Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Hoz de Barbastro y Salinas de Hoz, miradores del Somontano

A estas dos de las cuatro localidades que forman el municipio de Hoz y Costean les une el rasgo de su altura, que facilita unas vistas de fábula

Dicen que mirar de arriba abajo denota una actitud de superioridad, no siempre sana, pero eso solamente ocurre cuando lo hace una persona con otra. Cuando la mirada es desde lo alto, hacia una amplia extensión de tierra y con la sonrisa por bandera, el asunto va de admiración, de gozo. Algo saben de esa sensación en Hoz de Barbastro y Salinas de Hoz, dos de las cuatro localidades que forman parte del municipio de Hoz y Costean. Hoy toca desgranar las bondades de ambas: Costean y Montesa estarán otro día bajo la lupa. El despoblado de Guardia, sin habitantes desde hace casi medio siglo, sufrió además un aparatoso incendio hace año y medio.

Juan José Millaruelo es el alcalde de Hoz desde hace más de un cuarto de siglo. Miguel Ángel Almazor, ganadero y productor de vino, aceite y almendras (todo ecológico) es además el presidente de la Asociación Cultural La Paloma. Antonio Barrio, alguacil del pueblo, se suma a la charla en el bar de Hoz. “El nuestro es un pueblo bonito y unido –explica Juanjo– y la camaradería entre los vecinos es lo mejor que hay. Los de siempre y los nuevos; por ejemplo, hay unos ciudadanos holandeses que se asentaron hace tiempo y se han integrado muy bien.

Salinas, por su parte, es un hermoso pueblo enmarcado en una ladera, cuenta con el Hotel La Sal, antiguo caserón remodelado con horno de pan, una prensa de aceite y bodega de 150 años de antigüedad. Tiene restaurante excavado en la roca, con terraza panorámica. El antiguo salinar del pueblo, ligado a la fuente La Rica, fue clave en el pasado.

Juanjo presume de las vistas de Hoz, y no olvida las de Salinas. “Son preciosas; estamos en lo más alto del Somontano, y desde el mirador de Hoz junto a la iglesia, en el antiguo castillo, se ve todo el Somontano, el Cinca Medio y el Pirineo muy nítido, tenemos mucha suerte. También puedes ver detalles bonitos de Hoz, como un tejar bien conservado a un kilómetro del pueblo, y varios hornos de cal; Hoz era un punto fundamental en este sector dentro de la zona.Salinas es otra maravilla, un remanso de paz donde es fácil quedarse extasiado con lo que se abre ante tus ojos”.

Juanjo está agradecido a los latacines ­–gentilicio local– que han apostado por emprender en el pueblo. “Con gente como Miguel Ángel y Manolo Almazor, o Jesús Arasanz que está plantando 100 hectáreas de viña, los de Semenporc o el aceite de Costean, se crea trabajo en el pueblo y más gente se plantea venir aquí”.

Antonio apunta que el entorno natural es un imán poderoso. “Hay varias fuentes bonitas en el municipio; Las Barracas es otra visita fantástica. Vienen muchas bicis de montaña, también motos que suben a hacer cross”. Juanjo apunta un detalle esperanzador. “Va llegando gente desde el tema de la pandemia, poco a poco, pero confío en que se asiente más población; en los últimos meses se han vendido dos casas”.

La restauración de la iglesia de Santa María Magdalena lleva un tiempo aprobada, aunque la pandemia paró las obras. Tiene un coste de 160.000 euros, que se financiará entre el obispado y donaciones de vecinos. De entre las fuentes citadas destaca la de Santa Ana, con vestigios del siglo XVI, así como una cruz dedicada a San Pedro Mártir, a la que se va en romería.

El apellido Almazor suena a buen vino, gran cordero y zaragocismo

Miguel Ángel Almazor es uno de esos emprendedores a la antigua usanza: listo como el hambre, asertivo y entusiasta. Acumula el saber de muchas generaciones y la pujanza de quien mantiene intactas las fuerzas y las ideas. Desde su papel rector en la Asociación Cultural La Paloma, se encarga de agitar todo tipo de iniciativas en ese y otros ámbitos, ya que el carácter cultural también se extiende, por ejemplo, al terreno de las alternativas turísticas. “Hacemos cosas entre varios para traer gente al pueblo de visita; unos cuantos empresarios de la zona, como los aceiteros de Costean y los de la bodega de Montesa, además de nosotros, vamos habitualmente a ferias en Francia, y allí hemos hecho contactos para armar en el municipio una serie de visitas”.

Miguel Ángel aterriza la idea. “A ver, aquí hay una flora tremenda, tenemos los chinebros (enebros en aragonés), robles gigantes, olivos centenarios y casi milenarios... estos árboles están en lugares privilegiados, y dan para una ruta. Tenemos los caminos ecuestres, y aquí también hay piedra seca, como en el Maestrazgo, aunque la fama se la lleva la de allá. Este año había ya un plan claro, pero se paró con la primera llegada organizada de visitantes, porque estuvimos en Francia la semana anterior al estado de alarma y quedamos con varios amigos franceses, una treintena; luego pasó lo que pasó. Lo retomaremos cuando sea posible. Y lo mismo para gente de casa, de la zona, que se sorprenden cuando vienen. Es el momento para que nuestros propios vecinos aprecien lo que tienen al lado, y lo mismo nosotros, claro”.

El fútbol como pasión

Miguel Ángel es el presidente de la Peña Zaragocista Andoni Cedrún de Barbastro. Dentro del zaragocismo a ultranza es una de las voces respetadas y apreciadas, y es de los que aparece a muchos partidos con productos de la tierra. “Cuando llevo tomate rosa y vino, a más de uno se le alegra el ánimo –ríe– aunque llevamos unos años duros. Con esa excusa del fútbol ya traje una vez a 500 personas en una matacía hace años. Recuerdo que los llevamos a un punto geodésico que tenemos en la parte alta, más allá del mirador, y se quedaron impresionados. Aquí se está de maravilla”.

Junto a su hermano Manolo, Miguel Ángel ha apostado por lo ecológico en toda su producción, con la lógica excepción del porcino. “Hacemos almendras, cereal, oliva, incluso cordero ecológicos, y también vino desde hace unos años con la marca Almazor, estamos en la D.O. Somontano de Barbastro”. Al cordero le han dado premios, y se ha ganado los piropos del mismísimo personal de Can Roca.

Además de unas instalaciones más amplias en las afueras del pueblo, los Almazor tienen una bodega antigua en la casa familiar, con un gran trujal. “En mi familia llegaron a hacer 150.000 litros en alguna cosecha. Aquí también tenemos un viejo depósito de aceite. Hemos trabajado toda la vida, y la idea es seguir haciéndolo aquí en el pueblo, porque creemos que esta suerte de ser de aquí hay que aprovecharla”.

Hoz: dos barrios y un pueblo en torno al antiguo castillo medieval

El pueblo de Hoz se enmarca en el contexto de la arquitectura popular del Somontano, aunque tiene la particularidad de que sus casas (cercanas al centenar) mantengan una rica heterogeneidad en el aspecto formal. Hay dos barrios marcados por la disparidad de alturas sobre el nivel de la carretera: el alto y el bajo, aunque ambos fueron construidos con el mismo eje referencial, el castillo del medievo que presidía la población. Hay bar y centro social, biblioteca, peluquería y médico. En cuanto a la población de Hoz, ronda las 70 personas durante el año, algo más de la mitad del municipio completo, que tiene en Costean al segundo núcleo con más habitantes. En cuanto a Salinas, apenas viven cuatro personas el año entero, con el hotel La Sal (actualmente en barbecho debido a las circunstancias, según reza en su página web) como principal referente de actividad.

HOZ DE BARBASTRO y SALINAS DE HOZ

Comarca. Somontano de Barbastro. El municipio al que pertenece este pueblo es Hoz y Costean, y está compuesto por Hoz de Barbastro, Salinas de Barbastro, Costean y Montesa.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 66 kilómetros por la A-22 hasta Barbastro y la HU-V-3532 hasta Hoz.

Obras de la Iglesia. El principal objetivo es la sustitución del tejado de uralita por una nueva techumbre de teja árabe; también se va a acometer la restauración completa del pórtico.

Las vistas desde las alturas. Desde el mirador de Hoz se puede admirar paisaje en las cuatro direcciones. Al norte se ve la sierra de Salinas; al oeste, la Candelera; al este, la Carrodilla, y al sur la llanura de Barbastro.

Fiestas. Las mayores en Hoz son el 16 de julio (la Virgen del Carmen) y seis días después llega Santa María Magdalena. El 17 de enero se celebra San Antonio Abad, y el 29 de abril San Pedro Mártir, con romería a la cruz. En Salinas: San Marcos, el 25 de abril.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios