Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

gazapos de cine

Esto es lo que pasa cuando un lunático especula sobre siniestros isótopos

¿Estás seguro de saber qué es un isótopo? ¿Y un isótopo inestable? ¿Y un isótopo coronario? Colabora con el agente de policía Tom Lockhart y con el enigmático físico Dr. Nao para descubrir toda la verdad, todas las respuestas… y el gazapo.

Fotograma de la película ‘El lado siniestro de la luna’.
Fotograma de la película ‘El lado siniestro de la luna’.
Netflix, 42, Automatik Entertainment, Nightshade, Belladonna Productions

Escuchemos este diálogo de la película ‘El lado siniestro de la luna’:

-No puedo incumplir el protocolo cada vez que pinchan con una aguja a un idiota –se justificó el forense para no tener que seguir dando explicaciones ante las insistentes preguntas del agente Lockard.

–Ha sido con un aguja… –apuntó Tom Lockard agarrándose al desliz del galeno.

Inyecciones sí. Tan profundas que afectaron a las vértebras –terminó por admitir el forense.

¿Alguna clase de veneno como toxina del pez globo o similar? –preguntó el compañero de Lockard, el agente Maddox.

–No… un isótopo inestable. Los del laboratorio están empalmados con todo esto.

¿Por qué?

–Porque no tenemos ni idea de lo que es. Nadie lo había visto antes –dijo, antes de dar por zanjada la conversación–: si me disculpan, me esperan otros cadáveres.

Tiempo después, Tom Lockard trata de explicar el resultado de sus investigaciones al jefe del departamento de Policía:

–Creo que ese isótopo que les inyectan es una forma de matar a distancia con alta tecnología. Y se dispara desde el futuro quizás… no lo sé, eso no lo tengo claro.

En ese mismo momento, en un laboratorio clandestino, el físico Nabin Rao comentó en tono triunfal a uno de sus ayudantes:

–Creo que podemos tener un ganador. Con el empaquetamiento de los isótopos coronarios podríamos disparar esta solución desde un tiempo futuro.

La ficha

  • Título de la película: ‘El lado siniestro de la luna’ (‘In the shadow of the moon’).
  • Año: 2019
  • Director: Jim Mickle.
  • Guión: Gregory Weidman, Geoffrey Tock.
  • Reparto: Boyd Holbrook (agente Thomas Lockhart), Cleopatra Coleman (Rya), Bokeem Woodbine (agente Maddox), Rudi Dharmalingam (Dr. Nabin Rao)…
  • Sinopsis: En 1988 el policía Thomas Lockhart comienza a seguirle la pista a una asesina en serie que misteriosamente resurge cada nueve años y cuyos crímenes desafían cualquier explicación…

El gazapo

Antes de nada, pongamos en claro qué es un isótopo. O mejor aún, un isótopo de un elemento químico. Los isótopos son átomos cuyos núcleos atómicos tienen el mismo número de protones (por lo que son todos el mismo elemento químico) pero diferente número de neutrones. Lo anterior supone que no todos los átomos de un mismo elemento son idénticos. Por decirlo de algún modo, puede haber varios modelos o variantes. Todos ellos coinciden en el número de protones que contienen, pero pueden diferir en el número de neutrones. Si lo comparamos con un coche, no todos los vehículos del mismo modelo tiene exactamente los mismos componentes. Así, dentro del mismo modelo podemos optar por un tres o cinco puertas.

Pero la cosa no se queda ahí, porque los protones y neutrones se encuentran juntos y confinados en el núcleo del átomo y determinan las fuerzas de cohesión y repulsión dentro del mismo. Así, cada isótopo presenta un equilibrio de fuerzas particular en su núcleo. Algunas configuraciones o combinaciones resultan particularmente estables y otras, por el contrario, muy inestables.

Los isótopos inestables son aquellos que tienden a convertirse en otros más estables emitiendo en el proceso protones y neutrones –los que les sobran para alcanzar una configuración estable–, por lo que son isótopos radiactivos.

¿Y qué tiene que ver todo esto con el misterioso caso de asesinatos que nos ocupa? Pues que como un isótopo tiene un número de protones determinados que definen qué elemento es, no es lo más correcto decir que no tienen ni idea de lo que es. Saben que es un átomo del elemento químico con numero atómico Z (el número de protones). Otra cosa es que sea un isótopo que hasta ahora no se había identificado en la naturaleza. También podría aducirse que se trata de un isótopo de un elemento desconocido, que no está presente en la naturaleza y que debe de haber sido obtenido artificialmente en un laboratorio (como, de hecho, se han obtenido todos los elementos trasuránicos reconocidos).

Pero bueno, la cuestión es que afirmar que se trata de un isótopo inestable y a renglón seguido añadir que no tienes ni idea de lo que es 'no queda bien'.

Conceptos claros

¿Disparan el isótopo inestable desde el futuro? Por definición, un isótopo inestable tiende a descomponerse y transformarse en uno más estable en un tiempo más o menos breve dependiendo de lo inestable que sea su núcleo, de lo incómodos que estén los protones y neutrones que se apretujan en su interior. En la jerga científica es su ‘tiempo de vida media’. Así, si un isótopo es inestable no necesita ser activado o disparado. Se activa él solito. En todo caso y para que resultase algo más creíble –aunque no mucho– lo suyo sería decir que es un isótopo ‘metaestable’, en el límite entre estable e inestable, como un equilibrista sobre el alambre. Y que basta con un ligero empujón, una ayudita, para desestabilizarlo.

Por cierto, un isótopo coronario es el que se emplea en radiodiagnóstico de afecciones coronarias (circulatorias y cardíacas). Sin ninguna connotación conspiratoria. Presentarlo así no encaja mucho con que nadie sepa qué es, teniendo en cuenta que le han encontrado aplicación.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios