Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Las princesas adolescentes europeas, nuevas protagonistas de las agendas reales

Leonor en España, Ingrid Alexandra en Noruega y Amalia en Países Bajos dan los primeros pasos en sus nuevas responsabilidades.

La princesa Leonor, en un acto celebrado el pasado mes de marzo.
La princesa Leonor, en un acto celebrado el pasado mes de marzo.
Casa Real

En Europa hay una generación de princesas adolescentes que comienzan a cobrar protagonismo. Estrenan sus primeros zapatos de tacón y aparecen en público con algo de maquillaje, pero, sobre todo, empiezan a dar los primeros pasos hacia su futuro como representantes de su pueblo y muestran de manera independiente su formación y su carácter a partes iguales. La princesa Leonor es una de ellas y como tal, cada vez tiene más preponderancia en la agenda de la Casa Real tanto con actos junto a sus padres y su hermana como en solitario. Esta semana la hemos podido ver recibiendo en Zarzuela al a una veintena de estudiantes de los Colegios del Mundo Unido, institución a la que pertenece el Atlantic College de Gales, centro en el que la joven iniciará sus estudios a finales de agosto en Gales. También ha participado, junto a su hermana Sofía, en la campaña Un árbol por Europa, en la que han plantado cinco hayas y un tejo en el espacio natural protegido del Hayedo de Montejo en la comunidad de Madrid.

Desde que tomara la palabra por primera vez en público, en octubre de 2018, cuando participó en la lectura oficial de la Constitución organizada por el Gobierno en la sede del Instituto Cervantes, se la ha podido escuchar hablar en diferentes idiomas, dirigirse a sus iguales pero también a las instituciones y participar en actos solemnes e informales. Citas todas en la que ha recibido multitud de alabanzas y gracias a las que comienza a convertirse en un referente igual que sucede con otras princesas europeas de su edad.

Ese es el caso de Amalia de Países Bajos, de 17 años, hija mayor de los reyes Guillermo y Máxima. La joven, que cumplirá los 18 años en diciembre, renunció el pasado junio a su asignación de 25.000 euros mensuales hasta que finalice sus estudios. Un gesto muy bien recibido por la población que como el resto del mundo está viviendo las consecuencias de la crisis del coronavirus. Por entonces informaba con una nota manuscrita de que se sentía "incómoda mientras tenga poco que ofrecer a cambio, cuando hay otros estudiantes que lo están pasando mal; sobre todo por la incertidumbre de la pandemia". La joven ha sido además víctima de acoso y de comentarios por su imagen física desde los 13 años.

Ingrid Alexandra de Noruega, también de 17 años y ahijada del rey Felipe VI, es la nieta de los reyes Harald y Sonia, segunda en la línea de sucesión tras su padre, el príncipe Haakon. Su madre, Mette-Marit está aquejada de fibrosis pulmonar, lo que la ha apartado considerablemente de la agenda pública, y es la joven princesa la que parece estar tomando el relevo. La avanzada edad de sus abuelos y la mayoría de edad que cumplirá en enero de próximo año apuntan a que sus responsabilidades se irán incrementando en breve. Surfista, tímida y natural, ha resultado un refuerzo para la corona noruega a pesar de algunos traspiés en sus intervenciones públicas, como el día que confesó en una entrevista que había dejado de llamar sirvientes a los trabajadores de palacio cuando ellos mismos le informaron de que no les gustaba que se les llamara así.

Se quedan fuera de esta categoría Estelle de Suecia, de tan solo 9 años, y Elisabeth de Bélgica, duquesa de Brabante, ya de 19 años (cumplirá 20 en octubre) que está recibiendo formación castrense.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión