Despliega el menú
Sociedad

gala benéfica

Amac Gema celebra su 25 aniversario entre una montaña rusa de emociones

Casi 1.500 personas asisten en la Sala Mozart del Auditorio a la celebración de la Asociación de Mujeres Aragonesas con Cáncer Genital y de Mama.

Un interesante programa de ópera y zarzuela ha amenizado este domingo a los casi 1.500 espectadores que asistieron a la Sala Mozart. Sin embargo, siendo importante la música, mucho más lo fue el motivo que reunió a tantas personas: la celebración del 25 aniversario de la Asociación de Mujeres Aragonesas con Cáncer Genital y de Mama (Amac Gema).

El Auditorio de Zaragoza se convirtió durante dos horas en un lugar de encuentro donde muchas personas expresaron sus temores ante la enfermedad, sus esperanzas y sus deseos. Más o menos, el mismo papel que en estos 25 años ha desarrollado Amac Gema en Aragón.

La presidente de la entidad, María José Rivas, aseguró que “el camino recorrido no ha sido fácil, se ha trabajado duro pero aquí estamos, siendo un referente como asociación de pacientes”. Se recordó a quienes han dibujado ese trayecto, especialmente a las fundadoras María José Aibar y Soledad Bolea. Pero el agradecimiento se hizo extensivo a voluntarias, socias, médicos, colaboradores, amigos y familiares. En definitiva, a la gran familia de Amac Gema.

María José Rivas puso énfasis en las 50 compañeras que a día de hoy desempeñan la labor de voluntariado activo. “Muchas gracias por haber dedicado vuestro tiempo y corazón a ayudar a tantas mujeres inmersas en esa montaña rusa de emociones que es el anuncio de un cáncer”, dijo.

La presidenta animó a salir al escenario a su junta directiva, que recibió la primera gran ovación de la noche. Pero el aplauso fue más intenso cuando pidió a las voluntarias que se pusiesen en pie para reconocer su trabajo. Y así lo hicieron: las que visitan a las personas enfermas; las que dan las charlas de prevención y salud; las que acuden a los colegios; las de acogida o las que desarrollan labores administrativas en la sede.

No se extendió mucho más la presidenta de Amac Gema, que agradeció la presencia del alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, y los concejales María Fe Antoñanzas, Pilar Alegría, Lola Ranera y José María Arnal. También asistieron médicos con los que colabora la entidad y representantes de la Fundación CAI.

Inmediatamente después, la cantante y periodista Sara Comín tomó el testigo y fue desgranando el contenido del programa. La mezzo-soprano Beatriz Gimeno empezó fuerte interpretando 'La Habanera', de la ópera 'Carmen', acompañada por el Coro Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza.

Nacho del Río se puso el traje de tenor para cantar 'Il Lamento de Federico' y la soprano Montserrat Martí se sumó a la fiesta con la puesta en escena de 'O mio babbino caro', de Giacomo Puccini. Con los tres sobre el escenario y el coro de fondo, llegó uno de los primeros momentos para el recuerdo: la interpretación del 'Brindis' de 'La Traviata', de Giuseppe Verdi.

El bailarín y coreógrafo Miguel Ángel Berna tuvo a continuación su cuota de protagonismo acompañado al piano por Miguel Ángel Tapia y a la percusión por José Barrués, para ir dando paso al repertorio de zarzuela. En este momento de la gala ya se habían sumado la cantadora Beatriz Bernad y el bajo Toño Bernal. La velada se cerró con todos los protagonistas de la noche poniendo en escena La Dolores, incluido el grupo folclórico Raíces de Aragón.

Etiquetas
Comentarios