Despliega el menú
Sociedad

FUNDACIóN ILUMINÁFRICA

"Quiero contribuir a que en un futuro la primavera llegue al Chad"

Guiradoumadje Ndingadal está al frente del Hospital de Saint-Joseph de Bébédjia y colabora con la Fundación Ilumináfrica dando soporte técnico a las expediciones, entre otras funciones. 

Guiradoumadje Ndingadal, Samuel, director del Hospital Saint-Joseph de Bébédjia.
Guiradoumadje Ndingadal, director del Hospital Saint-Joseph de Bébédjia.
Fundación Ilumináfrica

Solo tres países de todo el continente africano, Libia, Islas Mauricio y Túnez, tienen un médico para cada mil personas y el personal sanitario de todo el continente representa un 3% del total del mundo. Unas cifras muy escasas si se tiene en cuenta que la región de África subsahariana soporta el 24% del peso mundial de las enfermedades, entre ellas el VIH, la malaria o la tuberculosis.

Ante este panorama, Guiradoumadje Ndingadal, hoy director del Hospital Saint-Joseph de Bébédjia (Chad), tenía claro por qué no debía abandonar Chad, su país de nacimiento: “Me formé en la Universidad de Njamena en Administración de Empresas y Ofimática, continué estudiando dos años en Douala en Gestión Empresarial y pasé otros dos años y medio en Togo, donde me especialicé en el campo de la gestión hospitalaria. Podría haberme marchado del Chad a otros países más desarrollados y con más ingresos económicos, como hacen otros compatriotas que se marchan de aquí por los bajos sueldos y las graves dificultades, pero no podía darle la espalda a mi país”, explica el director del centro. “El Chad me necesita, he puesto toda mi aprendizaje a disposición de mi gente para evitar cortar esta herida abierta que es la fuga de universitarios y conseguir sacarlo de este terrible pozo”, añade. 

En el centro hospitalario que Ndingadal dirige, la Fundación Ilumináfrica, entidad aragonesa que realiza expediciones al Chad para contribuir a que las personas de los países en vías de desarrollo con déficits visuales evitables o tratables y sin recursos económicos tengan acceso a una atención visual de calidad, presta su servicio. "La contribución de Ilumináfrica a nuestro hospital y a nuestra región es vital y muy necesaria", explica. "Nos da soporte técnico sobre el terreno a través de las expediciones para la atención oftalmológica, trae materiales biomédicos oftalmológicos y forma a los profesionales de aquí que están en el servicio de la óptica. Además, el apoyo de recursos humanos que nos brindan con los cooperantes voluntarios que pasan aquí unos meses es fundamental para nosotros."

Para el director, la ayuda que reciben de Ilumináfrica es un granito más que aporta mucho a su causa: "Quiero luchar por la tierra que me vio nacer y contribuir a que en un futuro llegue la primavera al Chad", concluye. 

- Participa en el VI Concurso de Microrrelatos solidarios de Ilumináfrica

Etiquetas
Comentarios