Sociedad
Suscríbete por 1€

Heraldo Joven

jóvenes que inspiran

Malbert: "Yo no soy García Lorca ni pretendo serlo"

El 'youtuber' está de promoción de su primer libro, 'No insultes, gilipollas', que para él es "un guantazo con la mano bien abierta" a todos sus 'haters'.

Malbert
Malbert
Plan B

A sus 26 años, Malbert ha encontrado la llave que abre su puerta particular para dedicarse profesionalmente a ser 'youtuber' (en cuya red social cuenta con cerca de 400.000 seguidores) y  acaba de cumplir uno de sus sueños: escribir un libro. Lo ha titulado 'No insultes, gilipollas', y en él recoge  su experiencia -a veces dulce, a veces amarga- en las redes sociales, donde demuestra que, aunque parezca mentira, del odio también pueden sacarse cosas buenas. Y, si todavía quedan dudas, la prueba de ello es que las dos primeras ediciones de su libro se agotaron en preventa, y los fans ya están esperando la cuarta.

"No voy de psicólogo ni quiero dármelas de autor de autoayuda, pero me gusta compartir mis aprendizajes porque han sido de una forma poco común", explica el joven. Y así es. Quienes lo siguen lo conocen como una persona "intensa, porculera y que suele sacar de quicio", y así se define a sí mismo en su cuenta de Instagram. Se enorgullece de hablar de forma clara y "sin filtro", y así lo hace en sus redes sociales, donde dedica buena parte del espacio a comentar y criticar influencers, celebridades y personajes de la cultura pop nacional, aunque ello le haya llevado en algunas ocasiones a vivir situaciones tensas. Sin embargo, de ellas ha sabido aprender, sacar el lado positivo e incluso rentabilizarlo a nivel monetario. Y de eso va su libro: de historias que le han hecho ser quien es hoy.

Portada del libro 'No insultes, gilipollas', de Malbert.
Portada del libro 'No insultes, gilipollas', de Malbert.
Plan B

¿Qué pueden encontrar los lectores en tu libro? 

Ocho peleas que sufrí en internet y cómo personajes famosos o cantantes intentaron boicotear mi carrera profesional. A la primera reaccioné con un ataque de ansiedad, pero fui aprendiendo. Verán cómo he evolucionado desde entonces y qué he hecho con todo ese odio.

¿De dónde sale todo ese odio?

Siempre he sido una persona muy transparente, de blanco o negro. Si algo me gusta voy hasta el final y me llevo todo por delante para defenderlo. Y, si no me gusta, lo critico y voy a saco a por ello. Y hay gente a la que no le gusta oír opiniones tan concretas. Y eso desencadena odio. A eso respondo: "Ok, yo no lo voy a cambiar, si me vas a odiar, bienvenido sea el odio". La gente se piensa que puede ofenderme y a mí no me ofende quien quiere sino quien puede. Sigue odiándome que me alimento de tu odio.

¿Y por eso la paradoja del "no insultes, gilipollas"?

Responde a ese 'gag' de la gente pidiendo que yo no insulte, cuando hacen lo mismo. Al principio el libro iba a llamarse 'El arte de ser odiado', pero yo notaba que tenía un tono demasiado pretencioso a nivel de literatura, como de novela, y creí que eso no me representaba. Hablé con la editorial y me dijo que 'palante'.

"Tengo filtro, pero de contenido, no de personas"

¿Tienes algún filtro a la hora de criticar o no a alguien?

Tengo filtros de principios, no de nombres, que no mucha gente lo puede decir. A mí me suda el coño que tenga un millón de seguidores, pero con aspectos físicos no me voy a meter. Siempre voy a defender el feminismo, pero no canales en contra de la homofobia. Respecto a mi trabajo, me da igual lo que me paguen o que se me caigan campañas, que a mí siempre se me va a llenar la boca de defender estas causas. Así que sí, tengo un filtro, pero de contenido, no de personas.

De hecho, te has metido contigo mismo en vídeos que has hecho...

Obviamente, si no soy yo el primero que me río de mí mismo, ¿quién coño soy yo para reírme de los demás? Hay que tener la casa muy bien barrida para echar mierda a los demás. Porque hay mucha gente que se pone a criticar y la casa la tiene llena de mierda...

Y detrás de la cámara, ¿eres el mismo Malbert?

Me preguntan mucho si Malbert es un personaje. No. Yo soy así, delante y detrás de cámara. Cuando veo que el pilotito se ha encendido el 'showman' que llevo dentro se me enciende y se me potencia. Pero seguro que la periodista que me está entrevistando no es la misma ahora que de cubateo en el bar. Yo cuando veo una cámara me vengo arriba y cuando estoy con mis amigas soy igual de criticón, la esencia es la misma 100%, pero no puedo estar "viva la potra" 24 horas al día".

¿Por qué escribir un libro, si podrías haber contado todo esto en YouTube?

Literalmente es mi sueño desde que era pequeño. Tengo pocos sueños en la vida. Era el único que tenía con nombre y apellidos por así decirlo: era como una de las metas de mi vida. Y a mis 26 puedo decir que lo he podido sacar y encima aprovechándome de algo que parece negativo socialmente como es el odio a la par que rentabilizar algo que me ha traído bastantes dolores de cabeza. Por otro lado, también es un guantazo con la mano bien abierta a todos mis haters.

¿Qué es lo que has aprendido del proceso editorial?

Primero tuve que plantearme qué quería hacer y de qué forma. Se lo planteé a la editorial y fueron supermajos. Yo no soy ni García Lorca ni pretendo serlo. Soy consciente de que igual he vendido más por mi imagen que por otra cosa, pues oye, 'palante' con la vida. Los puristas de la literatura se me han echado encima, en plan, "otro libro de un youtuber...", pero oye, a lo mejor es que te jode que yo tenga talento en las redes sociales y pueda sacar partido de ello y tú no, ¿sabes?".

¿Y tendrías material para hacer un segundo libro?

¡Uy! Tengo material para hacer una trilogía. Que luego haya otro libro ya no lo sé, de momento vamos a focalizar las energías en este y a hacer toda la promoción posible y lo que tenga que venir ya vendrá.

Si lo de escribir un libro ya lo has hecho, ¿cuál es el siguiente sueño por cumplir?

Yo siempre lo digo, me gustaría muchísimo tener un programa de entrevistas royo Leitmotiv y estar de 'charloteo' y conocer sus mundos. Esa sería mi próxima meta.

"He visto a la Pilarica un par de veces"

¿Te esperamos por Aragón para firmar libros?

He visto a la Pilarica un par de veces y he estado en un pueblo cuyo nombre no recuerdo ahora pero que tenía espíritus y salió en Cuarto Milenio. Si me llaman, mi respuesta es un rotundo sí, yo quiero hacer firmas en todos lados. Pero no depende solo de mí, ahora se está intentando retomar todo con las medidas covid, aforos limitados, mascarillas y tal. De momento hay una firma programada en Barcelona.

Chascarrillos, amistades y odios: de Netta a Ana Guerra

Encontrar algún influencer que le caiga bien a Malbert no es tarea fácil. "Esta complicada la cosa. Los únicos que me caen bien son... Jonan Wiergo, Carolina Iglesias, Jon Arenas... Gente que se distancia mucho de este mundo 'influencer'. Porque todos al fin y al cabo acaban cayendo por una cosa o por otra", asegura.

Su trabajo le ha permitido codearse con celebridades del pop español y también internacional, y ha podido comprobar que las expectativas a la hora de conocer a personas que admiras pueden cumplirse o no. "Para bien me sorprendieron mucho Camela. Porque yo los idolatraba muchísimo y a veces te puedes llevar una decepción. Pero ellos fueron todo lo contrario: María Ángeles me conocía de internet. Y yo: ¿uno de mis ídolos me conoce a mí? ¡Esto es una fantasía! Amaia y Alfred un encanto de personas conmigo", detalla.

En cambio, al preguntarle por Ana Guerra, una ex concursante de Operación Triunfo ante la que Malbert ya ha dejado claro su rechazo en redes sociales, deja las cosas claras: "La respuesta a por qué me cae mal Ana Guerra es porque tengo buen gusto, fin. La misma que había dentro de la academia no es la misma que hay fuera. Solo mira cómo ha tratado sus proyectos y cómo ha decidido monetizarlos. No diré nada más".

Pero si hay alguien con quien sus seguidores han podido ver que hay 'feeling' es Netta, ganadora de Eurovisión 2018 con el tema 'Toy'. "Bueno es que lo de Netta es muy fuerte. Yo hacia reacciones a las canciones de Eurovisión y cuando fui a hablar con ella me di cuenta de que en el 'talent show' en el que salía ella cantó 'Papi chulo'. ¡Una canción de reggaeton en español desde Israel! Y me pareció super curioso. Y empezó la coña de decirle a mis seguidores (que entonces no tenía tantos): "Oye, comentadle que quiero cantar el 'papi chulo' con ella". Lo vio, me empezó a seguir y entonces yo estaba en un bolo en Bruselas y ella estaba en Ámsterdam. Me escribió: "Oye, vente al hotel de Amstedam, te invito al concierto y me entrevistas y cantamos el 'Papi chulo'. Y ahí empezó todo. Es supermaja, un encanto de mujer y, literalmente, seguimos hablando por Instagram, la vi a finales de año en Madrid... Estoy flipando por el hecho de que artistas de este calibre mundial tengan contacto conmigo".

¡Únete a nuestra newsletter!

Apúntate a la newsletter de Heraldo Joven y recibe cada semana en tu correo recomendaciones de libros, series, acertijos... y otras propuestas que no te dejarán indiferente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión