Despliega el menú
Sociedad

formación y empleo

¿Preparados para el nuevo horizonte laboral y formativo de septiembre?

El parón estival es necesario para el desarrollo psicológico y fisiológico de los recién titulados, que deben ser proactivos de cara al próximo curso.

El futuro laboral de los jóvenes pasa por marcarse unas metas adecuadas a sus competencias.
El futuro laboral de los jóvenes pasa por marcarse unas metas adecuadas a sus competencias.
Pixabay

El parón del verano, especialmente el de este año atípico, debe servir para descansar y socializar, sobre todo si se ha coronado el año académico con un título que acredita y reconoce el esfuerzo y el nivel de conocimientos adquiridos. En eso coinciden los expertos como Silvia Oria, psicopedagoga del Colegio Británico de Aragón, vocal de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía y directora de la revista ‘Educar y orientar’ de la entidad nacional del sector COPOE. Ella insiste en que este asueto estival es necesario para el “desarrollo psicológico y fisiológico” de los jóvenes de cara a empezar con energía el próximo curso.

No obstante, se aconsejar permanecer siempre alerta a las oportunidades que puedan surgir tanto en el marco formativo como empresarial: “Es recomendable que profundicen en internet sobre cuestiones relacionadas con su futura profesión, con artículos y lecturas que contribuyan a actualizar la información”, explica Oria.

Es de suponer que la mayoría ya sabrá qué itinerario formativo o profesional seguirá tras el verano. La especialista recuerda que ya en la ESO los psicopedagogos vienen realizando programas de orientación académico-profesional así como de inteligencia emocional para saber cuáles son las competencias profesionales y personales de cada alumno y cuál sería el camino que más le conviene.

"No existen los fracasos, siempre se puede dar un giro y afrontar con éxito otro proyecto"

¿Qué camino elegir?

Entre los principales consejos que se les ofrece a los jóvenes recién titulados, tal y como apunta Oria, es que sean “proactivos” y “responsables” para sortear los obstáculos y superar las frustaciones: “No existen los fracasos, siempre se puede dar un giro y afrontar con éxito otro proyecto”. La psicopedagoga recomienda, además, siempre que sea posible, centrarse en la formación sin combinarla con la vida profesional, pues como ella misma dice ”hay que estar muy despierto para ver las opciones que hay para poder brillar”.

Precisamente las posibilidades que se presentan según el perfil deberían estar claras. Oria ya se las ofrece a sus alumnos de Bachillerato en el Colegio Británico de Aragón para que vayan pensando qué hacer tras finalizar sus estudios universitarios. “Tienen que saber que pueden opositar, lanzarse al emprendimiento, seguir con estudios de posgrado, estudiar idiomas, programarse una estancia en el extranjero, hacer una tesis doctoral y dedicarse a la investigación...” Lo importante es saber que cuentan con profesionales que les pueden ayudar a tomar esta decisión y que no hay que dejarse condicionar por la opinión de amigos ni familiares. Además, "siempre debe haber una formación continua" y hay que fomentar el ‘coworking’ para crear una red de profesionales con intereses afines.

Igualmente, es recomendable conocer qué herramientas o habilidades vendría bien reforzar para completar el currículo. Cursos de especialización, ‘webinars’ o ‘workshops’ de todo tipo contribuirán a completar el perfil y a hacerlo más versátil y multidisciplinar. Así, dominar los procedimientos y técnicas digitales o acercarse a las últimas tendencias en marketing ‘online’ son prácticas que pueden ser un valor añadido para el currículo.

Etiquetas
Comentarios