Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

coronavirus

Teorías de la conspiración y bulos virales en torno al covid-19

Dígaselo a su vecina o al compañero de trabajo paranoico: ni la enfermedad está amplificada por la tecnología 5G ni la OMS ha prohibido las autopsias.

Se analizarán bulos sobre el Covid-19 difundidos por Whatsapp.
Se analizarán bulos sobre el Covid-19 difundidos por Whatsapp.
Pixabay

Las crisis suponen coyunturas excepcionales para transmitir mensajes falsos y, sobre todo, interesados. Por eso no es de extrañar que al calor del coronavirus hayan danzado por las redes sociales, correos electrónicos y aplicaciones de mensajería todo tipo de bulos virales y teorías de la conspiración con el ánimo de atrapar a los más crédulos.

Uno de los relatos con mayor predicación en Whatsapp defiende que el origen de la pandemia no es un virus, sino "una bacteria amplificada por la radiación electromagnética 5G". No es la única afirmación que ha tenido que desmentir la mismísima Organización Mundial de la Salud (OMS), que en ningún momento ha prohibido las autopsias, como se sugiere en algunos mensajes en cadena, ni ha recomendado la ingesta de aspirinas y paracetamol para evitar los supuestos trombos que el virus causaría. 

Otro mensaje en cadena se pone el delantal y aboga por un remedio tradicional chino que pasa por hervir ocho cabezas de ajo en siete tazas de agua y tomar tan apetitosa infusión. Las gárgaras con agua tibia, sal y vinagre son otra de las sugerencias que se vienen compartiendo.

Las pseudoterapias han encontrado en el covid-19 un asidero al que agarrarse para su promoción y proyección. Uno de los productos mágicos que más publicidad ha conseguido en las últimas semanas ha sido el clorito de sodio (o MMS), que erradicaría el virus del cuerpo del infectado en apenas 24 horas.

Los movimientos antivacuna también han aprovechado el momento para cargar de culpas a los laboratorios y ministerios de salud, a los que paradójicamente también se acusa, desde otros foros, de ocultar la cura de la enfermedad. En una de las cadenas de Whatsapp más compartidas se afirma que hospitales de Milán y Bérgamo ya habrían concretado una solución, pero que se habría decidido no compartirla

En otro mensaje reenviado por cientos de personas se aseveraba que unos cacos llamaban a la puerta diciendo que eran trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza y que entregaban mascarillas impregnadas de tóxicos. Se trataba de una mentira más de una lista que parece no tener fin.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión