Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

jóvenes que inspiran

La almejeiter, una carcajada ácida frente a la soberbia, el ego, el narcisismo y la necesidad de validación

Todo comenzó como una broma entre amigos, que ha terminado con la publicación de su primer libro de ilustraciones: 'Qué vergüenza haber nacido'.

Paula Blanco, la joven artista detrás de la almejeiter.
Paula Blanco, la joven artista detrás de la almejeiter.
Paula Blanco

Si las redes sociales fuesen una poción mágica, llevarían un poco de todo eso: algo de soberbia, una pizca de ego, un chorro de narcisismo, unas gotas de necesidad de validación y, por qué no, un toque de falta de autoestima. Y esta es una de las temáticas preferidas para inspirar las ilustraciones de Paula Blanco, alias en Instagram, 'La almejeiter'. "Cuando yo tengo una conversación con alguien siempre acabo llevándola al terreno de las redes sociales", explica la pintora e ilustradora. "Mis viñetas acaban siendo un poco precisamente lo que critico".

Y lo que critica esta joven ovetense que acaba de terminar Bellas Artes ha convencido a más de 34.000 usuarios que la siguen en Instagram y también a la editorial Plan B, que se puso en contacto con ella para ofrecerle publicar sus ilustraciones en papel. "El proceso editorial para mí ha sido muy fácil: contactaron conmigo porque les gustaba lo que hacía", recuerda. "Yo me imaginaba que me iban a poner algún límite pero no ha sido así: me dieron completa libertad, he tenido una experiencia de 10".

Más aún debe serlo cuando parece tan difícil vivir del arte. "Es como si Instagram se hubiera convertido en una máquina de trabajo gratis, tú estas constantemente produciendo y, al principio, cuando estás creciendo te hace ilusión, porque estás empezando. Pero al final la gente pide más y más y se convierte en un trabajo por el que no cobras nada", considera. Además, es fácil 'robar' fácilmente el trabajo realizado en las redes sociales. "La pieza del orgasmo por ejemplo, que me la han robado ya millones de veces. Ya paso".

Todo comenzó con un iPad y su grupo de amigos. El iPad, en el que dibuja, se lo compró con el dinero que ganó en un concurso en segundo de carrera. Los amigos, por otro lado, han sido fuente de inspiración y risas: "Cuando me hice la cuenta, me la hice un poco por hacer el chorras con mis amigos, pero poco a poco vi que les hacia gracia a la gente, y empecé a hacer viñetas mas genéricas, no solo de bromas solo con mis colegas. Y hace poco, cuando me llegó el libro a casa y lo puse en Instagram, me dijo una amiga 'se me olvida que eres famosa'", bromea.

De hecho, el título del libro o cómo se dirige a sus seguidores también están estrechamente relacionados con su grupo de amigos. "Un dia estaba tomando algo con mi amiga Marina (gracias a esa señora llamo a mis seguidoras manes) y comenzamos a hablar sobre el fenómeno de sentir vergüenza el día siguiente a haber salido de fiesta. A eso mis amigas lo llaman 'demon'". La conversación, entre risas, derivó en "qué vergüenza existir", "qué vergüenza haber nacido"... Y de ahí el título del libro. 

Además, la inspiración para ella sale de todo lo que vive. "Hubo una época en que decía: voy a hacer muchas cosas leer, ver películas, viajar... Era una forma de sacar viñetas. Cuando estuve de Erasmus, me pasaron muchas cosas que podía usar para crear. Ahora llevo un año con mi pareja a distancia, mis amigos están casi todos opositando, así que últimamente me inspiro en los libros que leo, en sociología, filosofía, etc. Intento no leer cosas posmodernas rajando de las redes sociales porque algún día me lincharán", bromea. "Trato de hablar sobre mi comportamiento y de la gente, definiría a mi generación como 'autocompasiva', pero lo que mas critico es mi propio comportamiento, la verdad". 

"Definiría a mi generación como autocompasiva"

Pero es que ser joven ahora mismo conlleva soportar los males de la sociedad moderna: entender el amor líquido, preocuparse por el cambio climático, conseguir estar a la altura de la formación y su fiebre de titulitis y pese a ello, hacer frente a la escasez de ofertas laborales... "Supongo que para todo el mundo habrá sido difícil ser joven, pero creo que ahora lo es. Influyen tantas cosas... Aunque seguro que acabo señalando a las redes sociales. Lo de las salidas profesionales desde luego es complicado. Y lo de buscarlas en el arte ni qué decir tiene que es muy jodido. Me dedico o a ilustración y a pintura: no son es algo que me vaya a dar trabajo de forma fácil. A todo esto se suma que tenemos mucha presión por hacer las cosas bien o que las redes sociales me parece que tienen un punto muy negativo nos absorben mucho tiempo y capacidad de atención", argumenta.

Y de todo ello van sus viñetas. "Su estética es muy cutre porque me hacen muchísima mas gracia. Son para todo el mundo, por eso con los muñecos intento no hacer alusión a ningún detalle que de a entender género o edad. Y las considero introspectivas", describe la autora. "Yo critico mucho el comportamiento de la gente de mi generación y de la de arriba y la de abajo también. Y lo hago con un toque de prepotencia, porque yo creo que en las redes sociales hay mucha. Puedo hacer viñetas que parezca que dan lecciones, pero luego hago la parodia de la misma. Es una critica de las cosas que veo y una autocritica a la vez, como un bucle

Vivir del arte

Desde que terminó Bellas Artes el año pasado Paula se ha dedicado a pintar y a ilustrar. "Estudié en Salamanca pero soy de Oviedo y allí he vuelto. Allí tengo un estudio y vengo todos los días a pintar. Estuve exponiendo hace poco e intento tirar de las dos cosas como puedo", explica Blanco. Pero, a pesar de que su camino marcha viento en popa, como dice ella, "vivir del arte es muy complicado". 

"Hay tantísima oferta gratis creo que es muy complicado que venga alguien y te pague. A no ser que seas alguien tipo Flavita Banana, que trabaja para periódicos y revistas, vivir de esto es muy complicado. Y en la pintura es más de lo mismo. Al final es estar constantemente produciendo porque tenemos un poco esa idea capitalista incrustada en el mundo del arte: producir, producir, producir y producir, hacer un currículum mandar a material para beacs, concursos... Es muy complicado vivir de esto. Incluso cuando al final te subvencionan, igual lo hacen por un trabajo concreto y, cuando termina, la mayoría de la gente tiene que buscarse un segundo curro".

¡Únete a nuestra newsletter!

Apúntate a la newsletter de Heraldo Joven y recibe cada semana en tu correo recomendaciones de libros, series, acertijos... y otras propuestas que no te dejarán indiferente.

Etiquetas
Comentarios