Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

jóvenes que inspiran

Norae Magazine, un rincón especializado de k-pop y cultura surcoreana 'made in' Aragón

Susana Matondo e Iguazel Serón son las dos zaragozanas que están detrás de este proyecto desde 2017.

Susana Matondo e Iguazel Serón, periodistas y fundadoras de Norae Magazine.
Susana Matondo e Iguazel Serón, periodistas y fundadoras de Norae Magazine.
S.M. e I. S.

Circulan por Twitter estos días pastillas de contenido destinadas a difundir la lengua coreana y ayudar así a los fans de la cultura del k-pop a aprenderla. Al frente de esta iniciativa están Susana Matondo e Iguazel Serón, creadoras de Norae Magazine, graduadas en Periodismo por la Universidad de Zaragoza y seguidoras del mundo del k-pop desde 2016. La primera continuó formándose en marketing y gestión de eventos y estuvo de prácticas en la embajada de España en Seúl. Hoy es profesora de coreano en una casa de juventud y estudia para ser profesora de español para extranjeros. La segunda terminó el año pasado el máster de Estudios Propios de la facultad de Derecho especializándose en Relaciones Internacionales, Derecho y Sociedad y Cultura japonesa, y cursa actualmente el máster de Relaciones de Género de la Universidad de Zaragoza. En la misma institución, estudia japonés y chino.

"La idea de Norae surgió cuando habíamos acabado la carrera. Las dos estábamos en un momento en el que no sabíamos muy bien qué hacer, pero sí que no queríamos cortar con nuestra formación de periodistas. Ese mismo año, 2016, habíamos conocido el mundo del k-pop y vimos que en España había un vacío total de información sobre el mismo y una demanda creciente", explica Susana.

"En febrero de 2017 decidimos empezar una revista digital entre las dos, y poco a poco fuimos incorporando a más gente. A finales de 2017 ya eramos cinco en la redacción y podíamos hacer frente a la cobertura de más contenidos", añade Iguazel.

Para ellas, "te guste lo que te guste, hay algo del k-pop que te va a gustar", por su variedad. "Si eres fan de lo audiovisual, te quedas. Si te encanta bailar, y hay mucha gente en Zaragoza que lo hace, las coreografias te gustarán. Si te gusta la música en general, también. Nosotras siempre decimos que el k-pop se malentiende como música pop y no es así. Son un montón de géneros que simplemente son populares en Corea", argumenta Susana.

"Es diferente de la música occidental sobre todo por su forma de mezclar distintos géneros musicales", prosigue Iguazel. "Cuando escuchas a una artista en occidente sabes lo que puedes esperar en lo siguiente que vayan a sacar. En el k-pop es fácil encontrarte con un grupo que a lo largo de su carrera ha tocado estilos que no tienen anda que ver unos con otros. En Corea del sur no se da tanto una situación así: 'me gusta este grupo porque me gusta este estilo de música', sino que tienes que asumir que ese estilo puede cambiar con el paso del tiempo".

Ejemplo de ello es BTS, el grupo de k-pop más llamativo en occidente, que recientemente sacó su disco'Map of the Soul: 7' y, cuyo sonido, "no se parece en nada al que tenían hace 5 años", aclara Iguazel. "Emepezaron cantando hip hop y rap y ahora tienen pop y podrían sonar en la radio perfectamente".

De hecho, a su juicio, cierta responsabilidad la tiene el modelo de industria que sigue el mundo del k-pop. "Sigue un diseño capitalista y está hecha para que te guste y consumas ese contenido", explica Susana. "Es tal la cantidad que hay a diario, en tantos formatos, distintos idiomas, que al final consigue engancharte por una u otra vía".

"Así está construida la industria", señala Iguazel. "El k-pop apuesta por el contacto con los fans y va mas allá de la música. Como comentaba susana, ahora que estamos todos en casa, los artistas hacen directos de una hora y media. Pienso en que eso lo pudiera hacer un artista occidental y me parece surrealista. Los fans no tienen ese contacto tan cercano, ni obsesivo quizá".

Después de cuatro años de andadura, las dos jóvenes iban a presentar su proyecto en el Congreso de Periodismo de Huesca, pero la crisis del coronavirus se cruzó en el camino. "Teníamos muchas ganas de ir, nos hizo mucha ilusión ver nuestro nombre entre los seis proyectos que se iban a presentar", recuerda Iguazel. "Teníamos todo preparado pero fue una semana de cancelar cosas, tuvimos que asumirlo. No obstante, como se aplaza hasta octubre, ¡esperamos que sigan contando con nosotras! Estaremos encantadas".

Etiquetas
Comentarios