Sociedad
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

Covid-19

La aceptación social de la vacuna evoluciona: disminuyen los reticentes

Estudian la evolución de la actitud de la sociedad ante las vacunas contra la covid-19.

Campaña de vacunación contra la covid-19
Campaña de vacunación contra la covid-19

Al tiempo que algunos se saltan el protocolo para vacunarse antes de hora, otros recelan. La vacunación es voluntaria y, en las residencias aragonesas, casi el 85% de los trabajadores lo ha hecho. En el porcentaje restante hay miedos y rechazo. Desde la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), están estudiando la percepción social ante las vacunas. En un par de semanas tendrán los últimos datos, pero el profesor de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid Josep Lobera, director científico del estudio de FECYT sobre la Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología en España, miembro del Grupo de Técnico de Estrategia de Vacunación covid-19 del Ministerio de Sanidad destaca el "amplio espectro de aceptación entre la población española" y avanza que "ahora la proporción de personas que tienen reticencias importantes ha caído bastante"

"Tenemos datos de cómo ha ido evolucionando la aceptación de la vacuna durante 2020 y ahora en enero de 2021: desde el principio había algo más de un tercio dispuesto a ponérsela inmediatamente, pero había otro tercio con unas reticencias bastante elevadas y, en medio, un amplio rango de personas con dudas y preferencia por esperar a ver qué ocurría –señala–. Después del verano y las movilizaciones contra las mascarillas y las vacunas, aumentó significativamente la proporción de personas con dudas. Pero a partir de la aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento y la puesta en marcha del programa de vacunación, esas dudas y esas reticencias han disminuido significativamente".

¿Qué motiva los recelos?

 "Hay desde unas posiciones muy desconfiadas hacia la industria farmacéutica, y que en ningún caso se van a querer vacunar –indica–, hasta, en el otro extremo de las dudas, personas que confían en las vacunas, pero que piensan que este proceso de investigación concreto ha sido muy acelerado y que se necesitan más pruebas para poder ver si existe algún efecto negativo a medio plazo".

En cuanto al perfil, "hay algo más de reticencia entre las mujeres y entre los jóvenes. También entre las personas que tienen una percepción de riesgo menor de la enfermedad y que perciben su salud como muy buena. También entre quienes desconfían de las vacunas en general y aquellos que tienen una mentalidad conspirativa". 

Poco tiene que ver aquí una actitud antivacunas. "El 85% de los españoles piensa que las vacunas son efectivas para prevenir las enfermedades infecciosas, el mismo porcentaje que los socios europeos", resalta Enrique Bernal, investigador del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud que colabora con el Observatorio de Sistemas y Políticas de la OMS en Europa y asesora a la Consejería de Sanidad. 

"En términos generales, los europeos pensamos que su seguridad es evaluada rigurosamente (80%) . Pero al mismo tiempo, el 50% de los europeos creemos que las vacunas tienen importantes efectos adversos. Esta actitud general para cualquier tipo de vacuna, no se traduce en deseo de vacunarse cuando se les pregunta por la vacuna contra el coronavirus. Entre un 62% en Francia y un 79% en Reino Unido están dispuestos a vacunarse contra la covid; los indecisos oscilan entre un 12% en Dinamarca y casi un 30% en Francia –afirma–. En España, un reciente estudio del CIS muestra que el 68% de los españoles sería favorable a recibir la vacuna, mostrando reticencias a recibirla un 23%". Y Lobera apunta que "los datos que tenemos en las últimas semanas de Canadá y Francia –un país muy reticente–, muestran que también en esos países se está reduciendo la reticencia a la vacunación contra la covid-19".

Y, aunque "los estudios muestran que casi la mitad de la población preferiría que la vacuna fuera obligatoria –revela Lobera–, esto es algo que la mayor parte de países desean evitar, porque las estrategias basadas en escuchar las reticencias y abordarlas con información transparente, con un marco en el que se explica por qué es importante vacunarse y por qué tiene una repercusión favorable no solo en las personas que se vacunen, sino también en sus familias, en sus entornos laborales, en la economía y en la salud de la sociedad en general, suelen tener resultados más positivos para todos".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión