Despliega el menú
Sociedad

fundación ilumináfrica

"Como médico rural, se tiene una preparación ideal para colaborar en cualquier región de África"

El médico Manuel Millán ha viajado en dos ocasiones al Chad para colaborar junto a la Fundación Ilumináfrica.

El maellano Manuel Millán durante su expedición en el Chad.
El maellano Manuel Millán durante su expedición en el Chad.
Fundación Ilumináfrica

Uno de los motivos que llevó al maellano Manuel Millán a jubilarse hace ya más de cuatro años fue poder viajar a otros países como médico voluntario. Tras ejercer durante 36 años como facultativo rural en la provincia de Guadalajara, su primer destino fue el hospital de Kribi al sur de Camerún, donde "se atiende a la población que tiene menos recursos de esa zona y en especial a los poblados de pigmeos Bagyelys ya muy amenazados por las modernas explotaciones agrarias".

Durante su estancia en Camerún, Millán conoció la labor de la Fundación Ilumináfrica, cuyo objetivo es contribuir a que las personas de los países en vías de desarrollo con déficits visuales evitables o tratables y sin recursos económicos tengan acceso a una atención visual de calidad, dispensada por sus propios servicios de salud. "Ya tenía noticias de su importante labor en la República del Chad, pero tenía mis dudas de cómo un médico general podría encajar en él sus objetivos. Finalmente, manifesté mi intención de acompañar a una expedición ofreciendo mis servicios", explica el doctor. "Por mi experiencia en Camerún pude comprobar que habiendo trabajado toda la vida como médico rural se tiene una preparación que resulta ideal a la hora de colaborar en cualquier región de África".

Con dos misiones claras -montar un microscopio oftalmológico y formar a personal de enfermería y auxiliares en el manejo de heridas complicadas y cirugía menor-, en diciembre de 2018, Millán se unió a la expedición de Ilumináfrica. "Los dos objetivos se cumplieron satisfactoriamente", señala Millán. "El primer viaje al Hospital de Saint Michael en Dono Manga fue muy satisfactorio, ya que concluí que cualquier tipo de aportación en este rincón del mundo siempre es bienvenido", subraya el médico, quien no dudó en repetir la experiencia: "Lo más importante es que volví con innumerables proyectos con otra expedición de la Fundación Iluminafrica, en diciembre 2019, también al Hospital Saint Michel en Dono Manga".

- Si quieres participar en el VI Concurso de Microrrelatos Solidarios Ilumináfrica puedes acceder a las bases pinchando aquí.

Etiquetas
Comentarios