Despliega el menú
Sociedad

"Saber matemáticas te hace mucho más libre"

José María Sorando (Zaragoza 1956), profesor de instituto durante 37 años y divulgador de las matemáticas, acaba de publicar ‘La geometría de las ciudades’ (Catarata).

El profesor de Matemáticas José María Sorando publica un nuevo libro.
El profesor de Matemáticas José María Sorando publica un nuevo libro.
José Miguel Marco

Zaragoza no es geométrica. Es algo caótica. ¿Está de acuerdo?

Bueno, la Zaragoza romana sí tenía la geometría muy bien definida. La verdad es que luego la ciudad ha aumentado a empujones y casi solo en época reciente ha tenido un crecimiento planificado.

La geometría es perfección.

Pero, ¿qué es lo perfecto? Al desarrollar una ciudad, lo que se pretende es consolidar un orden social o un estilo de vida. Tras el alabado Ensanche de Barcelona de Ildefonso Cerdá había ideales igualitarios: calles y manzanas iguales para todas las clases sociales. Por eso no gustó a la burguesía barcelonesa.

Usted ha sido profesor de Matemáticas. ¿Cuántas veces ha oído lo de "para qué estudiarlas, si todo lo hace el ordenador"?

Infinidad, y lamentablemente también a personas cultas. Se confunden ahí matemáticas y cálculo, y las matemáticas son mucho más: abordan fenómenos aparentemente complejos y sin orden y encuentran las leyes que los rigen. Para ello, indudablemente, vienen muy bien los números.

¿Qué hacer para que los niños no odien las matemáticas?

Mostrarles cómo se usan en temas que les puedan interesar.

Usted utilizaba fragmentos de películas muy conocidas.

Hay matemáticas en todo: allá donde usted ponga la mirada, allá hay matemáticas. Y también en el cine, claro. Tom Cruise tiene que saltar de un edificio a otro en ‘Misión imposible III’, ¿cómo calcular la longitud del cable que necesita? Con el teorema de Pitágoras. Hay matemáticas en la escenografía, en los personajes, en la estructura del guion... hasta los propios espectadores pueden tener una mirada matemática al analizar una película.

El cine está lleno de gazapos matemáticos. Usted ha recogido muchos...

Películas y series están llenas de gazapos. En ‘Star Trek’, por ejemplo, hay un personaje que dice: "Vamos a usar un amplificador que eleve el sonido en el orden de uno a la cuarta potencia". Bueno, uno a la cuarta potencia es... uno.

Uno de los más curiosos es de la película ‘King Kong’.

Ves al gorila moverse por la ciudad y encaramarse al Empire State y sabes que es imposible. En 1638 Galileo formuló la ley cuadrático-cúbica, que describe la relación entre el volumen y el área de un cuerpo según este aumenta o disminuye de tamaño. Con ella, ves que es imposible un gorila con la fisonomía del de la película de 1936: al ponerse en pie se rompería las patas. Hoy esa ley se estudia en segundo de ESO.

El futuro, ¿es de los matemáticos?

El futuro, no; el presente. Y eso también es un problema. Los matemáticos no tienen paro, hay alumnos que son contratados incluso antes de acabar la carrera porque muchas empresas necesitan profesionales de mente flexible que sepan enfrentarse a problemas complejos.

Bueno, eso no es un problema, es una bendición.

El problema es que quedan pocos matemáticos para la enseñanza. La mayoría son seducidos por puestos mejor remunerados.

Nuestros políticos, ¿dominan las matemáticas?

Más bien no. Además, hay veces, cuando repiten los errores machaconamente, que uno se pregunta: "Esto, ¿a quién beneficia?".

Manipulación...

Las matemáticas pueden ser usadas también para engañar. Por ejemplo, los números absolutos no cuentan toda la verdad: cuando Trump afirma que la policía mata a más blancos que negros no dice que en Estados Unidos la población blanca es cuatro veces mayor.

Dominando las matemáticas es más difícil que te engañen.

Saber matemáticas te hace más libre. También ahorras dinero, al firmar una hipoteca, elegir una compañía de telefonía o en el supermercado. En algunos se ven ofertas tramposas o ventajistas, que se aprovechan de la pereza de la gente a la hora de echar cuentas. 

Etiquetas
Comentarios