San Fabián, y las mayores el 10 de agosto (San Lorenzo).

Antiguo convento agustino de Los Arcos. En la actualidad quedan vestigios del zócalo y parte del alzado de un muro de la ermita, además de restos de un aljibe. De origen medieval, esa ermita se convirtió en convento a finales del siglo XVI.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios