Despliega el menú
Sociedad

escuela de padres plus +

El autocontrol, clave para educar a tus hijos

A menudo, ‘saltamos’ ante acontecimientos que, analizados con calma, no son tan serios y preocupantes como, en principio, nos parecían. Por eso, un adecuado autocontrol, siempre nos ayudará en la educación de nuestros hijos, pues nos permitirá actuar con la templanza y objetividad tan necesarias.

Un adecuado autocontrol siempre nos ayudará en la educación de nuestros hijos
Un adecuado autocontrol siempre nos ayudará en la educación de nuestros hijos
Freepik

El autocontrol es la capacidad de una persona para poder controlar sus emociones, impulsos y reacciones, con el fin de mostrar el comportamiento más eficaz en diferentes situaciones, lo que conlleva mantener un equilibrio y pensar antes de actuar de manera precipitada.

Pero... pongámonos en situación

Un adecuado autocontrol siempre nos ayudará en la educación de nuestros hijos, pues nos permitirá actuar con templanza y objetividad. Está claro que la saturación que produce el ajetreo de nuestro día a día, nuestro estado de ánimo o la acumulación de diversas adversidades hacen que una misma realidad no la veamos igual en un momento u otro. Eso nos lleva, en numerosas ocasiones, a ‘saltar’, a perder los nervios, con demasiada fuerza y frecuencia ante acontecimientos que, analizados con perspectiva, desde la distancia, vemos que no tenían la importancia que, en principio, les habíamos otorgado; entonces decimos que nos hemos podido dejar sobrepasar por una falta de control.

Sin embargo, no somos conscientes de que nuestras pérdidas de equilibrio emocional hacen que se nos escuche menos y peor e, incluso, que nuestra figura de liderazgo se vea menoscabada.

A veces, el verdadero detonante de nuestro enfado, de nuestro mal humor, no es lo que ha sucedido en ese momento determinado; pero nuestra preocupación por el problema real –o no– de nuestros hijos e hijas nos produce tal tensión mental que nos lleva a tomar un camino que no siempre es el más idóneo; buscar una atmósfera de entendimiento nos ayudará a tomar las mejores decisiones.

Además, debemos tener muy presente que, cuanto mas tenso esté ese entorno, más debemos ser capaces de mantenernos serenos, de mantener la calma.

Algunas pautas de conducta

Educar con un adecuado control emocional es una destreza en la que podemos y debemos mejorar progresivamente, partiendo siempre de unas cuantas premisas básicas, para ir observándonos en el día a día, con la finalidad de evaluarnos y actuar en consecuencia.

En primer lugar, es muy recomendable que, en situaciones en las que debemos intervenir como figuras de autoridad, antes de extraer conclusiones de manera inmediata y quizá precipitada, realicemos un ejercicio de recogida de información, evitando los prejuicios que puedan derivarse de algunas experiencias similares, que ya hemos vivido con nuestros hijos e hijas.

Además, en esos momentos de crispación, es aconsejable posponer la toma de decisiones y medidas que vayamos a adoptar, con el fin de que su aplicación no sea inviable o, simplemente, sea desproporcionada y nos veamos en la necesidad de anularlas y, de ese modo, contradecirnos.

Igualmente, en estas circunstancias adversas, evitaremos pronunciarnos, para no dar respuestas hirientes, que no aportan valor a la solución; es preferible guardar silencio o, simplemente, decirles a nuestros hijos que, mejor, hablaremos más tarde.

Programa Escuela Activa de Fundación Piquer

Etiquetas
Comentarios