Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Aquí hay ciencia

Desde Australia hasta Ecuador, las ballenas jorobadas interpretan una misma canción

Los biólogos marinos hace tiempo que estudian la evolución de los cantos de las ballenas jorobadas y su intercambio, considerado como una forma de transmisión cultural.

Grupo de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae)
Grupo de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae)
Sylke Rohrlach

La cultura es una característica inseparable de las sociedades humanas, les da forma y las cohesiona. Sin embargo, la cultura entendida como el aprendizaje de información o de comportamientos dentro de una comunidad no es una facultad exclusiva de nuestra especie. También se observa en otros grupos de mamíferos, entre ellos en los primates, las ratas y los cetáceos, e incluso en algunas especies de pájaros y de peces.

En los cetáceos, uno de los ejemplos más sorprendentes de transmisión cultural son los cantos de las ballenas jorobadas o yubartas (Megaptera novaeangliae). Un estudio publicado a finales de agosto muestra que los cantos de las ballenas jorobadas se transmiten de punta a punta del océano Pacífico, a través de las distintas poblaciones de estos rorcuales.

Las yubartas pasan el verano alimentándose en latitudes altas (cercanas a la Antártida) y, después del verano, emprenden largas migraciones hacia sus áreas de reproducción donde descansan durante el invierno, se aparean y dan a luz. Cada población de ballenas jorobadas pasa el invierno en un mismo lugar.

Tanto hembras como machos se comunican dentro del grupo mediante sonidos, pero únicamente los machos adultos interpretan unos cantos estereotipados y repetitivos, principalmente cuando se encuentran en las zonas invernales de reproducción y también durante la migración.

Cantos en evolución

Los científicos han estudiado la compleja estructura de los cantos de las ballenas jorobadas. Los machos emiten vocalizaciones o sonidos cortos, que los investigadores denominan 'unidades'. Distintas unidades se combinan para formar 'frases' y múltiples frases forman un 'tema'. Por último, varios temas interpretados en un orden específico configuran un canto (o canción), que puede durar entre cinco minutos y media hora. Según su estructura y el orden de los temas que las conforman, los científicos distinguen distintos tipos de canciones. Cuando los cantos se repiten, los científicos hablan de 'sesiones de canciones' que pueden durar incluso varias horas.

No se conoce a ciencia cierta la función de los cantos de las ballenas jorobadas, aunque se han relacionado con el éxito reproductivo de los machos. Se especula que podrían servir para atraer a las hembras durante el apareamiento. También que se emplearían para interactuar con otros machos, o que serían una señal formada por varios mensajes.

Cada temporada, los machos de una población reproductora suelen cantar una misma canción que, de forma lenta y sucesiva, se va modificando año tras año. Los científicos hablan de “evolución cultural progresiva” para describir este tipo de cambios paulatinos. Los machos van adornando la melodía añadiendo, eliminando o sustituyendo elementos y también copian florituras de otros machos. De esta forma, a través del aprendizaje entre congéneres una canción evoluciona gradualmente durante varios períodos de apareamiento hasta convertirse en una nueva melodía.

También existen casos en los que se produce una 'revolución cultural' y el canto de los machos de un grupo es sustituido completamente por uno nuevo procedente de un grupo de ballenas cercano. Este fenómeno se observó por primera vez hace veinte años en las ballenas jorobadas de Australia. Un canto particular detectado inicialmente en la población de la costa oeste del continente terminó por ser interpretado, dos años después, por las ballenas del este.

Años más tarde, se rastreó la transmisión de un canto detectado en el este de Australia a través de múltiples poblaciones reproductoras de ballenas jorobadas hasta llegar a la población de estos rorcuales en la Polinesia Francesa. En un lapso de tiempo de dos años, de 2003 a 2005, había recorrido 6.000 kilómetros.

Un largo viaje

Ahora, biólogos marinos de la Universidad de Saint Andrews, en el Reino Unido, liderados por Ellen C. Garland y sus colaboradores de la Universidad San Francisco de Quito, en Ecuador, han observado que las revoluciones culturales en los cantos de las ballenas jorobadas no se detienen en la Polinesia Francesa, sino que siguen su viaje hasta América del Sur, donde los nuevos cantos terminan siendo adoptados por las ballenas de la costa de Ecuador.

Durante tres años, entre 2016 y 2018, el equipo dirigido por Garland grabó los cantos de las ballenas jorobadas en Ecuador y en la Polinesia Francesa con micrófonos submarinos, y pudo observar que mientras en 2016 y 2017 las dos poblaciones interpretaban canciones diferentes, en 2018, las ballenas de Ecuador empezaron a introducir temas de los cantos de los rorcuales de la Polinesia.

Según el estudio, existe un flujo de información unidireccional hacia el este de más de 14.000 kilómetros a través del cual se propagan estas ‘revoluciones culturales’. La conexión entre las distintas poblaciones de ballenas jorobadas en las áreas reproductoras de la costa este de Australia con las de la Polinesia Francesa y de estas con las de la costa de Ecuador, facilitaría el intercambio de los nuevos ‘hits’.

La transmisión de los cantos de las ballenas incluso podría tener un mayor alcance y abarcar todo el hemisferio sur. Según recoge el ‘New York Times’, Elena Schall, investigadora del Instituto Alfred Wegener de Bremerhaven, en Alemania, ha grabado cantos en las poblaciones de ballenas de las costas de Brasil y de Sudáfrica que anteriormente se habían detectado en ballenas del Ecuador.

Si el flujo abarcase todo el hemisferio sur, cuando los cantos llegasen otra vez a Australia cerrando el círculo, probablemente se habrían modificado tanto que serían nuevos cantos.

Se cree que el intercambio cultural tiene lugar cuando las ballenas migran hacia las áreas de alimentación próximas a la Antártida. Durante el viaje, el macho de un grupo podría entera que más tarde compartiría con el resto de machos de su grupo. entrar en contacto con los de otro y tomar prestado un tema de una canción o la canción 

No obstante, quedan todavía muchos interrogantes por resolver. Por ejemplo, por qué se produce el intercambio de nuevos cantos o por qué el flujo de información ocurre en dirección este. 

Si los cantos tuvieran la función de atraer a las hembras, como sucede en los pájaros cantores, un macho interpretando una nueva melodía podría sobresalir del resto, que solo modifican la melodía con pequeñas florituras. 

En cuanto a la dirección del flujo, se baraja como responsable a la corriente circumpolar antártica, que discurre de oeste a este alrededor de la Antártida. O también que los intercambios sucederían entre poblaciones de gran tamaño y otras más pequeñas, y podrían iniciarse en la gran población de ballenas cercana a Australia.

Queda por estudiar el alcance de este fenómeno en otras especies de ballenas. Según los autores, este estudio puede arrojar luz sobre los mecanismos involucrados en el aprendizaje social y la evolución cultural en animales que van desde los peces hasta otras especies de cetáceos e incluso los humanos.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de ciencia

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión