Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Universidad de Zaragoza

Servicio de apoyo, la trastienda de la investigación

Investigadores y docentes de medicina, biología, veterinaria, química, física, ciencia de materiales..., pero también empresas, recurren a ellos. El personal y equipos del Servicio General de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Zaragoza son discreto soporte y también motor de la investigación que se hace en Aragón. Más de 600 proyectos pasan cada año por sus manos. Estos días, recuperan la normalidad. Con cita previa.

El Servicio General de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Zaragoza ha obtenido el Sello de Excelencia Europea EFQM 400+.
El Servicio General de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Zaragoza ha obtenido el Sello de Excelencia Europea EFQM 400+.
Aránzazu Navarro

Con el estado de alarma declarado a raíz de la crisis sanitaria por la covid-19, la actividad del Servicio General de Apoyo a la Investigación (SAI) de la Universidad de Zaragoza quedó suspendida, a excepción de la de personal especializado puesto a disposición de las autoridades sanitarias para apoyar en las pruebas diagnósticas RT-PCR, así como la de los denominados servicios ‘esenciales’: Animalario, Experimentación Animal, Líquidos Criogénicos, Citómica –experimentos con cultivos celulares– y el de transporte. Progresivamente, el SAI recupera ahora la normalidad.

Con una plantilla de 75 técnicos e investigadores y un equipamiento e instalaciones científico-técnicas avanzadas, da soporte a más de 600 proyectos de investigación al año, tanto de la comunidad científica universitaria como de empresas del ámbito nacional e internacional, con un retorno económico anual de 1 millón de euros.

Su trabajo es fundamental para la comunidad científica del campus, pero también para el resto de instituciones, empresas y entidades que precisan de laboratorios e infraestructuras vanguardistas, en las que se han invertido alrededor de 2 millones de euros en los últimos años, gracias a la concesión de ayudas provenientes tanto del Gobierno de Aragón como del Ministerio de Economía.

Pero de poco servirían si no fueran gestionadas por personal técnico especializado, distribuidos en 18 servicios englobados en cuatro divisiones: Caracterización Física y Química, Biomédica, Experimentación Animal y Servicios Transversales y una Unidad Administrativa.

El Sello de Excelencia Europea EFQM 400+ que acaba de obtener el SAI reconoce la calidad de su gestión

Ahora, todo este trabajo callado, constante y profesional del SAI de la Universidad de Zaragoza, que dirige el físico Javier Sesé, acaba de obtener el Sello de Excelencia Europea EFQM 400+, en reconocimiento a la calidad al gestionar el respaldo científico y técnico a la investigación que se desarrolla en el campus público aragonés.

Tan solo dos universidades en España –la de La Laguna (Tenerife) y la de Zaragoza– cuentan con un Servicio de Apoyo a la Investigación acreditado con este sello internacional otorgado por el Club de Excelencia en Gestión, representante oficial en España de la Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (EFQM). Gracias a este galardón europeo, este servicio se pone a la cabeza de las organizaciones públicas excelentes de Aragón, igualando el nivel de excelencia 400+, solo alcanzado por la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza en el año 2011.

No es gratuita esta valoración, sino que está ligada a la alta satisfacción obtenida por los usuarios y los propios trabajadores, así como al incremento cuantitativo y cualitativo de resultados clave, como el nivel de productividad. Todo esto refuerza la apuesta firme del SAI de la Universidad de Zaragoza por consolidarse como una organización sostenible, ética y responsable en la gestión de su trabajo y comprometida con la sociedad.

El SAI será la otra cara de la investigación pero, sin duda, será de excelencia.

División de Caracterización Física y Química

  • Servicio de Medidas físicas.
  • Servicio de Microscopía Electrónica de Materiales.
  • Servicio de Análisis Químico.
  • Servicio de Difracción de Rayos X y Análisis por Fluorescencia.
"He observado pinturas prehistóricas, grafeno, microfósiles de Zelandia... hasta diamantes artificiales"
Ana Cristina Gallego, en el Servicio de Microscopía Electrónica ubicado en el Campus Río Ebro.
1

Manejo el Microscopio Electrónico de Barrido desde hace 28 años. En el Servicio de Microscopía Electrónica de Materiales (SMEM) solo se observan muestras inorgánicas, no pueden llevar contenido en agua, ya que funciona a alto vacío. Mi trabajo consiste en observar a escala microscópica y nanométrica, lo que el usuario (investigador, becario, empresa privada, otras universidades) trae a nuestro servicio. Primero les asesoramos sobre cómo tienen que traer la muestra y mis compañeras la preparan para su estudio. Cada día es un mundo diferente: minerales y especies de millones de años de los geólogos, distintos materiales procesados con láser y materiales cerámicos de los físicos, nanopartículas y pigmentos usados en otras épocas de los químicos y problemas en los acabados de algunos productos o reclamaciones de la empresa privada, por poner algunos ejemplos.
Cada día una ilusión por descubrir cosas, que intento transmitir a los usuarios que vienen. Esto supone un esfuerzo diario, pues cada uno de ellos requiere unas condiciones de trabajo diferentes para sus muestras. Siempre he dicho que aquí sabemos de todo mucho y de mucho nada. Ahora estoy trabajando con un detector que nos revela cómo está colocado el cristal dentro de un material cristalino y se están obteniendo estudios muy interesantes. Por ejemplo, se están comparando cáscaras de huevo de especies de aves actuales, como la cotorra que está en el parque Tío Jorge, con especies de hace millones de años. Además, el láser para procesar superficies y hacerlas hidrófugas o antibacterianas no funciona igual en todo el material sino que depende de la posición del cristal en la superficie. También he observado muestras de pinturas prehistóricas de cuevas de Teruel o piedras expulsadas del riñón y he fotografiado microfósiles del nuevo continente descubierto, Zelandia, además de observar diamantes artificiales y buscar grafeno, ese mineral artificial tan famoso. Me fascina mi trabajo.
Ana Cristina Gallego Técnico del Servicio de Microscopía Electrónica en el Área de Ingeniería de Materiales

División Biomédica

  • Servicio de Animalario (UZ-IACS: gestión conjunta Universidad de Zaragoza-Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud).
  • Servicio de Secuenciación y Genómica Funcional (UZ-IACS).
  • Servicio de Cirugía Experimental (UZ-IACS).
  • Servicio de Microscopía Electrónica de Sistemas Biológicos.
  • Servicio de Análisis Microbiológico.
  • Servicio de Citómica.
"Damos soporte a proyectos para mejorar el tratamiento de tumores, alzhéimer o trasplantes"
Intervención en el Servicio de Cirugía Experimental del SAI.
2

Mi labor como enfermera de quirófano en el Servicio de Cirugía Experimental es muy variopinta, casi todos los días son diferentes y muy distintos de lo que se pensaría de una jornada en un hospital cualquiera. Permitidme que prefiera mantenerme en el anonimato porque, en ocasiones, somos blanco de quienes rechazan la experimentación animal.
Nuestros proyectos son cuando menos novedosos y, sobre todo, ilusionantes. Funcionamos como un minihospital quirúrgico, con nuestros quirófanos, central de esterilización, zona de hospitalización/estabulación…, y todo el personal está capacitado, según marca la normativa vigente para manejar las especies animales con las que trabajamos: desde algo tan pequeño como una rata de apenas 200 gramos como una oveja de 70 kg, que utilizamos como ‘pacientes’. Nuestra misión es apoyar a todos nuestros usuarios, ya sean de nuestra universidad o de otras instituciones públicas o privadas. Todo ello, en pro de aumentar la calidad y la esperanza de vida del ciudadano.
Podemos empezar un día a primera hora con un trasplante hepático, que nos llevará una larga jornada, con prisas, risas y apuro y, terminarlo, por ejemplo, preparándonos para recibir un curso a nivel nacional de profesionales que vienen a formarse en las últimas técnicas laparoscópicas, y preparando los biomodelos o partes anatómicas con las que trabajarán en simuladores o los quirófanos para realizar esta técnica quirúrgica en modelo vivo. Aprendemos nuevas técnicas, manejamos aparataje de última generación y, sobre todo, estamos orgullosos de aportar nuestro granito de arena, ayudando a formar grandes profesionales sanitarios de las distintas especialidades y dando soporte a proyectos de investigación, todos ellos de aplicación a la clínica humana y que están destinados a la consecución de una mejora de la salud en patologías tan preocupantes como el alzhéimer, en el tratamiento de tumores o en la preservación de órganos para trasplantes, entre otros.
Testimonio de una enfermera de quirófano en el Servicio de Cirugía Experimental

División Experimentación Animal

  • Servicio de Experimentación Animal.
"Realizo diferentes funciones relacionadas con el cuidado, alimentación y bienestar de los animales"
Servicio de Experimentación Animal, en el Campus de Veterinaria.
3

No estamos ante un servicio convencional dentro de la universidad. El Servicio de Experimentación Animal (SEA) presta apoyo a la investigación, tanto a nivel universitario como empresarial, los 365 días del año mediante 6.900m2 y personal altamente cualificado, además de infraestructuras e instrumental propios. Nuestras ovejas, terneros y caballos no entienden de festivos. Precisan de cuidados constantes. Bajo la supervisión de la Comisión Ética asesora para la experimentación animal se están llevando a cabo una media de 45 proyectos al año y sus instalaciones acogen un gran abanico de especies, desde animales de laboratorio hasta grandes animales (ovinos, vacunos y équidos). En mi caso, como Técnico Especialista Agropecuario, realizo varias funciones, sobre todo relacionadas con el cuidado, alimentación y bienestar de los animales. Pero también funciones de limpieza y mantenimiento de las instalaciones, así como asesoramiento y apoyo en los procedimientos a investigadores y docentes de la Facultad de Veterinaria.
Llevo trabajando mucho tiempo en proyectos relacionados especialmente con el ganado ovino, con Alfonso Abecia Martínez, catedrático en Producción Animal, como por ejemplo, los que analizan las relaciones sociosexuales en la especie ovina y su aplicación en el manejo reproductivo de los rebaños; las nuevas alternativas a la sincronización del celo en ovejas (en colaboración con CEVA Sante Animale); la producción y obtención de antisueros en la especie ovina y caprina (en colaboración con ZEU). Además, participo en otros proyectos importantes como los relacionados con el bienestar animal (evaluación del bienestar animal en ponedoras alojadas en jaulas de ambiente enriquecido) y en aplicaciones experimentales en porcino para cirugía humana (intervencionismo vascular guiado por imagen).
En nuestras instalaciones existen naves para la realización de prácticas docentes por parte del alumnado de Veterinaria, lo que se traduce en un acercamiento desde los primeros cursos a lo que realmente supone la investigación animal y, en concreto, a la importancia del bienestar de estos animales.
Antonio Barrio técnico especialista agropecuario en el Servicio de Experimentación Animal

División Servicios Transversales

  • Servicio de Instrumentación electrónica.
  • Servicio de Líquidos Criogénicos.
  • Servicio de Microscopia Óptica e Imagen.
  • Servicio de Mecánica de Precisión.
  • Servicio de Preparación de Rocas y Materiales Duros.
  • Servicio de Soplado de Vidrio.
  • Servicio de Impresión y Escaneado en 3D.
"Hemos contribuido en las nuevas técnicas de recuperación, purificación y licuefacción de helio"
La Facultad de Ciencias acoge el Servicio de Instrumentación Electrónica del SAI, en el que trabaja Pedro Téllez.
4

El Servicio de Instrumentación Electrónica es muy utilizado por la comunidad universitaria. Atiende cerca de 300 solicitudes cada año procedentes de más de un centenar de proyectos de investigación diferentes. Investigadores y docentes de medicina, biología, veterinaria, química, física o ciencia de materiales vienen siendo usuarios habituales.
En la actualidad somos dos las personas que formamos parte de este servicio. Mi trabajo se centra en el desarrollo de instrumentación electrónica y software para el control y la adquisición de datos en instalaciones experimentales de muy diversa naturaleza. A esto hay que añadir la importante labor que realiza Ángel López, el otro miembro del servicio, encargado principalmente del diagnóstico y la reparación de equipamiento electrónico, tanto para investigación como para docencia.
Como muestra de algunos temas en los que trabajamos en estos momentos quiero citar la participación en un proyecto de un equipo multidisciplinar del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA, CSIC-Unizar), para desarrollar un termómetro que permita medir la temperatura en el interior de las células, con aplicaciones en terapias contra el cáncer. Otro ejemplo es el de un sistema de control del proceso de electroformación para el Laboratorio Subterráneo de Canfranc, que se utilizará para fabricar piezas de cobre de muy alta pureza y que serán utilizadas como componentes de detectores en experimentos de ultrabajo fondo radiactivo. O el desarrollo de una pinza magnética para medir las propiedades mecánicas de hidrogeles a nivel microscópico, mediante manipulación de partículas magnéticas para aplicaciones biomédicas.
Cabe destacar que hemos contribuido en el proyecto en el que, en colaboración con investigadores del ICMA, del Instituto de Nanociencia de Aragón y el Servicio de Líquidos Criogénicos, se han ideado, patentado y puesto en marcha nuevas técnicas de recuperación, purificación y licuefacción de helio. La tecnología, licenciada a la empresa multinacional Quantum Design Inc., está permitiendo reutilizar este valioso elemento en hospitales y laboratorios de investigación de todo el mundo. En el año 2017 recibió el premio en la categoría de Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa en la tercera edición de los Premios Tercer Milenio.
Pedro Téllez Servicio de Instrumentación Electrónica

Carmina Puyod Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios