Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

jóvenes que inspiran

Ernán Lahoz: "El voluntariado te da un espacio seguro en el que aprender y poder equivocarte"

Lahoz entró en la Asociación Guías de Aragón con 15 años y, ahora, diez años más tarde, es voluntario en el equipo directivo, desde donde han tenido que adaptar a todo el grupo a las circunstancias.

Ernán Lahoz, miembro del equipo directivo de la Asociación Guías de Aragón.
Ernán Lahoz, miembro del equipo directivo de la Asociación Guías de Aragón.
Inés Casanova

El del voluntariado es un universo enriquecedor tanto para quienes se benefician gracias a él como para quienes ejercen la labor. Así lo cree Ernán Lahoz, que entró en la Asociación de Guías de Aragón a los 14 años, a los 18 se hizo socio y comenzó a trabajar como voluntario y, ahora, a sus 25, forma parte del equipo directivo de la asociación. donde ayuda con recursos, representaciones e instituciones. "Ser voluntario me ha aportado mucho, tanto en lo personal como en lo profesional", asegura. "Te da un espacio seguro en el que poder equivocarte. Yo, por ejemplo, me vi con 19 años preparando presupuestos para acampadas, sin tener ni idea. Tenía a alguien a mi lado que tenía mas experiencia, claro, pero esa oportunidad no la habría tenido yo con 19 años de otra forma. Te da una red de seguridad en la que te puedes equivocar sin que ello suponga una repercusión negativa en lo laboral o en el estudio". Y esta no es la única rentabilidad: "Te da mucha experiencia a la hora de tomar decisiones, a enfrentarte a imprevistos y a saber cómo reaccionar ante ellos".

Por eso, cuando termina su trabajo como desarrollador de software y artista 3D en el campo de los videojuegos, organiza su tiempo libre para tener un espacio que dedicar al otro arte, al del voluntariado, en la asociación en la que comenzó su andadura. "La mayoría somos jóvenes que estamos estudiando o compaginamos estudios con trabajo. Nuestra labor entre semana suele ser organizativa y a distancia, y los fines de semana nos juntamos con la chavalada al aire libre en acampadas, campamentos, colonias...", resume.

En los grupos se juntan niños y jóvenes de seis hasta 18 años. "Las actividades les ayudan a darles autonomía, una autonomía que el resto no les da. Toman sus propias decisiones, que tienen sus consecuencias, conviven en un espacio en el que se encuentran con realidades muy distintas: niños de distintas capacidades económicas, algunos de ellos son emigrantes… distintas realidades, en definitiva. Para los peques es una manera super real de aprender entre ellos. Nosotros, como educadores, les dejamos hacer".

Uno de los grupos junto a sus monitores.
Uno de los grupos junto a sus monitores.
Asociación Guías de Aragón

También como educadores se encargan de involucrar a los más jóvenes en la igualdad de género. "Desde bien pequeñitos trabajamos en ello y es muy interesante verlos crecer , aprender y debatir". Esta preocupación nace de la raíz de la propia asociación, que surgió como respuesta a que las niñas tuvieran un espacio en el movimiento scout. "Internamente hablamos mucho en femenino y los pequeños lo ven como un ejemplo y tienen otra manera de relacionarse". 

En la asociación, según Ernán, para poder convertirse en voluntario lo que hace falta es tener 18 años y muchas ganas. "Sí que es cierto que para poder llevar a cabo actividades con menores en el tiempo libre necesitas titulaciones, para cumplir los ratios, etc. pero no te limita el tener más gente que no esté titulada como responsable", reconoce, y añade: "Intentamos ser lo mas flexible que podemos. Si hay alguien que solo pueda trabajar los sábados por la tarde, no hay problema, nos cubrimos entre todas".

"Todas las personas que conozco que han dedicado su tiempo al voluntariado, tienen un bagaje completamente distinto"

"Si tuviese que animar a alguien a unirse al voluntariado, lo primero, le invitaría a un café, que con café todo es mucho mejor", bromea Ernán. "Después, le diría que sea en esta asociación o en cualquier otra, todas las personas que conozco que se han dedicado parte de su tiempo al voluntariado tienen un bagaje completamente distinto, han aprendido cosas distintas a las que se están dedicando. Yo de ningún modo hubiera tenido conocimientos educativos, de logística... Además, el voluntariado es una oportunidad genial para conocer a personas que de otro modo no conocerías, de salir de tu círculo, de tu zona de confort. Y es una forma de tener un impacto positivo en tu entorno", concluye.

¿Se puede apostar por el voluntariado en este impredecible 2020?

Durante la desescalada se reunieron para poder diseñar y adaptar los protocolos.
Durante la desescalada se reunieron para poder diseñar y adaptar los protocolos.
Asociación Guías de Aragón

Se puede y es lo que han estado haciendo hasta ahora. "Durante la cuarentena, el primer mes fue un poco caos para todos, no supimos muy bien cómo actuar pero cuando vimos que la cosa iba a ser más larga, nos pusimos en marcha e hicimos actividades online para vernos las caras, ver como estaban anímicamente los peques... Posteriormente, durante la desescalada, nos pudimos juntar y elaboramos los protocolos para poder realizar actividades al aire libre, reconectar con los espacios verdes de la ciudad, se han hecho viajes al Pirineo...". Entre las medidas, añadieron un 'encargado covid'. "Es un coordinador que se encarga de se cumplan los protocolos que se nos aplican a nosotros, de asegurar que tenemos todos los recursos necesarios, de vigilar que los chavales vengan sin síntomas, de procurar una mascarilla nueva a un crío si se le moja la suya, de hacer los listados para los rastreos, etc.". También han añadido a la rutina una declaración responsable, "un documento en el que las familias se comprometen a que la persona que va a asistir a la actividad ha cumplido las medidas de seguridad, no ha estado en contacto con otro positivo, etc.". Mientras, él y el resto del equipo directivo se encargan de hacer enlace entre lo que se publica en el BOA y el grupo.

Por ello, desde el grupo de voluntarios ven con cierta "indignación" cómo se ha señalado la irresponsabilidad de los jóvenes como una de las principales causas de desinformación y riesgo de contagio. "La mayoría de voluntarias de la asociación somos jóvenes y yo creo que la preocupación por la actualización de normativas y el cumplimiento de las actividades ha sido diario. Creo que es una generalización que hace daño a un sector que ni de lejos tiene toda la responsabilidad, porque las culpas en una situación así, siempre son compartidas, y muchas veces creo que son mucho más sistemáticas que concretas. Nuestra realidad es la de una juventud activa en la ciudad, en su entorno, crítica con lo que ve y que trabaja de manera constructiva y siempre haciendo lo posible por mejorar la situación", asegura Ernán.

¡Únete a nuestra newsletter!

Apúntate a la newsletter de Heraldo Joven y recibe cada semana en tu correo recomendaciones de libros, series, acertijos... y otras propuestas que no te dejarán indiferente.

Etiquetas
Comentarios